Un plan de Mer­kel con­du­ce a De Guin­dos al BCE en 2018

El Go­bierno ale­mán quie­re una nue­va cú­pu­la del Ban­co Cen­tral eu­ro­peo con ma­yor pe­so de los paí­ses me­di­te­rrá­neos

El Mundo - - PORTADA - POR CARLOS SE­GO­VIA

Un plan del Go­bierno de An­ge­la Mer­kel pa­ra re­no­var el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE) co­lo­ca al mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos, con in­su­pe­ra­bles pa­pe­le­tas pa­ra po­ner rum­bo fu­tu­ro a Fránc­fort en 2018.

El Go­bierno de Ber­lín quie­re una nue­va cú­pu­la del BCE con el ale­mán Jens Weid­mann al fren­te en sus­ti­tu­ción de Ma­rio Draghi y un re­pre­sen­tan­te del Sur de la UE «de pe­so» co­mo vi­ce­pre­si­den­te, se­gún afir­man a EL MUN­DO fuen­tes co­mu­ni­ta­rias co­no­ce­do­ras del plan. Se tra­ta de co­lo­car de vi­ce­pre­si­den­te a al­guien de un país me­di­te­rrá­neo con per­so­na­li­dad su­fi­cien­te co­mo pa­ra ha­cer acep­ta­ble pa­ra el res­to de la Eu­ro­zo­na que Weid­mann, ac­tual pre­si­den­te del Bun­des­bank y ex ase­sor de Mer­kel sea el nú­me­ro uno en 2019, cuan­do ven­ce el man­da­to de Draghi.

Coin­ci­de ade­más que ese me­di­te­rrá­neo se­rá es­pa­ñol. Mer­kel se ne­gó a que Es­pa­ña con­ti­nua­ra ocu­pan­do un pues­to en el se­lec­to co­mi­té eje­cu­ti­vo del BCE en 2012, pe­ro el Go­bierno de Ra­joy da por he­cho su res­pal­do a que la vi­ce­pre­si­den­cia en 2018 co­rres­pon­da a un es­pa­ñol.

To­do es­te di­se­ño ale­mán del nue­vo BCE con­du­ce a Guin­dos al pues­to. El ac­tual mi­nis­tro ale­mán de Fi­nan­zas, Wolf­gang Schäu­ble, no ha ocul­ta­do su to­tal con­fian­za en él. Le apo­yó pa­ra pre­si­dir el Eu­ro­gru­po y no pier­de oca­sión de po­ner al Go­bierno es­pa­ñol co­mo ejem­plo de lo que de­ben ha­cer los paí­ses del sur: re­for­mas y ajus­te del dé­fi­cit.

De Guin­dos no se ha pro­nun­cia­do has­ta aho­ra por es­ta op­ción de fu­tu­ro, avan­za­da ya por es­te dia­rio el pa­sa­do fe­bre­ro. Se li­mi­ta a ase­gu­rar que es­tá «con­ven­ci­do de que la vi­ce­pre­si­den­cia del BCE se­rá pa­ra un es­pa­ñol» y que él se en­cuen­tra ac­tual­men­te cen­tra­do en su la­bor co­mo mi­nis­tro de Eco­no­mía. Lo que sí ha des­car­ta­do en pú­bli­co y pri­va­do es as­pi­rar de nue­vo a la pre­si­den­cia del Eu­ro­gru­po en sus­ti­tu­ción del ho­lan­dés Je­roen Dijs­sel­bloem tras sus fias­cos an­te­rio­res. El mi­nis­tro de Eco­no­mía fran­cés Bruno Le Mai­re se per­fi­la pa­ra el pues­to, aun­que tam­bién lo re­cla­ma el por­tu­gués Ma­rio Centeno, ale­gan­do que co­rres­pon­de a un so­cia­lis­ta.

