Maza pi­de po­der con­de­nar por ‘en­ri­que­ci­mien­to in­jus­ti­fi­ca­do’

La Fis­ca­lía pro­po­ne in­cluir en el Có­di­go Pe­nal el de­li­to de «in­cre­men­to patrimonial in­jus­ti­fi­ca­do»

El Mundo - - PORTADA - MA­NUEL MARRACO MA­DRID

El fis­cal ge­ne­ral pro­po­ne in­cor­po­rar­lo al Có­di­go Pe­nal pa­ra ac­tuar con­tra los co­rrup­tos que no pue­dan ser cas­ti­ga­dos por otros de­li­tos

La Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Estado quie­re que el Có­di­go Pe­nal in­clu­ya el de­li­to de «in­cre­men­to patrimonial in­jus­ti­fi­ca­do». Así lo pro­po­ne en la Me­mo­ria anual pre­sen­ta­da en el ac­to de aper­tu­ra del Año Ju­di­cial, en la que se afir­ma que es­te de­li­to se­ría un nue­vo ins­tru­men­to en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción.

Se­gún la me­mo­ria en­tre­ga­da el pa­sa­do lu­nes al Rey por el fis­cal ge­ne­ral, Jo­sé Ma­nuel Maza, es­te de­li­to al­can­za­ría a aque­llas «au­to­ri­da­des y fun­cio­na­rios» a los que se de­tec­ta­ra un «in­cre­men­to patrimonial re­le­van­te» que re­fle­ja­ra «una des­pro­por­ción» en­tre sus in­gre­sos le­ga­les –que se­gún se re­sal­ta en la Me­mo­ria es­tán obli­ga­dos a de­cla­rar– y los in­jus­ti­fi­ca­dos.

La con­de­na lle­ga­ría úni­ca­men­te cuan­do «el Estado, a par­tir de las obli­ga­cio­nes de los ciu­da­da­nos res­pec­to a las Ha­cien­das Pú­bli­cas, pue­da apor­tar los dos an­te­rio­res ele­men­tos [in­gre­sos le­ga­les y los no jus­ti­fi­ca­dos] y con­cu­rra una fal­ta de jus­ti­fi­ca­ción de su pro­ce­den­cia».

La Me­mo­ria ex­pli­ca que el de­li­to se ac­ti­va­ría só­lo en ca­so de que no se hu­bie­ra dic­ta­do otra con­de­na por co­rrup­ción con­tra la per­so­na afec­ta­da. Se con­ver­ti­ría así en una se­gun­da vía pa­ra con­de­nar a los co­rrup­tos que hu­bie­ran sa­li­do in­dem­nes de una pri­me­ra in­ves­ti­ga­ción en torno a de­li­tos co­mo, por ejem­plo, cohe­cho o trá­fi­co de in­fluen­cias.

«Crear la fi­gu­ra de­lic­ti­va que cas­ti­ga el en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to de las au­to­ri­da­des o de los fun­cio­na­rios que par­ti­ci­pan del ejer­ci­cio de la fun­ción pú­bli­ca re­pre­sen­ta­ría un avan­ce en aque­llos ca­sos en los que des­de esa fun­ción pú­bli­ca ha­yan par­ti­ci­pa­do en ac­tos de co­rrup­ción y hu­bie­ran re­sul­ta­do ab­suel­tos».

Ese su­pues­to po­dría afec­tar, por ejem­plo, a ca­sos co­mo el del ex pre­si­den­te de la Dipu­tación de Cas­te­llón Carlos Fa­bra, ab­suel­to de de­li­tos re­la­cio­na­dos con la co­rrup­ción y con­de­na­do só­lo por de­li­tos fis­ca­les.

