Junts pel Sí dio ins­truc­cio­nes por es­cri­to a For­ca­dell pa­ra im­po­ner el 1-O

La pre­si­den­ta del Par­la­ment te­nía por es­cri­to có­mo rea­li­zar los in­cum­pli­mien­tos

El Mundo - - PORTADA - RAÚL PIÑA

El miér­co­les, du­ran­te la reunión a puer­ta ce­rra­da de la Jun­ta de Por­ta­vo­ces del Par­la­ment, Junts pel Sí y la CUP cam­bia­ron el or­den del día pa­ra po­der apro­bar la Ley del Referéndum. En el ór­gano rei­na la ten­sión, an­te el pro­pó­si­to de los in­de­pen­den­tis­tas de apro­bar, sin trá­mi­tes par­la­men­ta­rios y ob­vian­do las pe­ti­cio­nes de la opo­si­ción, la nor­ma­ti­va que per­mi­ta la con­sul­ta.

Miér­co­les. Reunión a puer­ta ce­rra­da de la Jun­ta de Por­ta­vo­ces del Par­la­ment. Junts pel Sí y la CUP ya han cam­bia­do el or­den del día pa­ra po­der apro­bar la Ley del Referéndum. An­to­ni Ba­yo­na, le­tra­do ma­yor, pi­de la pa­la­bra. En el ór­gano ya rei­na la ten­sión, an­te el pro­pó­si­to de los in­de­pen­den­tis­tas de apro­bar, sin trá­mi­tes par­la­men­ta­rios y ob­vian­do las pe­ti­cio­nes de la opo­si­ción, la nor­ma­ti­va. Ba­yo­na avi­sa del in­cum­pli­mien­to que su­po­ne no per­mi­tir a la opo­si­ción pe­dir un dic­ta­men al Con­se­jo de Ga­ran­tías Es­ta­tu­ta­rias. Car­me For­ca­dell, pre­si­den­ta del Par­la­ment, lo mi­ra fi­ja­men­te unos se­gun­dos. Sin pa­la­bras. Frial­dad. En­fa­do. No le per­mi­te ex­pli­car­se. Los re­pre­sen­tan­tes de los par­ti­dos asisten per­ple­jos an­te lo que es­tá su­ce­dien­do.

La es­ce­na re­su­me la caó­ti­ca y su­rrea­lis­ta se­ma­na en el Par­la­ment, don­de su pre­si­den­ta re­ba­só en va­rias oca­sio­nes la lí­nea ro­ja de la le­ga­li­dad, las nor­ma­ti­vas, el de­co­ro y el res­pe­to pa­ra cum­plir con la or­den da­da por Junts pel Sí: apro­bar la Ley del Referéndum y la de Tran­si­to­rie­dad Ju­rí­di­ca.

Pa­ra ello con­tó con la ayu­da de una fi­chas de car­tón, es­cri­tas en el or­de­na­dor, en las que se le ex­pli­ca­ba có­mo te­nía que pro­ce­der y ac­tuar an­te di­fe­ren­tes pe­ti­cio­nes de los gru­pos par­la­men­ta­rios que tu­vie­ran co­mo ob­je­to re­tra­sar o im­pe­dir la apro­ba­ción de la ley. Es­te alec­cio­na­mien­to pa­ra ob­viar los de­re­chos de los diputados fue su sal­va­vi­das en va­rios mo­men­tos. Cuan­do es­ta­ba «con du­das, ner­vio­sa, per­di­da, des­orien­ta­da, sin sa­ber qué ha­cer. En­ton­ces bus­ca­ba las car­tu­li­nas», ex­pli­can fuen­tes par­la­men­ta­rias co­no­ce­do­ras de có­mo fue­ron las reunio­nes.

Es­ta cir­cuns­tan­cia, se­gún los par­ti­dos de la opo­si­ción, des­nu­da y cer­ti­fi­ca el plan pre­con­ce­bi­do de Junts pel Sí pa­ra im­po­ner el referéndum ile­gal del 1 de oc­tu­bre. «Co­mo sé que me voy a sal­tar la ley, lo pre­pa­ro con an­te­la­ción pa­ra que no fa­lle na­da», re­su­men.

Esas fi­chas ejer­cie­ron de guía pa­ra For­ca­dell, que tam­bién tu­vo que con­sul­tar el re­gla­men­to an­te las pe­ti­cio­nes su­ce­di­das du­ran­te las dos in­ter­mi­na­bles jor­na­das de Pleno del miér­co­les y el jue­ves.

Dos per­so­nas son de­sig­na­das por la opo­si­ción co­mo ele­men­tos claves en es­ta ac­tua­ción y en el con­te­ni­do de es­tas fi­chas: Lluís Co­ro­mi­nas, que has­ta ju­lio de 2017 fue vi­ce­pre­si­den­te pri­me­ro del Par­la­ment y cuen­ta con una di­la­ta­da pre­sen­cia en la Cá­ma­ra, y An­na Si­mó, se­cre­ta­ria pri­me­ra de la Me­sa y que ha si­do con­se­lle­ra del Go­vern y vi­ce­pre­si­den­ta pri­me­ra del Par­la­ment.

