Puigdemont re­ta a los jue­ces: «Só­lo me pue­de in­ha­bi­li­tar el Par­la­ment»

«Te­ne­mos to­do a pun­to pa­ra vo­tar el 1 de oc­tu­bre»

El Mundo - - PORTADA - GER­MÁN GON­ZÁ­LEZ

Pe­se a la sus­pen­sión del TC y a la in­ves­ti­ga­ción abier­ta con­tra el Go­vern por desobe­dien­cia y mal­ver­sa­ción en el Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia de Ca­ta­lu­ña, Car­les Puigdemont man­tie­ne el re­fe­rén­dum in­de­pen­den­tis­ta y re­ta a los jue­ces: «Só­lo el Par­la­ment me pue­de in­ha­bi­li­tar. Na­die más».

El Go­vern es­tá de­ci­di­do a que la Dia­da que hoy se ce­le­bra en Ca­ta­lu­ña sea la an­te­sa­la del re­fe­rén­dum de au­to­de­ter­mi­na­ción que man­tie­ne pe­se a la sus­pen­sión del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal del pa­sa­do vier­nes.

El pri­me­ro en no re­co­no­cer la au­to­ri­dad ju­di­cial es el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Car­les Puigdemont, quien en su dis­cur­so ins­ti­tu­cio­nal por el 11 de Sep­tiem­bre vol­vió a an­te­po­ner las de­ci­sio­nes del Par­la­ment, «la se­de de la so­be­ra­nía po­pu­lar», fren­te a cual­quier de­ci­sión de un tri­bu­nal o una ins­ti­tu­ción po­lí­ti­ca. «Só­lo el Par­la­ment pue­de in­ha­bi­li­tar el Go­vern que pre­si­do», des­ta­có el pre­si­dent, aña­dien­do: «No hay otra ins­tan­cia ju­di­cial o po­lí­ti­ca que pue­da ha­cer­lo». Por eso con­si­de­ra que el 1-O «es un re­fe­rén­dum le­gal», ya que se apro­bó en el Par­la­ment y «cum­ple con lo que ha­bía­mos pro­me­ti­do, y eso dig­ni­fi­ca la po­lí­ti­ca y for­ta­le­ce la de­mo­cra­cia».

Puigdemont ase­gu­ró que el re­fe­rén­dum se ha­rá con «to­das las ga­ran­tías» y que el Go­vern «ya lo tie­ne to­do a pun­to pa­ra que los ca­ta­la­nes pue­dan ir a vo­tar co­mo han he­cho siem­pre, con to­da nor­ma­li­dad». Pe­se a es­to, lan­zó un gui­ño a Ada Co­lau pa­ra bus­car una al­ta par­ti­ci­pa­ción que le­gi­ti­me su desafío al ase­gu­rar que «las ur­nas son pa­ra to­dos, pa­ra los que quie­ren una Ca­ta­lu­ña in­de­pen­dien­te y pa­ra los que le­gí­ti­ma­men­te quie­ren con­ti­nuar se­guir for­man­do par­te de Es­pa­ña». Se­gún di­jo, «las ur­nas unen, no di­vi­den; lo que di­vi­de, lo que de­gra­da la de­mo­cra­cia es no vo­tar».

Den­tro de su bús­que­da de alia­dos en el re­fe­rén­dum, el pre­si­dent vol­vió a re­cor­dar que hu­bie­ran pre­fe­ri­do un 1-O «pac­ta­do con el Estado», pe­ro que no fue po­si­ble por­que, se­gún de­fen­dió, el Go­bierno «ha re­cha­za­do to­das las ofer­tas de acuer­do que le he­mos pro­pues­to». «Ni han que­ri­do ha­blar ni han pues­to en­ci­ma de la me­sa una al­ter­na­ti­va».

En su dis­cur­so, Puigdemont tam­bién ase­gu­ró que no per­mi­ti­rá que «na­da ni na­die rom­pa la con­vi­ven­cia en Ca­ta­lu­ña» y que son «una so­cie­dad que tie­ne la paz co­mo ban­de­ra, que siem­pre ha re­cha­za­do la gue­rra y la vio­len­cia, ven­ga de don­de ven­ga, y que cree en el diá­lo­go co­mo mé­to­do pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas». Por eso re­mar­có que es­te 11 de Sep­tiem­bre «no es una Dia­da cual­quie­ra, es una Dia­da muy im­por­tan­te» que de­be ce­le­brar­se «re­cor­dan­do el pa­sa­do, pe­ro tam­bién pro­yec­tán­do­se ha­cia el fu­tu­ro». «Un fu­tu­ro que te­ne­mos en nues­tras ma­nos y que de­mo­crá­ti­ca­men­te de­ci­di­re­mos muy pron­to».

