«IR­MA YA ES­TÁ AQUÍ»

El es­ta­do de Flo­ri­da or­de­na la ma­yor eva­cua­ción de su his­to­ria, 6,3 mi­llo­nes de per­so­nas, an­te la lle­ga­da del po­ten­te hu­ra­cán Se de­cre­ta el to­que de que­da y el es­ta­do de emer­gen­cia en Mia­mi y otras ciu­da­des de EEUU

El Mundo - - PORTADA - CA­RO­LI­NA MAR­TÍN NUE­VA YORK

Ir­ma, el hu­ra­cán más po­ten­te ja­más re­gis­tra­do en la his­to­ria de la cos­ta atlántica y que des­de el miér­co­les azo­tó las is­las del Ca­ri­be, se em­pie­za a sen­tir en Flo­ri­da, don­de el go­ber­na­dor Rick Scott or­de­nó ayer la eva­cua­ción de 6,3 mi­llo­nes de per­so­nas al gri­to de «la tor­men­ta ya es­tá aquí». A su pa­so por Cu­ba, pro­vo­có se­ve­ros des­tro­zos en to­da la is­la. En la ima­gen, una ca­lle de Vi­lla Cla­ra, a 300 km al es­te de La Ha­ba­na.

El im­pac­to del hu­ra­cán más po­ten­te re­gis­tra­do en el Atlán­ti­co, que ha de­ja­do un re­gue­ro de des­truc­ción y al me­nos 25 víc­ti­mas mor­ta­les en el Ca­ri­be des­de el miér­co­les, se em­pe­zó a sen­tir en el es­ta­do de Flo­ri­da (EEUU) ayer al me­dio­día (ho­ra lo­cal). «La tor­men­ta ya es­tá aquí», ad­ver­tía el go­ber­na­dor Rick Scott, cuan­do el vien­to so­pla­ba con fuer­za en el sur de la Pe­nín­su­la –en los con­da­dos de Mia­mi-Da­de y en Los Ca­yos–, ha­bían co­men­za­do las pre­ci­pi­ta­cio­nes y em­pe­za­ba a anun­ciar­se el es­ta­do de to­que de

que­da en va­rias ciu­da­des. Mien­tras Ir­ma aban­do­na­ba la cos­ta nor­te de Cu­ba de­jan­do de­vas­ta­ción a su pa­so –con una fuer­za de ca­te­go­ría 3 en la es­ca­la Saf­fir-Sim­pson que vol­ve­ría a re­for­zar­se, se­gún pro­nos­ti­ca­ba el Cen­tro Na­cio­nal de Hu­ra­ca­nes–, sus efec­tos se ha­cían pa­ten­tes en Flo­ri­da. Más de 26.000 per­so­nas se que­da­ron sin elec­tri­ci­dad en el con­da­do de Mia­mi-Da­de en la ma­ña­na de ayer y las ca­lles em­pe­za­ron a que­dar­se va­cías de vehícu­los y pea­to­nes (aun­que al­gu­nos osa­dos se acer­ca­ban a las pla­yas a to­mar fo­to­gra­fías).

Los pro­nós­ti­cos del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­teo­ro­lo­gía in­di­ca­ban que el hu­ra­cán to­ca­ría tie­rra hoy en la zo­na oes­te, en torno a las ciu­da­des de Ca­yo Hue­so y Marathon. «Na­die en Los Ca­yos es­ta­rá se­gu­ro», apun­tó el go­ber­na­dor, mien­tras pe­día a los ve­ci­nos que eva­cua­ran el lu­gar de in­me­dia­to. «Hay que ha­cer­lo ya», in­sis­tió, re­cor­dan­do que pron­to no se­ría po­si­ble sa­lir de allí y só­lo que­da­ría la po­si­bi­li­dad de acu­dir a un al­ber­gue.

