El hu­ra­cán Ir­ma inun­da Mia­mi y vira ha­cia el nor­te de Flo­ri­da

El hu­ra­cán inun­da el cen­tro de la ciu­dad de Flo­ri­da, pe­ro vira de for­ma ines­pe­ra­da ha­cia el no­roes­te del estado Dos mi­llo­nes de ho­ga­res se que­dan sin elec­tri­ci­dad, mien­tras se re­gis­tran tres muer­tos y se lle­nan los re­fu­gios

El Mundo - - PORTADA - PA­BLO PARDO

El hu­ra­cán Ir­ma no per­do­nó ayer a Mia­mi, pe­ro sí se apia­dó de la ciu­dad es­ta­dou­ni­den­se al cam­biar de rum­bo y so­la­men­te inun­dar el cen­tro de la lo­ca­li­dad. Al cie­rre de es­ta edi­ción, el ci­clón ha­bía de­ja­do tres muer­tos en Flo­ri­da y se di­ri­gía al nor­te del estado.

Ed y Ann es­ta­ban pre­pa­ra­dos. Ha­bían re­for­za­do las ven­ta­nas de ca­sa con ma­de­ra y pre­pa­ra­do dos ge­ne­ra­do­res eléc­tri­cos de pro­pano pa­ra re­ci­bir a Ir­ma en su ca­sa de St. Pe­ters­burg, la ciu­dad que no ha su­fri­do un hu­ra­cán de en­ver­ga­du­ra des­de ha­ce 96 años y en la que se es­pe­ra­ba ano­che la lle­ga­da de la tor­men­ta tro­pi­cal que ha de­vas­ta­do par­te de Cu­ba y del nor­te del Ca­ri­be. Has­ta se ha­bían he­cho con tres gran­des bol­sas de hie­lo y con cua­tro ba­te­rías extra pa­ra ca­da te­lé­fono mó­vil por si los ge­ne­ra­do­res se que­da­ban sin com­bus­ti­ble y ha­bía que echar mano de lo que hi­cie­ra fal­ta pa­ra con­ser­var co­mi­da, y por si las lí­neas te­le­fó­ni­cas se caían du­ran­te días.

Los pre­pa­ra­ti­vos de es­ta pa­re­ja de ju­bi­la­dos, que se fue­ron a Flo­ri­da, co­mo mu­chos otros, ani­ma­dos por los ba­jos im­pues­tos del estado, re­fle­ja­ban la si­tua­ción crea­da por el úl­ti­mo cam­bio de rum­bo de Ir­ma. Tras arra­sar par­te de Cu­ba, cau­san­do inun­da­cio­nes in­clu­so en La Ha­ba­na, el hu­ra­cán ha­bía man­te­ni­do un rum­bo más al no­roes­te de lo ini­cial­men­te pre­vis­to. Eso sig­ni­fi­ca que Mia­mi no iba a re­ci­bir el im­pac­to di­rec­to del ti­fón, que, a cam­bio, ha­bía pues­to en su dia­na las ciu­da­des de Na­ples, Tam­pa, y, so­bre to­do, St. Pe­ters­burg.

A pe­sar de que Ir­ma se ha­bía de­bi­li­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te a su pa­so por Cu­ba, y ha­bía pa­sa­do de ser una tor­men­ta de ca­te­go­ría 5 a una de ca­te­go­ría 3 –y que no se es­pe­ra­ba que ga­na­ra in­ten­si­dad–, su in­creí­ble efec­to des­truc­ti­vo ha­bía que­da­do de ma­ni­fies­to con los da­ños que es­ta­ba pro­vo­can­do in­clu­so en la ciu­dad a la que teó­ri­ca­men­te ha­bía in­dul­ta­do: Mia­mi. Al cie­rre de es­ta edi­ción, el Océano Atlán­ti­co ha­bía inun­da­do bue­na par­te del área de ne­go­cios y em­pre­sas del cen­tro de Mia­mi –lo que en las ciu­da­des es­ta­dou­ni­den­ses se de­no­mi­na down­town–, y no se es­pe­ra­ba que las co­sas fue­ran a me­jor. Pe­se a la me­nor po­ten­cia del fe­nó­meno, las au­to­ri­da­des se­guían re­co­men­dan­do ayer ex­tre­mar las pre­cau­cio­nes. Co­mo di­jo el go­ber­na­dor de Flo­ri­da, Rick Scott, en un men­sa­je te­le­vi­sa­do: «Tó­men­se es­ta mor­tí­fe­ra tor­men­ta en se­rio».

El pro­duc­tor Ce­sar Cu­zán vi­ve en el down­town, cer­ca de la Bahía de Bis­cay­ne, una de las zonas eva­cua­das, así que bus­có re­fu­gio en el his­tó­ri­co ho­tel Bilt­mo­re del ba­rrio de Co­ral Ga­bles. «Me di­cen mis ve­ci­nos que op­ta­ron por que­dar­se que las ca­lles es­tán com­ple­ta­men­te inun­da­das y que una de las ave­ni­das prin­ci­pa­les pa­re­ce un río. Con el vien­to se ha caí­do mu­cho ma­te­rial de edi­fi­cios en cons­truc­ción… En fin, la zo­na no es se­gu­ra», de­cla­ra­ba ayer a EL MUN­DO en con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca.

