El úl­ti­mo dis­pa­ro de Al­ber­to Contador

Po­ne el broche a su ca­rre­ra con una vic­to­ria bri­llan­te en el mí­ti­co Angliru Ch­ris Froome fir­ma al fin su an­he­la­do do­ble­te de Tour de Fran­cia y Vuel­ta a Es­pa­ña

El Mundo - - PORTADA - PA­BLO DE LA CA­LLE EL ANGLIRU EN­VIA­DO ES­PE­CIAL

Úl­ti­ma ba­la en el san­tua­rio de la Vuel­ta. Vic­to­ria épi­ca pa­ra se­llar una tra­yec­to­ria in­men­sa, pa­ra des­pe­dir a un ci­clis­ta irre­pe­ti­ble. Tri­bu­to in­me­jo­ra­ble en un es­ce­na­rio de en­sue­ño. Co­lo­fón per­fec­to pa­ra Al­ber­to Contador en el mí­ti­co El Angliru, inago­ta­ble ge­ne­ra­dor de le­yen­das. Ahí, don­de Ch­ris Froome cie­rra he­ri­das con la ron­da es­pa­ño­la y con­su­ma un his­tó­ri­co do­ble­te.

Se mar­cha un ci­clis­ta ge­nuino. Ya na­da se­rá lo mis­mo. Adiós a los ata­ques ge­nia­les en los mo­men­tos más in­sos­pe­cha­dos, adiós al gue­rre­ro in­con­for­mis­ta, adiós a ese bai­le tan pe­cu­liar. Gra­cias por re­ga­lar­nos esos mo­men­tos inol­vi­da­bles. Im­po­si­ble ocu­par el hue­co de­ja­do.

Un fi­nal glo­rio­so, co­ro­na­do por una nue­va ges­ta, co­mo aque­llas de Fuen­te Dé, For­mi­gal, Ver­bier, Mor­ti­ro­lo, Ga­li­bier... Es­pec­tácu­lo de pri­me­ra mag­ni­tud ca­mino del co­lo­so as­tu­riano. Esas aven­tu­ras que im­pac­tan y cau­ti­van y que só­lo pue­de di­bu­jar el pin­te­ño. Ata­que de le­jos y es­fuer­zos so­bre­hu­ma­nos pa­ra con­quis­tar la glo­ria. Ayer sal­tó en el pe­li­gro­sí­si­mo des­cen­so de Cor­dal. En una ba­ja­da sui­ci­da se lan­zó a por su com­pa­ñe­ro Pan­tano pa­ra lue­go con­tac­tar con En­ric Mas, su alumno, su he­re­de­ro. La ayu­da del dis­cí­pu­lo for­ma­do en el equi­po de su Fun­da­ción fue cru­cial en el ini­cio de El Angliru. El pro­me­te­dor Marc Soler tam­bién co­la­bo­ró en la ex­plo­si­va fu­ga del ma­dri­le­ño. Emo­ti­vo gui­ño pa­ra la his­to­ria. El re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal en el puer­to em­ble­má­ti­co de la Vuel­ta. El maes­tro ilus­tran­do a los alum­nos.

Contador, im­pul­sa­do por una mu­che­dum­bre en­tre­ga­da a su cau­sa, es­ca­ló re­tor­cién­do­se en esas bru­ta­les e in­ter­mi­na­bles ram­pas. «Al­ber­to, qué­da­te», le gri­ta­ban mien­tras se ex­pri­mía en las pa­re­des de Los Pi­co­bes y Co­ba­yos. Tre­pó por la vic­to­ria y por el po­dio. Más de me­dio mi­nu­to de di­fe­ren­cia so­bre el gru­po de Froome, que con­tó con la co­la­bo­ra­ción de Sun­web de Kel­der­man, que pron­to vio pe­li­grar su pla­za en el po­dio. Un mi­nu­to y me­dio de di­fe­ren­cia con Froome en ese tem­plo del do­lor lla­ma­do Cue­ña les Ca­bres (23,5% de des­ni­vel). Bai­le en so­li­ta­rio de Contador en un ejer­ci­cio ex­tre­mo de su­fri­mien­to. La lo­cu­ra en­tre un pú­bli­co que echa­rá de me­nos esas ex­hi­bi­cio­nes de pun­do­nor y cla­se.

