Pa­blo­tov-Jun­quer­tropp

El Mundo - - OPINIÓN -

La pre­si­den­cia de la UE de Es­to­nia ha crea­do un día de ho­me­na­je a las víc­ti­mas del na­zis­mo y el co­mu­nis­mo, en la fe­cha que her­ma­na su ac­ción ge­no­ci­da: la del pac­to Hitler–Sta­lin o Mo­lo­tov–Ri­ben­tropp, los dos mi­nis­tros de Ex­te­rio­res de las dos peo­res dic­ta­du­ras ge­no­ci­das de Eu­ro­pa. Só­lo un gru­po po­lí­ti­co de jus­ti­fi­ca­do­res de la bar­ba­rie, el co­mu­nis­ta, se ha opues­to al her­ma­na­mien­to de esos mi­llo­nes de víc­ti­mas, mu­chas de ellas a ma­nos y bo­tas de na­zis y so­vié­ti­cos en las tie­rras de san­gre (Sny­der) de Po­lo­nia o los paí­ses bál­ti­cos. Tes­ti­mo­nios co­mo el de Mar­ga­re­te Bu­be­rNeu­mann, víc­ti­ma su­ce­si­va de la Ges­ta­po y la NKVD, mues­tran la esen­cial se­me­jan­za de los ase­si­nos de pardo y de ro­jo. ¿Sa­be la nu­ca el co­lor de la ba­la? Pe­ro los co­mu­nis­tas pre­ten­den –en Es­pa­ña lo han con­se­gui­do– que no se juz­gue por igual los crí­me­nes del co­mu­nis­mo y los del na­zis­mo. Cuan­ti­ta­ti­va­men­te es ver­dad: Hitler ma­tó unos 20 mi­llo­nes y el co­mu­nis­mo lle­va más de 100 y su­bien­do. Cua­li­ta­ti­va­men­te es peor: nin­gún par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha en Eu­ro­pa pre­ten­de ma­tar co­mo los na­zis. Los co­mu­nis­tas de Eu­ro­pa si­guen te­nien­do co­mo mo­de­lo a Le­nin (que es Sta­lin), Mao, el Che, los Cas­tro y Ma­du­ro, dés­po­tas con ban­de­ra ro­ja y li­cen­cia pa­ra ma­tar. A la que ellos as­pi­ran.

En­tre los más en­fu­re­ci­dos por equi­pa­rar a las víc­ti­mas del na­zis­mo y el co­mu­nis­mo es­tán los co­mu­nis­tas bo­li­va­riano–ira­níes de Po­de­mos y su re­ba­ba gar­zo­ni­ta, aque­lla IU crea­da por Ge­rar­do Igle­sias al mo­do del PCI pa­ra de­mo­cra­ti­zar el PCE de la Tran­si­ción y que ter­mi­nó ven­di­da al oro de Ca­ra­cas por dos es­ca­ños, el de la en­ton­ces no­via de Pa­ble­nín («No voy a en­trar en Po­de­mos. Pun­to», di­jo Ta­nia Sán­chez, y era ver­dad: es­ta­ba den­tro) y el «pi­tu­fo gru­ñón», co­mo lla­ma­ba Igle­sias a Al­ber­to Garzón an­tes de ad­qui­rir sus ser­vi­cios. De aquel PCE que con­de­nó la in­va­sión de Pra­ga he­mos pa­sa­do a es­ta pa­blo­che­ka que de­fien­de la nar­co­dic­ta­du­ra de Ma­du­ro y pac­ta con la CUP, ERC y los pe­de­ca­tos del 3% la des­truc­ción de Es­pa­ña. No ca­be ma­yor de­gra­da­ción.

La De­re­cha nun­ca ha vuel­to al fran­quis­mo, pe­ro la Iz­quier­da ha vuel­to a los años 30, a la de­fen­sa de Sta­lin y el Gu­lag. El pac­to Po­de­mos–ERC o Pa­blo­tov–Jun­que-rtropp en la da­cha de Rou­res es el hue­vo pa­ra in­cu­bar dos ser­pien­tes to­ta­li­ta­rias, la de Ca­ta­lu­ña y la del res­to de Es­pa­ña. Los dos ti­ra­nos es­tán pre­pa­ra­dos. La re­sis­ten­cia es­tá por or­ga­ni­zar.

«La De­re­cha nun­ca ha vuel­to al fran­quis­mo, pe­ro la Iz­quier­da ha vuel­to a los años 30, a la de­fen­sa de Sta­lin y el Gu­lag»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.