Rememoran his­to­ria la

Han si­do 100 años de ce­le­brar­se el Gri­to de In­de­pen­den­cia en el Pa­la­cio mu­ni­ci­pal, un si­glo de ver al co­ra­zón de Tehua­cán gri­tar a una voz ¡Vi­va Mé­xi­co!

El Mundo de Tehuacán - - LOCAL - An­drea Cas­ti­llo

Con la lle­ga­da del mes pa­trio, las ca­lles de Tehua­cán lu­cen en ver­de, blan­co y ro­jo, es­to pa­ra con­me­mo­rar un año más del ini­cio de la In­de­pen­den­cia de Mé­xi­co, el cual se ce­le­bra en ca­da rin­con de la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na.

Al son del ma­ri­chi, co­mi­da tí­pi­ca, mez­cal o te­qui­la así co­mo co­lo­ri­dos ves­tua­rios tra­di­cio­na­les de Mé­xi­co, es co­mo cien­tos de ciu­da­da­nos ce­le­bran el ini­cio del mo­vi­mien­to que hi­cie­ron po­si­ble los hé­roes de la In­de­pen­den­cia de Mé­xi­co.

Sin em­bar­go, es pre­ci­so sa­ber des­de qué año se lle­va a ca­bo tan sin­gu­lar even­to, el más im­por­tan­te del año pa­ra los me­xi­ca­nos, jun­to con el Día de Muer­tos, es­te úl­ti­mo con sus ex­cep­cio­nes y aun­que el mo­vi­mien­to ini­ció en 1810, en Tehua­cán se em­pe­zó a ce­le­brar en 1827, más tar­de se to­mó la desicion de com­ple­tar la fies­ta me­xi­ca­na con un des­fi­le.

Du­ran­te la dé­ca­da de 1920, el fes­te­jo de­jó de rea­li­zar­se en el Pa­la­cio Mu­ni­ci­pal, pa­ra lle­var­se a ca­bo en el kios­co del par­que Juá­rez, sin em­bar­go, des­pués de unos años se re­gre­só al lu­gar de cos­tum­bre, don­de has­ta el mo­men­to se ha efec­tua­do por más de 100 años inin­te­rrum­pi­dos.

Ca­be men­cio­nar que lue­go del sis­mo de 1999, las ofi­ci­nas del ayun­ta­mien­to re­sul­ta­ron afec­ta­das, por lo que se tu­vie­ron que tras­la­dar a Pla­za Teohua­cán, es­to pro­vo­có que los ciu­da­da­nos y las mis­mas au­to­ri­da­des pen­sa­ran que ese año no se po­dría ce­le­brar el gri­to en ese pun­to co­mo ca­si siem­pre, pe­ro con to­dos los pro­to­co­los de se­gu­ri­dad ne­ce­sa­rios se lle­vó a ca­bo el even­to, ade­más de que se evi­tó la pre­sen­cia de la Ban­da de Mú­si­ca, por aque­llo de las vi­bra­cio­nes.

Un in­sur­gen­te en la re­gión de Tehu­cán...

“Muy tem­prano mi ran­che­ro an­tes de ra­yar la au­ro­ra, en­si­lló su ye­gua mo­ra y ni de mi se des­pi­dió”, era el co­rri­do que se can­ta­ba en San Pa­blo Zo­quitlán, lu­gar don­de es­tu­vo un tiem­po el ge­ne­ral Ig­na­cio Ló­pez Ra­yón.

El pro­fe­sor Cel­so Abel Oso­rio Cabrera en­con­tró da­tos de que el in­sur­gen­te tu­vo su cuar­tel cer­cano a la ca­sa de sus fa­mi­lia­res en el mu­ni­ci­pio pre­via­men­te in­di­ca­do.

Ade­más, Ra­yón asis­tió a las ce­re­mo­nias re­li­gio­sas en 1814 en San Pa­blo, de ahí se di­ri­gió a Al­co­mun­ga y otros lu­ga­res de la Sie­rra, hu­yen­do de los es­pa­ño­les.

Y de ahí re­gre­so nue­va­men­te el 22 de abril del año an­tes in­di­ca­do a Zo­quitlán, so­lo de pa­so, pues iba con rum­bo a Cox­catlán.

Jo­sé Ig­na­cio An­to­nio Ló­pez Ra­yón fue se­cre­ta­rio de Mi­guel Hi­dal­go y Cos­ti­lla, tu­vo una par­ti­ci­pa­ción im­por­tan­te du­ran­te la In­de­pen­den­cia de Mé­xi­co, y en Tehua­cán tu­vi­mos su vi­si­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.