Por su par­te, la pre­si­den­ta del Par­la­ment, Carme For­ca­dell, afir­mó que «la li­ber­tad es lo que da sen­ti­do a una de­mo­cra­cia» y que «nin­gu­na amenaza» lle­va­rá a Ca­ta­lu­ña a re­nun­ciar a vi­vir en li­ber­tad. For­ca­dell in­ter­vino en el ac­to de en­tre­ga de la Me­da­lla de Ho­nor del Par­la­ment a los Mos­sos d’Es­qua­dra, las po­li­cías lo­ca­les de Cam­brils y de Barcelona y los Ser­vi­cios de Emer­gen­cias. Una dis­tin­ción que se de­ci­dió tras los aten­ta­dos de es­te ve­rano. For­ca­dell ase­gu­ró que los ser­vi­cios pú­bli­cos «su­pie­ron res­pon­der de for­ma ex­tra­or­di­na­ria» an­te la emer­gen­cia.

Ayer tam­bién se ce­le­bró el ac­to ins­ti­tu­cio­nal de la Dia­da or­ga­ni­za­do por el Go­vern y el Par­la­ment en el Born Cen­tre de Cul­tu­ra, que rin­dió un ho­me­na­je a per­so­nas y gru­pos que se han sig­ni­fi­ca­do en la his­to­ria re­cien­te por de­fen­der los de­re­chos hu­ma­nos de de­mo­cra­cia y li­ber­tad, co­mo la afro­ame­ri­ca­na Ro­sa Parks, las su­fra­gis­tas fe­me­ni­nas, la su­per­vi­vien­te del ex­ter­mi­nio na­zi Neus Ca­ta­là y los co­lec­ti­vos LGTBI.

Por su par­te, el vi­ce­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Oriol Jun­que­ras, se ma­ni­fes­tó en la mis­ma lí­nea que Puigdemont, re­tan­do a la Jus­ti­cia. «Es irre­le­van­te si me in­ha­bi­li­tan o no», sen­ten­ció ayer en una en­tre­vis­ta en La Sex­ta, aun­que elu­dió res­pon­der con un sí o no cuan­do le pre­gun­ta­ron si se iría a su ca­sa si así su­ce­de. Jun­que­ras di­jo que «lo que ha­ría es cum­plir con el man­da­to de los ciu­da­da­nos, am­pa­ra­do por el de­re­cho in­ter­na­cio­nal, que con­tem­pla el de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción», in­for­ma Raúl Pi­ña.

El in­de­pen­den­tis­mo se si­gue mo­vi­li­zan­do pa­ra el 1-O in­clu­so con sus pro­pias nor­mas ju­rí­di­cas. La Aso­cia­ción de Mu­ni­ci­pios por la In­de­pen­den­cia pu­bli­ci­tó un in­for­me de la Sec­to­rial de Se­cre­ta­rios, In­ter­ven­to­res y Te­so­re­ros por la In­de­pen­den­cia a los 787 ayun­ta­mien­tos ad­he­ri­dos a la en­ti­dad en el que se ase­gu­ra que los fun­cio­na­rios que tra­ba­jen pa­ra el re­fe­rén­dum no co­me­te­rán nin­gún de­li­to. El in­for­me se­ña­la que a las au­to­ri­da­des lo­ca­les, co­mo los al­cal­des, no se les po­drá impu­tar nin­gu­na desobe­dien­cia o mal­ver­sa­ción por fa­ci­li­tar es­pa­cios mu­ni­ci­pa­les pa­ra las ur­nas y que no co­rres­pon­de a los fun­cio­na­rios de­ci­dir so­bre qué or­de­na­mien­tos ju­rí­di­cos vi­gen­tes de­ben obe­de­cer. Un in­ten­to de for­zar a los al­cal­des a par­ti­ci­par en el 1-O.

Afir­ma que el 1-O «es un re­fe­rén­dum le­gal» am­pa­ra­do por «la so­be­ra­nía po­pu­lar»

LLUÍS GENÉ / AFP

Car­les Puigdemont y el ma­yor Josep Lluís Tra­pe­ro pa­san re­vis­ta a los Mos­sos d’Es­qua­dra, du­ran­te el ho­me­na­je ce­le­bra­do ayer, en Barcelona.

SAN­TI COGOLLUDO

El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Car­les Puigdemont, y la pre­si­den­ta del Par­la­ment, Carme For­ca­dell, ayer, en los pri­me­ros ac­tos por la Dia­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.