De Tla­te­lol­co a Ayot­zi­na­pa: una his­to­ria sin­gu­lar

El Mundo de Tehuacán - - PORTADA - ADÁN CA­BRAL

El 68 fue el his­tó­ri­co pun­to de par­ti­da que trans­for­mó nues­tro país pa­ra bien y pa­ra mal. Es de­cir, nos acer­có a la vi­da de­mo­crá­ti­ca, pe­ro, tam­bién a los abis­mos de la vio­len­cia cri­mi­nal ges­ta­da des­de las en­tra­ñas del Es­ta­do.

Co­mo de­cía Ci­ce­rón, el pue­blo que des­co­no­ce su his­to­ria, es­tá con­de­na­do a re­pe­tir­la. De ahí la re­le­van­cia de re­fle­xio­nar so­bre el quin­cua­gé­si­mo aniver­sa­rio de la ma­tan­za de Tla­te­lol­co y su evo­lu­ción que con­lle­vó al cri­men aún sin re­sol­ver de Ayot­zi­na­pa.

En ese sen­ti­do, si re­vi­sa­mos rá­pi­da­men­te la cro­no­lo­gía de es­tos úl­ti­mos cin­cuen­ta años, ve­re­mos el pau­la­tino de­bi­li­ta­mien­to del Es­ta­do an­te la ma­cro­cri­mi­na­li­dad, o sea, la mu­ta­ción del nar­co­trá­fi­co, en los he­chos, en el cuar­to po­der. De acuer­do con el li­bro De Tla­te­lol­co a Ayot­zi­na­pa: las vio­len­cias del Es­ta­do (2016) de Ser­gio Agua­yo, la re­fe­ri­da trans­for­ma­ción se desa­rro­lló en tres pe­rio­dos:

De 1969 a 1985. Se de­bi­li­ta el pre­si­den­cia­lis­mo au­to­ri­ta­rio; se re­du­jo la vio­len­cia es­ta­tal ha­cia los opo­si­to­res pa­cí­fi­cos, pe­ro se man­tu­vie­ron los mé­to­dos bru­ta­les con­tra quie­nes to­ma­ron las ar­mas, de ahí la cé­le­bre de­fi­ni­ción del au­to­ri­ta­ris­mo me­xi­cano que hi­zo Ma­rio Var­gas Llo­sa, en 1990, des­cri­bién­do­lo co­mo “la dic­ta­du­ra per­fec­ta”. Asi­mis­mo, la com­ple­ja aper­tu­ra de Mé­xi­co al mun­do fa­vo­re­ció el diá­lo­go y la trans­for­ma­ción pa­cí­fi­ca, aun­que tam­bién el in­gre­so del cri­men or­ga­ni­za­do apro­ve­chán­do­se de la de­sidia es­ta­tal; De 1981 a 2000. El ejér­ci­to em­pe­zó a po­ner con­di­cio­nes pa­ra sa­lir del cuar­tel a in­ti­mi­dar a opo­si­to­res pa­cí­fi­cos; en 1985 des­apa­re­ce la tan te­mi­da Di­rec­ción Fe­de­ral de Se­gu­ri­dad pa­ra dar pa­so a la crea­ción del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción y Se­gu­ri­dad Na­cio­nal (CI­SEN). Es­tos dos acon­te­ci­mien­tos fa­ci­li­ta­ron los lí­mi­tes al uso de la fuer­za. Y las pri­me­ras prue­bas de fue­go fue­ron el con­flic­to en Chia­pas con el EZLN, en 1994, y la opo­si­ción, en San Sal­va­dor Aten­co, Es­ta­do de Mé­xi­co, a la cons­truc­ción de un nue­vo ae­ro­puer­to, en 2002; De 2000 a la fe­cha. Con Vi­cen­te Fox se per­dió la va­lio­sa opor­tu­ni­dad pa­ra com­ba­tir en se­rio la co­rrup­ción, la im­pu­ni­dad y la san­ción pe­nal a quie­nes ha­bían usa­do ile­gal­men­te la vio­len­cia del Es­ta­do. En opi­nión de Ser­gio Agua­yo (2016), de ha­ber­lo he­cho, tal vez, se hu­bie­ra fre­na­do el cre­ci­mien­to de las ban­das cri­mi­na­les. Con Fe­li­pe Cal­de­rón ex­plo­tó la olla de pre­sión con la fa­lli­da gue­rra con­tra el nar­co que de­jó más de 100,000 muer­tos, la cual ca­re­ció de es­tra­te­gia y or­ga­ni­za­ción, ade­más de una la­men­ta­ble in­di­fe­ren­cia ha­cia el cos­to hu­mano. En­ri­que Pe­ña Nie­to, cu­ya cam­pa­ña fue cim­bra­da por el mo­vi­mien­to #YoSoy132, el cual le cues­tio­nó el uso ex­ce­si­vo de la fuer­za en los acon­te­ci­mien­tos de Aten­co, per­dió la gue­rra con­tra el nar­co­trá­fi­co (Lo- ren­zo Me­yer, 2018). Prue­ba de ello es que la tra­ge­dia de Igua­la es la con­se­cuen­cia de que, en Mé­xi­co, hay dos es­ta­dos: el en­ca­be­za­do por el pre­si­den­te y el re­gi­do por el cri­men or­ga­ni­za­do.

De ma­ne­ra su­cin­ta, he­mos vis­to, des­de el al­can­ce so­cial, el de­ve­nir de la pro­tes­ta de sec­to­res co­mo los cam­pe­si­nos y es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios a lo lar­go de 50 años, así co­mo los me­ca­nis­mos del Es­ta­do pa­ra con­tro­lar­la. No obs­tan­te, la tran­si­ción ini­cia­da en 1968 se per­vir­tió por di­ver­sos fac­to­res. Uno de ellos es la me­ta­mor­fo­sis de los gru­pos de po­rros en al­gu­nas ins­ti­tu­cio­nes co­mo la UNAM o el IPN. Pa­ra mues­tra, re­vi­se­mos con de­te­ni­mien­to la sem­blan­za de Alejandro Echa­va­rría “El Mosh” (1999-2000) o las re­cien­tes agre­sio­nes de po­rros de­nun­cia­das por la UNAM an­te la PGR. Si bien, el 2 de oc­tu­bre no se ol­vi­da, no ol­vi­de­mos tam­po­co que, hoy, aque­llos es­tu­dian­tes reprimidos, y que so­bre­vi­vie­ron a los ya co­no­ci­dos acon­te­ci­mien­tos, tie­nen más o me­nos 70 años y son po­cos los que han con­ser­va­do su re­bel­día por­que el Es­ta­do, siem­pre há­bil, tu­vo la ca­pa­ci­dad de ab­sor­ber a mu­chos y sim­ple­men­te me­dia­ti­zar a otros pa­ra que ol­vi­den aque­lla con­cien­cia con­tes­ta­ta­ria.

Los co­men­ta­rios y pun­tos de vis­ta ex­pre­sa­dos en es­ta pá­gi­na son res­pon­sa­bi­li­dad de quien los es­cri­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.