La Fis­ca­lía re­sal­ta que es­te nue­vo de­li­to cuen­ta con el res­pal­do de la ONU. La Con­ven­ción con­tra la Co­rrup­ción de 2003 es­ta­ble­ció que ca­da Estado fir­man­te –en­tre ellos, Es­pa­ña– «con­si­de­ra­rá la po­si­bi­li­dad de adop­tar las me­di­das le­gis­la­ti­vas y de otra ín­do­le que sean ne­ce­sa­rias pa­ra ti­pi­fi­car co­mo de­li­to, cuan­do se co­me­ta in­ten­cio­nal­men­te, el en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to, es de­cir, el in­cre­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo del pa­tri­mo­nio de un fun­cio­na­rio pú­bli­co res­pec­to de sus in­gre­sos le­gí­ti­mos que no pue­da ser ra­zo­na­ble­men­te jus­ti­fi­ca­do por él».

Pe­se a ese res­pal­do, la in­tro­duc­ción del nue­vo de­li­to pre­sen­ta­ría pro­ble­mas a los que no ha­ce re­fe­ren­cia la Me­mo­ria. Tan­to en Ita­lia co­mo en Por­tu­gal, los res­pec­ti­vos tri­bu­na­les cons­ti­tu­cio­na­les anu­la­ron su apli­ca­ción. Se­gún re­co­ge el ca­te­drá­ti­co de Pe­nal Isi­do­ro Blan­co en un re­cien­te es­tu­dio, el re­cha­zo se pro­du­jo por­que se pro­du­cía una in­ver­sión de la car­ga de la prue­ba, al ser el impu­tado el que de­bía jus­ti­fi­car sus in­gre­sos, y no la acu­sa­ción pro­bar su fal­ta de ex­pli­ca­ción. Tam­po­co se en­ten­dió res­pe­ta­da la pre­sun­ción de inocen­cia.

Es­tos pro­ble­mas ex­pli­can la re­fe­ren­cia de la ONU a que la in­tro­duc­ción del de­li­to se ha­ría «con su­je­ción» a la «cons­ti­tu­ción» y «prin­ci­pios fun­da­men­ta­les» vi­gen­tes en ca­da país.

El de­li­to sí es­tá vi­gen­te en va­rios paí­ses his­pa­noa­me­ri­ca­nos y, en el ám­bi­to de la UE, se in­tro­du­jo re­cien­te­men­te en Li­tua­nia. Con al­gún re­qui­si­to extra, Fran­cia cuen­ta con es­te de­li­to ba­jo la de­no­mi­na­ción de «no jus­ti­fi­ca­ción de re­cur­sos».

Pe­se a las di­fi­cul­ta­des cons­ti­tu­cio­na­les, en Es­pa­ña va­rios par­ti­dos han pro­pues­to en al­gún mo­men­to, en el Par­la­men­to o en sus pro­gra­mas, su in­tro­duc­ción en el Có­di­go Pe­nal. Así lo han he­cho, con dis­tin­tos ma­ti­ces, el PSOE, Po­de­mos y Ciu­da­da­nos.

Uno de los 150 com­pro­mi­sos que ha­ce un año pac­ta­ron Cs y PP pa­ra la in­ves­ti­du­ra de Ma­riano Ra­joy con­sis­tía en «in­cor­po­rar en el Có­di­go Pe­nal, en el mar­co del Pac­to de Estado pa­ra la Re­ge­ne­ra­ción y la Ca­li­dad de la De­mo­cra­cia, el de­li­to de en­ri­que­ci­mien­to ilí­ci­to, una vez que se ten­gan to­das las ga­ran­tías so­bre su cons­ti­tu­cio­na­li­dad». Una pro­po­si­ción de ley pos­te­rior de Cs plan­teó pe­nas de has­ta tres años de cár­cel, mul­ta de has­ta el tri­ple de lo no jus­ti­fi­ca­do e in­ha­bi­li­ta­ción.

Si fi­nal­men­te se in­tro­du­ce el nue­vo de­li­to, la Fis­ca­lía re­cla­ma que se apli­que igual­men­te a los ca­sos de cri­mi­na­li­dad or­ga­ni­za­da. De he­cho, el in­ten­to frus­tra­do en Ita­lia se pro­du­jo co­mo una ini­cia­ti­va en la lu­cha con­tra la ma­fia.

EFE

Jo­sé Ma­nuel Maza.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.