La mar­cha de Guin­dos im­pli­ca­ría su di­mi­sión en ocho me­ses pa­ra des­plaar­se a Fránc­fort. El pro­ble­ma de Ra­joy, si quie­re evi­tar cam­bios de mi­nis­tros, es que Es­pa­ña no pue­de des­per­di­ciar ni una opor­tu­ni­dad de car­go in­ter­na­cio­nal que se presente –da­da su ac­tual ca­ren­cia de pues­tos– y pa­ra el BCE no hay ape­nas es­pa­ño­les acep­ta­bles en Ber­lín.

La can­te­ra del Ban­co de Es­pa­ña pa­ra es­te ti­po de car­gos ha per­di­do cré­di­to en la Eu­ro­zo­na tras su des­pres­ti­gio por la cri­sis de las ca­jas. Só­lo el ve­te­rano ex go­ber­na­dor Jai­me Ca­rua­na ocu­pa un car­go de pe­so co­mo res­pon­sa­ble del Ban­co In­ter­na­cio­nal de Pa­gos, pe­ro aca­ba de cum­plir 65 años y el nom­bra­mien­to co­mo vi­ce­pre­si­den­te de BCE su­po­ne es­tar ocho años en Fránc­fort.

Ade­más, la fuer­te per­so­na­li­dad de Weid­mann obli­ga por pro­pio in­te­rés de Es­pa­ña a que el vi­ce­pre­si­den­te con sen­si­bi­li­dad me­di­te­rrá­nea ten­ga in­fluen­cia y sea tam­bién co­no­ci­do en el apa­ra­to eco­nó­mi­co eu­ro­peo y en los mer­ca­dos.

En la agen­cia Bloom­berg con­si­de­ra­ron el pa­sa­do agos­to a Guin­dos co­mo «bien co­lo­ca­do» pa­ra ser vi­ce­pre­si­den­te del BCE y en la pren­sa ale­ma­na tam­bién se ma­ne­ja su nom­bre.

«Guin­dos se­ría muy bien acep­ta­do pa­ra el BCE, pe­ro es com­pli­ca­do que Weid­mann reúna consenso pa­ra pre­si­dir es­ta ins­ti­tu­ción», afir­ma a es­te dia­rio un miem­bro de la Co­mi­sión Eu­ro­pea.

El ac­tual pre­si­den­te del Bun­des­bank es­tá con­si­de­ra­do el ma­yor hal­cón eu­ro­peo en con­tra de la ac­tual po­lí­ti­ca de la­xi­tud mo­ne­ta­ria de Draghi y es fir­me par­ti­da­rio de res­trin­gir el oxí­geno a paí­ses del Sur co­mo Gre­cia e Ita­lia pa­ra que com­ple­ten por fin las re­for­mas y sa­nea­mien­tos pen­dien­tes. Con François Ho­llan­de se­ría im­pen­sa­ble que Pa­rís acep­ta­ra a es­te ale­mán al fren­te del BCE, pe­ro su su­ce­sor Em­ma­nuel Ma­cron, es­tá for­jan­do una alian­za de gran al­can­ce con Mer­kel que in­clu­ye un for­ta­le­ci­mien­to de la Eu­ro­zo­na en la que el in­ter­cam­bio de cro­mos en­tre am­bos va a ser cons­tan­te.

Lo que es se­gu­ro es que Draghi, fun­da­men­tal des­de 2012 a la ho­ra de man­te­ner la cohe­sión de la Eu­ro­zo­na y evi­tan­do que pi­dan res­ca­tes paí­ses co­mo Es­pa­ña, aca­ba inexo­ra­ble­men­te man­da­to en dos años y su sus­ti­tu­ción es la ba­ta­lla de po­der más es­tra­té­gi­ca de la Eu­ro­zo­na.

De Guin­dos no se ha pro­nun­cia­do has­ta aho­ra por es­ta op­ción de fu­tu­ro Ale­ma­nia quie­re al fren­te del BCE a Jens Weid­mann en sus­ti­tu­ción de Draghi

AFP

El mi­nis­tro de Eco­no­mía, Luis de Guin­dos, sa­lu­da al pre­si­den­te del BCE, Ma­rio Draghi, an­tes de un Eu­ro­gru­po en Bru­se­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.