Le­nin, Len­non y re­vo­lu­ción

El Mundo - - OPINIÓN - LU­CÍA MÉN­DEZ

CAT­HE­RI­NE Me­rri­da­le, pro­fe­so­ra bri­tá­ni­ca de His­to­ria Con­tem­po­rá­nea y es­pe­cia­lis­ta en Ru­sia, ha he­cho su apor­ta­ción al cen­te­na­rio de la Re­vo­lu­ción de 1917 con un li­bro ti­tu­la­do El tren de Le­nin. Me­rri­da­le re­crea con de­ta­lle el via­je del lí­der bol­che­vi­que des­de su exi­lio en Sui­za has­ta Pe­tro­ga­do y re­la­ta los co­mien­zos de la re­vo­lu­ción, con es­pe­cial aten­ción a las in­tri­gas di­plo­má­ti­cas y el es­pio­na­je de las po­ten­cias eu­ro­peas en ese acon­te­ci­mien­to que cam­bió la his­to­ria del mun­do. Pa­ra po­ner­se en si­tua­ción, Me­rri­da­le hi­zo el mis­mo via­je del tren de Le­nin a tra­vés de Ale­ma­nia, Sue­cia y Fin­lan­dia.

Bus­can­do las hue­llas re­vo­lu­cio­na­rias, lle­gó al ho­tel Sa­voy de la ciu­dad sue­ca de Mal­mö don­de es­pe­ra­ba en­con­trar la pla­ca me­tá­li­ca con­me­mo­ra­ti­va de la no­che en la que Le­nin y «sus ham­brien­tos ca­ma­ra­das ce­na­ron allí des­pués de su tra­ve­sía en trans­bor­da­dor des­de Ale­ma­nia». Le pre­gun­tó a la re­cep­cio­nis­ta dón­de po­día en­con­trar la pla­ca y és­ta le res­pon­dió con per­ple­ji­dad: «¿Le­nin?, ¿no que­rrá de­cir John Len­non?». La es­cri­to­ra se sor­pren­dió tan­to más cuan­to que la re­cep­cio­nis­ta era ru­sa. La via­je­ra aca­bó en­con­tran­do la pla­ca de Le­nin, bien que eclip­sa­da por las de otros hués­pe­des más fa­mo­sos co­mo Len­non. «Co­gí el tren pa­ra re­crear un via­je de ha­cía un si­glo, pe­ro he es­cri­to es­te li­bro por­que to­dos vi­vi­mos en un mun­do dis­tin­to», di­ce Me­rri­da­le.

En es­te «mun­do dis­tin­to», don­de la fa­ma de Len­non es muy su­pe­rior a la de Le­nin, al­gu­nos pue­den con­fun­dir­se de mo­men­to his­tó­ri­co. La di­ri­gen­cia del in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán ha pa­sa­do a la fa­se re­vo­lu­cio­na­ria, se­gún es­cri­be Lo­la Gar­cía en La Van­guar­dia, des­pués de po­ner­se por mon­te­ra las nor­mas y usos par­la­men­ta­rios. Las éli­tes ca­ta­la­nas –cos­mo­po­li­tas, cul­tas, este­tas, ri­cas y fi­nas co­mo ellas so­las– han su­cum­bi­do al em­pu­je de las re­vo­lu­cio­na­rias de la CUP. Los his­to­ria­do­res y teó­ri­cos de las ideas po­lí­ti­cas se en­fren­tan al re­to de ex­pli­car los mo­ti­vos y las cir­cuns­tan­cias del via­je en el que Ar­tur Mas y Anna Ga­briel se han he­cho co­le­gas de re­vo­lu­ción con­tra el Estado.

Al­gu­nas de las es­ce­nas que se han fil­ma­do en Barcelona en las úl­ti­mas se­ma­nas guar­dan pa­re­ci­do con las re­vo­lu­cio­nes de los li­bros de His­to­ria. La CUP y los mo­vi­mien­tos in­de­pen­den­tis­tas gri­tan: «Fue­ra el Bor­bón». Co­mo si Fe­li­pe VI fue­ra Ni­co­lás II y la Mo­nar­quía es­pa­ño­la ac­tual un tra­sun­to de la di­nas­tía de los Ro­ma­nov. La de­mo­cra­cia es­pa­ño­la pue­de es­tar an­qui­lo­sa­da y te­ner sus de­fec­tos – mu­chos–, pe­ro pre­sen­tar­la co­mo una dic­ta­du­ra que opri­me y agre­de al pue­blo ca­ta­lán no se com­pa­de­ce con el más mí­ni­mo sen­ti­do co­mún.

Qui­zá los lí­de­res in­de­pen­den­tis­tas de­bie­ran de­jar de ju­gar a la re­vo­lu­ción. No pue­den ga­nar es­te pul­so. El Estado es­pa­ñol pa­re­ce dé­bil, pe­ro no lo es tan­to. Lo de­mos­tró ha­ce tres años, cuan­do se pro­du­jo en Es­pa­ña un mo­men­to de­li­ca­do con aro­mas re­vo­lu­cio­na­rios. Apa­re­ció Po­de­mos, pri­me­ro a lo le­jos y des­pués más cer­ca, en un con­tex­to de fu­ria e in­dig­na­ción por la co­rrup­ción y los dra­má­ti­cos cos­tes so­cia­les de la cri­sis. El Estado –del que el Go­bierno só­lo es una par­te– su­po ver lo que ve­nía por el ho­ri­zon­te. Se dio cuen­ta de que el sta­tu quo de la Tran­si­ción es­ta­ba en pe­li­gro y fre­nó los bro­tes de la re­vo­lu­ción, sa­cri­fi­can­do a su pro­pia ca­be­za, en la per­so­na del Rey Juan Carlos. Por­que, co­mo di­ce la his­to­ria­do­ra bri­tá­ni­ca, la Eu­ro­pa de 2017 no es la Ru­sia de 1917.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.