La Dia­da y el mam­bo

El Mundo - - PORTADA - RAÚL DEL PO­ZO

«Los pe­ces des­apa­re­cen/ y los fis­ca­les, con pe­na/ al ti­bu­rón por fin lla­man/ a que a jui­cio com­pa­rez­ca». El na­cio­na­lis­mo, el ti­bu­rón de Brecht, cuan­do ata­ca tin­ta en san­gre sus ale­tas. Ha­ga­mos to­do lo po­si­ble por­que –co­mo ha di­cho el por­ta­voz del Go­bierno– la san­gre no lle­gue al río.

La in­su­rrec­ción in­de­pen­den­tis­ta ha si­do de­rro­ta­da en las ins­ti­tu­cio­nes y aho­ra la lle­va­rán a la ca­lle los de la CUP, que son la van­guar­dia. Con la Dia­da de hoy em­pie­za el re­vi­val del 15-M, el mo­tín de los al­cal­des, la in­su­mi­sión y, po­si­ble­men­te, el ci­rio y la pa­ja­rra­ca. El pro­cés es man­so, pe­ro re­cor­de­mos la his­to­ria de Ca­ta­lu­ña: Cor­pus de san­gre; Barcelona, ciu­dad de las bom­bas, Se­ma­na Trá­gi­ca. No se han de­tec­ta­do sig­nos de lim­pie­za ét­ni­ca, sí con­flic­to de iden­ti­da­des, pa­trio­tis­mos in­cons­cien­tes, odios so­te­rra­dos que pue­den desem­bo­car en éxo­dos y exi­lios. Ya es­tán lla­man­do a los al­cal­des que no van a par­ti­ci­par en el re­fe­rén­dum «trai­do­res y fas­cis­tas».

Cuan­do la Guar­dia Ci­vil en­tra en el se­ma­na­rio El Va­llenc pa­ra bus­car pa­pe­le­tas del ple­bis­ci­to ile­gal, los in­de­pen­den­tis­tas di­cen que el Estado es­pa­ñol es­tá con­tra la li­ber­tad de im­pren­ta. Así han es­cri­to la His­to­ria. En las úl­ti­mas se­ma­nas han vuel­to a con­fir­mar que el na­cio­na­lis­mo es la ver­sión más des­ca­ra­da de la dis­tor­sión y del ins­tin­to to­ta­li­ta­rio, pre­de­mo­crá­ti­co. De la con­sig­na Es­pan­ya ens ro­ba se ha pa­sa­do al es­tram­bo­te No­so­tros po­ne­mos ur­nas, Es­pa­ña po­ne tri­cor­nios. Y, sin em­bar­go, só­lo fal­tó en el es­cra­che que es­cu­pie­ran a los guar­dia ci­vi­les, que cum­plían la or­den de los jue­ces en el re­gis­tro de la re­vis­ta.

En la re­vuel­ta po­lí­ti­ca ge­ne­ral hay gen­te de to­das las cla­ses e ideo­lo­gías, pe­ro los man­dos per­te­ne­cen a aquel par­ti­do de guin­do­nes que ha te­ni­do se­cues­tra­da la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la du­ran­te 40 años con el co­la­bo­ra­cio­nis­mo, la es­tu­pi­dez pa­to­ló­gi­ca de la de­re­cha y de una iz­quier­da que ha apo­ya­do a un par­ti­do se­cre­ta­men­te xe­nó­fo­bo. Ese na­cio­na­lis­mo prag­má­ti­co aca­bó exi­gien­do el de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción, aun­que Ca­ta­lu­ña nun­ca fue una co­lo­nia.

El úl­ti­mo de­seo de Puigdemont es que la ma­sa des­bor­de la Dia­da, mien­tras co­lo­can flo­res en el mo­nu­men­to de Ra­fael Ca­sa­no­va, con­se­ller en cap, un agui­lu­cho, par­ti­da­rio del ar­chi­du­que Carlos de Aus­tria, he­ri­do en la ba­ta­lla don­de mu­rie­ron 6.000 ca­ta­la­nes. Ca­sa­no­va hu­yó ves­ti­do de mon­je y des­pués fue am­nis­tia­do. La Dia­da con­me­mo­ra la de­rro­ta que su­frie­ron los pri­me­ros su­ble­va­dos des­pués de que se hu­bie­ran es­con­di­do ba­jo las fal­das del car­de­nal Ri­che­lieu.

«Aquest any nos­tra Dia­da ha de ser de­fi­ni­ti­va», di­cen. E in­ten­tan que la ma­ni­fes­ta­ción sea tan so­na­da co­mo la de 2014: 1.800.000 per­so­nas. Em­pe­za­rá des­pués de la Dia­da el bai­le al bor­de del pre­ci­pi­cio, co­mo di­cen los de la CUP en el ví­deo que rea­li­za­ron con el pue­blo que em­pu­ja una fur­go­ne­ta cues­ta arri­ba. Al fi­nal no es­ta­ba Íta­ca, co­mo ha­bían so­ña­do, sino el abismo. «Y aho­ra, ¿qué ha­ce­mos?». «¿Aho­ra? –se pre­gun­ta y se con­tes­ta Anna Ga­briel–. Aho­ra em­pie­za el mam­bo».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.