En vez de di­ri­gir­se a uno de los re­fu­gios, Cu­zán es­tá pa­gan­do 500 dó­la­res pa­ra tras­no­char en el Bilt­mo­re, que da­ta de 1926 y es uno de los alo­ja­mien­tos fa­vo­ri­tos de Bill Clin­ton y Geor­ge W. Bush. «Los cuar­tos es­tán a os­cu­ras. Per­di­mos la elec­tri­ci­dad ayer, pe­ro los ge­ne­ra­do­res man­tie­nen las zonas co­mu­nes y la re­cep­ción ilu­mi­na­da, y el wi­fi si­gue fun­cio­nan­do. Han clau­su­ra­do una zo­na del ho­tel por­que ahí se ha co­lap­sa­do el te­cho, pe­ro por lo de­más es­ta­mos bien. Nos sen­ti­mos se­gu­ros, pe­ro és­te es sin du­da el peor hu­ra­cán que vi­vo des­de An­drew, ha­ce 25 años», con­cluía.

Aun así, ha­bía gen­te en la ca­lle, desafian­do rá­fa­gas de vien­to de más de 200 ki­ló­me­tros por ho­ra y el pe­li­gro de inun­da­cio­nes y olas ines­pe­ra­das. Su ob­je­ti­vo: en­con­trar si­tios con elec­tri­ci­dad –son dos mi­llo­nes los ho­ga­res afec­ta­dos– tras pa­sar 24 ho­ras a os­cu­ras. Era una idea que mu­chos no com­par­tían. «An­dar en co­che por la ciu­dad aho­ra mis­mo es un sin­sen­ti­do», de­cla­ró Xa­bier Flei­tas al lle­gar al Bilt­mo­re. «Hay ár­bo­les caí­dos en to­das las ca­lles, otras es­tán inun­da­das... En fin, ésas son las lo­cu­ras que ha­ces cuan­do de­ci­des que ne­ce­si­tas wi­fi y una cer­ve­za fres­ca sí o sí».

El pro­ble­ma es que no to­das las per­so­nas es­ta­ban en re­fu­gios. Cuan­do Na­dia Pa­yan in­ten­tó ac­ce­der a va­rios de los de­sig­na­dos por las au­to­ri­da­des lo­ca­les, des­cu­brió que ya es­ta­ban to­dos llenos. «Me ha­bría que­da­do más tranquila, pe­ro por la ra­dio me he en­te­ra­do que al­gu­nos se han que­da­do sin elec­tri­ci­dad. Pa­ra es­tar así, me­jor en ca­sa, por pe­li­gro­so que sea», de­cla­ra­ba Pa­yan des­de su ho­gar «a os­cu­ras» en el co­ra­zón de Co­co­nut Gro­ve, uno de los ba­rrios in­clui­do en la zo­na de eva­cua­ción. El mu­ro que ro­dea su ca­sa ha­bía si­do par­cial­men­te des­trui­do, aun­que la eva­lua­ción de los da­ños no po­dría lle­var­se a ca­bo has­ta hoy, por el to­que de que­da.

Y, mien­tras unos es­pe­ra­ban el fi­nal de la tor­men­ta, otros se pre­pa­ra­ban pa­ra ella. En el cen­tro de Tam­pa, a 330 ki­ló­me­tros al nor­te de Mia­mi, ha­bía va­rias ca­lles ce­rra­das al trá­fi­co por­que se ha­bían inun­da­do 12 ho­ras an­tes de que lle­ga­ra Ir­ma. En la ve­ci­na St. Pe­ters­bug, las au­to­ri­da­des ha­bían or­de­na­do que na­die usa­ra el co­che des­pués de las 14:00 ho­ra lo­cal, y ha­bían re­co­men­da­do no sa­lir a la ca­lle a par­tir de las 17:00. Una ho­ra más tar­de, el su­mi­nis­tro de luz iba a ser sus­pen­di­do en la ma­yor par­te de la ciu­dad, con 300.000 ha­bi­tan­tes.

Don­de hu­bo ma­yor da­ño fue, sin em­bar­go, en Los Ca­yos, una se­rie de is­las que se ex­tien­den al sur de Mia­mi en di­rec­ción a Cu­ba. Allí se ha­bían re­gis­tra­do tres víc­ti­mas mortales, a pe­sar de las ór­de­nes de eva­cua­ción, en bue­na me­di­da por­que el ojo de Ir­ma sí to­có di­rec­ta­men­te ese ar­chi­pié­la­go.

Mu­chos ve­ci­nos han de­ci­di­do per­ma­ne­cer a os­cu­ras den­tro de sus vi­vien­das En Tam­pa lle­van 12 ho­ras con las ca­lles inun­da­das. Y aún no ha lle­ga­do el ti­fón

ERIK S. LESSER / EFE

El hu­ra­cán Ir­ma inun­da, ayer, to­do el cen­tro de Mia­mi, cons­trui­do a es­ca­sos me­tros so­bre el ni­vel del mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.