Quie­nes pre­sen­cia­ron las reunio­nes, de­ba­tes, con­ver­sa­cio­nes o ar­gu­men­ta­cio­nes de los miem­bros de Junts pel Sí, in­clui­dos los cua­tro de la Me­sa, ex­pli­can a es­te dia­rio que la ins­truc­ción que te­nían en el gru­po li­de­ra­do por Car­les Puigdemont y Oriol Jun­que­ras era es­tar lo más cal­ma­dos po­si­ble, «dar apa­rien­cia de nor­ma­li­dad y que la ima­gen de bron­ca re­ca­ye­ra en la opo­si­ción». «Que­rían tras­la­dar que in­cum­plir el re­gla­men­to, el Es­ta­tut o la Cons­ti­tu­ción era nor­mal».

Sin em­bar­go, des­de la opo­si­ción con­clu­yen que a Junts pel Sí y la CUP «se les fue de las ma­nos» y tu­vie­ron mu­chas du­das. En un mo­men­to da­do, los diputados de Ciu­da­da­nos y el PSC en la Me­sa del Par­la­ment, Jo­sé Ma­ría Es­pe­jo y Da­vid Pé­rez, tras­la­da­ron a los cua­tro de Junts pel Sí que ha­bían or­ques­ta­do

For­ca­dell ne­gó la pa­la­bra al le­tra­do ma­yor tras una lar­ga mi­ra­da fu­rio­sa La ins­truc­ción da­da por Junts pel Sí era es­tar cal­ma­dos, trans­mi­tir nor­ma­li­dad

«un plan pre­con­ce­bi­do con un gru­po pa­ra fa­vo­re­cer sus in­tere­ses» y que la Me­sa no po­día es­tar de par­te de na­die.

«Vo­so­tros tam­bién os ha­béis coor­di­na­do», ob­tu­vie­ron co­mo res­pues­ta de los in­de­pen­den­tis­tas, se­ña­lan­do las ac­cio­nes que lle­va­ban a ca­bo Cs, PSC y PP pa­ra tra­tar d fre­nar las le­yes de des­co­ne­xión.

Una de las per­so­nas que, jun­to a For­ca­dell, más ner­vios ma­ni­fes­tó fue An­na Si­mó, quien lle­gó a ma­ni­fes­tar su asom­bro por la «coor­di­na­ción» mos­tra­da por la opo­si­ción. Si­mó fue ad­ver­ti­da de que es­ta­ba co­me­tien­do un «aten­ta­do contra la de­mo­cra­cia», mo­men­to en el que se in­cre­men­tó su ner­vio­sis­mo.

Las de­nun­cias reite­ra­das de Es­pe­jo y Pé­rez, an­te lo que ca­li­fi­ca­ron co­mo «com­plot de Junts pel Sí jun­to a la CUP pa­ra ju­gar con el Par­la­ment» ele­va­ron la ten­sión en­tre los in­de­pen­den­tis­tas. Las fuen­tes con­sul­ta­das se­ña­lan que la CUP man­tu­vo un per­fil ba­jo, sa­be­do­ra de que sus pre­ten­sio­nes se iban cum­plien­do, mien­tras que los miem­bros de Junts pel Sí, em­pe­zan­do por For­ca­dell, fue­ron al­te­rán­do­se con el pa­so de las ho­ras, pe­se a que la pre­si­den­ta co­men­zó la jor­na­da más cal­ma­da de lo que sue­le es­tar, se­gún diputados que asis­tie­ron al Pleno.

Más de 48 ho­ras de ten­sión, que no de in­sul­tos. Las fuen­tes con­sul­ta­das ex­pli­can que si bien la con­fron­ta­ción era cla­ra, no se lle­gó a tras­pa­sar la lí­nea del res­pe­to. Los ri­fi­rra­fes más in­ten­sos, en las reunio­nes a puer­ta ce­rra­da de la Me­sa, fue­ron en­tre Es­pe­jo y For­ca­dell. El vi­ce­pre­si­den­te se­gun­do (Cs) acu­só a For­ca­dell de «ac­tuar contra el par­la­men­ta­ris­mo y de­gra­dar la ima­gen del Par­la­ment». Man­tu­vie­ron dis­cu­sio­nes ape­lan­do a ar­gu­men­tos re­gla­men­ta­rios y ju­rí­di­cos y su en­fren­ta­mien­to se hi­zo vi­si­ble en el Pleno cuan­do For­ca­dell le ne­gó la pa­la­bra y tu­vo que aban­do­nar su si­tio pa­ra tras­la­dar­se a la ban­ca­da de Ciu­da­da­nos y así po­der in­ter­ve­nir en la Cá­ma­ra.

Una de las ma­yo­res ma­nio­bras li­de­ra­das por For­ca­dell fue la pu­bli­ca­ción en el Bo­le­tín Ofi­cial del Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña (BOPC) de la Ley del Referéndum. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral, Xa­vier Mu­ro, se ne­gó a fir­mar­la y dio or­den a to­dos los fun­cio­na­rios de no fir­mar. Sin su fir­ma no se po­día pu­bli­car. Cuan­do pre­gun­ta­ron, él se en­co­gió de hom­bros y For­ca­dell res­pon­dió: «Lo he­mos he­cho no­so­tros». Se hi­zo des­de su pro­pio or­de­na­dor.

EFE

La pre­si­den­ta del Par­la­ment, Car­me For­ca­dell, con­sul­ta el re­gla­men­to de la Cá­ma­ra du­ran­te un mo­men­to del de­ba­te del pa­sa­do jue­ves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.