Scott se que­da­ba sin ad­je­ti­vos pa­ra des­cri­bir los ca­tas­tró­fi­cos efec­tos que pre­vi­si­ble­men­te de­ja­rá es­te «ase­sino» hu­ra­cán del que ha­bía que ale­jar­se. Mu­chos ha­bi­tan­tes lo hi­cie­ron en es­tos úl­ti­mos días. Pe­ro hu­bo quie­nes es­pe­ra­ron has­ta el úl­ti­mo mi­nu­to, a con­tra­rre­loj. Por la ma­ña­na, se­guía ha­bien­do lar­gas co­las en las ga­so­li­ne­ras pa­ra lle­nar el tan­que del co­che an­tes de po­ner rum­bo a un si­tio se­gu­ro y pre­pa­rar­se pa­ra los días pos­te­rio­res a la tor­men­ta. Tam­bién en los ae­ro­puer­tos hu­bo co­las a pri­me­ra ho­ra, ya que mu­chos –co­mo el de Tam­pa y Jack­son­vi­lle– anun­cia­ron que de­ja­rían de pres­tar ser­vi­cios por la tar­de.

Va­rios al­cal­des co­mo el de Mia­mi, Car­los Gi­mé­nez, re­pi­tie­ron en nu­me­ro­sas oca­sio­nes a los re­si­den­tes du­ran­te los úl­ti­mos días que de­bían eva­cuar sus ho­ga­res. Al­gu­nos op­ta­ron por po­ner­se a res­guar­do cer­ca de ca­sa. Gi­mé­nez in­for­ma­ba ayer de que al me­nos 25.000 per­so­nas ha­bían acu­di­do a al­guno de los cen­tros acon­di­cio­na­dos en Mia­mi pa­ra pa­sar la tor­men­ta. «Hay es­pa­cio pa­ra 100.000 per­so­nas más», ex­pli­ca­ba a los me­dios, re­sal­tan­do que es­tos nú­me­ros «no tie­nen precedentes» en el con­da­do.

Al­re­de­dor del es­ta­do, se­gún el go­ber­na­dor, se han ha­bi­li­ta­do más de 320 al­ber­gues. En los úl­ti­mos días, las au­to­ri­da­des lo­ca­les han or­de­na­do la ma­yor eva­cua­ción de la his­to­ria del es­ta­do: 6,3 mi­llo­nes de per­so­nas de­bían aban­do­nar sus ho­ga­res por­que se en­con­tra­ban en zo­nas po­ten­cial­men­te inun­da­bles an­te la lle­ga­da de Ir­ma.

Ho­ras an­tes de que la tor­men­ta to­ca­se tie­rra en Flo­ri­da, las pro­yec­cio­nes del Cen­tro Na­cio­nal de Hu­ra­ca­nes in­di­ca­ban que el hu­ra­cán po­dría pro­vo­car vien­tos con una «ve­lo­ci­dad má­xi­ma sos­te­ni­da de 205 ki­ló­me­tros por ho­ra y rá­fa­gas más al­tas». Tam­bién po­dría de­jar fuer­tes pre­ci­pi­ta­cio­nes de has­ta 50 cen­tí­me­tros en el sur del es­ta­do. No obs­tan­te, el cen­tro pro­nos­ti­có que Ir­ma iba a ga­nar fuer­za en su ru­ta ha­cia la Pe­nín­su­la.

Con el es­ta­do de emer­gen­cia de­cla­ra­do en to­da Flo­ri­da, va­rias ciu­da­des de­cre­ta­ron to­ques de que­da pa­ra ayer sá­ba­do y par­te de hoy do­min­go.

El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Do­nald Trump, si­guió la evo­lu­ción del hu­ra­cán des­de Camp Da­vis don­de, se­gún la Ca­sa Blan­ca, te­nía pre­vis­to pa­sar un «fin de se­ma­na de tra­ba­jo» con los miem­bros de ga­bi­ne­te y sus pa­re­jas. «El pre­si­den­te ha­bla­rá de las prio­ri­da­des de su Ad­mi­nis­tra­ción», ex­pli­có la por­ta­voz, ade­más de re­ci­bir las úl­ti­mas in­for­ma­cio­nes so­bre Ir­ma y los tra­ba­jos de re­cu­pe­ra­ción en las zo­nas gol­pea­das por Har­vey.

FOTO: ADALBERTO RO­QUE / AFP

AFP

Un gran atas­co de sa­li­da de la ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se de Mia­mi, tras la or­den de eva­cua­ción de la zo­na da­da por las au­to­ri­da­des por la in­mi­nen­te lle­ga­da del hu­ra­cán Ir­ma.

Emi­lio Ama­de / EL MUN­DO

Fuen­te: NOAA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.