El hé­roe ad­mi­nis­tró las fuer­zas con sa­bi­du­ría y ex­pe­rien­cia pa­ra re­pe­tir su triun­fo de 2008, pri­mer do­ble­te en El Angliru. El des­gas­te de la Cue­ña les Ca­bres pa­só fac­tu­ra al es­pa­ñol, que dis­mi­nu­yó el rit­mo de pe­da­la­da. Su des­cen­so de in­ten­si­dad coin­ci­dió con el mo­men­to ál­gi­do de Froome. De­fen­dió con so­li­dez su li­de­ra­to y has­ta fue ca­paz de des­col­gar a Ni­ba­li. En su ace­le­ra­ción, im­pul­sa­do por Wout Poels, pu­so en pe­li­gro el triun­fo de Contador. Una ren­ta mí­ni­ma de 20 se­gun­dos, pe­ro su­fi­cien­te pa­ra ce­le­brar, con su dis­pa­ro al ai­re, el pri­mer triun­fo del año. Ba­la al cie­lo pa­ra la úl­ti­ma vic­to­ria de su vi­da. Ale­gría in­fi­ni­ta, aun­que no con­si­guie­ra en­trar en el po­dio; el ru­so Za­ka­rin se lo im­pi­dió. Pe­ro hoy es­ta­rá en el po­dio de Ma­drid, co­mo lí­der de la Com­ba­ti­vi­dad. Pos­tre­ro y emo­ti­vo ho­me­na­je en La Ci­be­les.

Ma­drid tam­bién en­cum­bra­rá a Froome, que, por fin, con­quis­ta­rá una ron­da que tra­di­cio­nal­men­te le fue ad­ver­sa; fue se­gun­do en tres oca­sio­nes: en 2011 le su­peró Juan­jo Co­bo, en 2014 clau­di­có an­te Contador y el pa­sa­do año an­te Nai­ro Quintana.

El bri­tá­ni­co na­ci­do en Nai­ro­bi ru­bri­ca una tem­po­ra­da es­plén­di­da, só­lo al al­can­ce de los ele­gi­dos, al en­ca­de­nar dos gran­des con­se­cu­ti­vas en el mis­mo cur­so. Cua­tro Tours y una Vuel­ta. Ca­si na­da. Res­pal­da­do por un equi­po ex­tra­or­di­na­rio, do­mi­nó la ca­rre­ra y só­lo pa­só dificultades en la úl­ti­ma se­ma­na, so­bre to­do, en el in­fer­nal as­cen­so a Los Ma­chu­cos. Su­mó dos triun­fos par­cia­les: Cum­bre del Sol y la con­tra­rre­loj de Lo­gro­ño. 20 eta­pas, con as­cen­so a 50 puer­tos y 3.000 ki­ló­me­tros re­co­rri­dos.

Un fi­nal de Vuel­ta fan­tás­ti­co pa­ra Ja­vier Gui­llén. El di­rec­tor de la Vuel­ta elo­gió a Froome y Contador y re­cal­có que la au­sen­cia del ma­dri­le­ño se­rá inol­vi­da­ble. «A Contador le va­mos a echar mu­cho de me­nos. Su ma­ne­ra de correr, su agre­si­vi­dad, su com­pe­ti­ti­vi­dad, su pro­fe­sio­na­li­dad, el es­pec­tácu­lo que ofre­ce… Apar­te de ha­blar de Contador, te­ne­mos que ha­blar de su ejem­plo. Oja­lá sea se­gui­do por los co­rre­do­res en ac­ti­vo y los que tie­nen que ve­nir por­que el ci­clis­mo que gus­ta, el que que­re­mos, el ci­clis­mo que ne­ce­si­ta­mos, es el ci­clis­mo que ha­ce Contador».

Glo­ria y ho­nor pa­ra el úl­ti­mo hé­roe del ci­clis­mo.

JA­VIER LIZÓN / EFE

Al­ber­to Contador ce­le­bra su vic­to­ria en El Angliru, ayer, tras una es­ca­la­da emo­ti­va y arro­lla­do­ra que le de­jó a só­lo 20 se­gun­dos del po­dio en su úl­ti­ma ca­rre­ra co­mo pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.