La Dia­da de la desobe­dien­cia

Puig­de­mont lle­va a las ca­lles su in­su­rrec­ción al Es­ta­do y li­de­ra una ma­ni­fes­ta­ción mul­ti­tu­di­na­ria, aun­que me­nos que otros años «És­ta es la fuer­za de la gen­te, el mejor im­pul­so pa­ra el 1-O», afir­ma

El Mundo - - PORTADA - DA­NIEL G. SAS­TRE

Cien­tos de mi­les de per­so­nas sa­lie­ron ayer por sex­ta Dia­da con­se­cu­ti­va a la calle pa­ra pe­dir la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña. A só­lo tres se­ma­nas del 1 de oc­tu­bre, la con­cen­tra­ción sir­vió a Puig­de­mont pa­ra in­ci­dir en su desafío al Es­ta­do. «Es­ta es la fuer­za de la gen­te, el mejor im­pul­so pa­ra el 1-O», di­jo el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat tras una ma­ni­fes­ta­ción en la que el Go­bierno cen­tral vio en cam­bio sín­to­mas de ago­ta­mien­to por la caí­da de la par­ti­ci­pa­ción.

El in­de­pen­den­tis­mo de­mos­tró la se­ma­na pa­sa­da que tie­ne pro­ble­mas con los pre­cep­tos par­la­men­ta­rios. La escuadra y el car­ta­bón del re­gla­men­to no en­ca­jan con un mo­vi­mien­to que tie­ne mu­cho de pa­sio­nal. Las ma­ni­fes­ta­cio­nes ca­lle­je­ras, en cam­bio, le sien­tan co­mo un tra­je a me­di­da. Car­les Puig­de­mont lo sa­be, y por eso el ca­len­da­rio del Go­vern te­nía la Dia­da sub­ra­ya­da: te­nía que ser­vir pa­ra apun­ta­lar el ca­mino ha­cia el re­fe­rén­dum. El in­de­pen­den­tis­mo no fa­lló y, por sex­to año con­se­cu­ti­vo, cien­tos de mi­les de per­so­nas lle­na­ron las ca­lles en una con­cen­tra­ción con cons­tan­tes alu­sio­nes a la ci­ta del 1 de oc­tu­bre.

En mu­chos mo­men­tos, la ma­ni­fes­ta­ción se con­vir­tió en conjura: en un com­pro­mi­so co­lec­ti­vo de no re­tro­ce­der, de de­so­be­de­cer las prohi­bi­cio­nes del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, que ya han em­pe­za­do a lle­gar. «Las de­ci­sio­nes del TC ya no nos vin­cu­lan. Nues­tra ley es la del Par­la­ment y nues­tra obe­dien­cia es a nues­tro Go­vern», re­su­mió el pre­si­den­te de la ANC, Jor­di Sàn­chez. «Es­ta es la fuer­za de la gen­te, el mejor im­pul­so pa­ra el 1-O», pro­cla­mó por su par­te Puig­de­mont.

La ex­pe­rien­cia de otros años de­mues­tra que, a pesar de la es­pec­ta­cu­la­ri­dad de las de­mos­tra­cio­nes de ca­da Dia­da, el in­de­pen­den­tis­mo tie­ne pro­ble­mas pa­ra su­pe­rar su te­cho de cris­tal. Pe­ro el Go­vern con­fía en que la cons­ta­ta­ción de que la par­te de Ca­ta­lu­ña que lo apo­ya con­ti­núa mo­vi­li­za­da sir­va pa­ra ad­ver­tir e im­pre­sio­nar a las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do.

Co­mo ca­da año des­de 2012, cien­tos de au­to­bu­ses lle­ga­dos des­de ca­da rin­cón de Ca­ta­lu­ña va­cia­ron en Bar­ce­lo­na su car­ga­men­to de per­so­nas de to­das las eda­des per­tre­cha­das con sus ban­de­ras y su en­tu­sias­mo. Es­te año el uni­for­me era una ca­mi­se­ta de co­lor ama­ri­llo chi­llón, que la Asam­blea Nacional de Ca­ta­lu­ña –la en­ti­dad que or­ga­ni­za­ba la mar­cha jun­to a Òm­nium Cul­tu­ral– ha­bía ven­di­do a 15 eu­ros la uni­dad.

Los in­de­pen­den­tis­tas que­rían qui­tar­se el amar­go sa­bor de bo­ca que le de­ja­ron las se­sio­nes par­la­men­ta­rias de la se­ma­na pa­sa­da. Mu­chos de ellos, que to­da­vía ayer pre­su­mían de es­tar pro­ta­go­ni­zan­do una «re­vo­lu­ción de las son­ri­sas», no se re­co­no­cían en la ima­gen de Car­me For­ca­dell si­len­cian­do a la opo­si­ción, o en la del Par­la­ment apro­ban­do con ur­gen­cia y sin ape­nas de­ba­te le­yes tan am­bi­cio­sas co­mo la del Re­fe­rén­dum o la de Tran­si­to­rie­dad Ju­rí­di­ca. Dipu­tados de Junts pel Sí ad­mi­tían es­tos días en pri­va­do que la ima­gen que de­ja­ron esas jor­na­das ma­ra­to­nia­nas hi­zo da­ño al mo­vi­mien­to in­de­pen­den­tis­ta.

Pe­ro la calle es otra co­sa. En otro mo­men­to ca­pi­tal de la His­to­ria de Es­pa­ña –fe­bre­ro de 1936, jus­to des­pués de la vic­to­ria del Fren­te Po­pu­lar en las elec­cio­nes–, el cla­ri­vi­den­te pe­rio­dis­ta an­da­luz Ma­nuel Cha­ves No­ga­les via­jó a Bar­ce­lo­na pa­ra tra­tar de com­pren­der qué pa­sa­ba en Ca­ta­lu­ña. Tras asis­tir a va­rias de­mos­tra­cio­nes ca­lle­je­ras, de­jó es­cri­to: «En nin­gu­na re­gión de Es­pa­ña se sa­be lo que es el en­tu­sias­mo po­pu­lar si no es en Ca­ta­lu­ña».

A juz­gar por lo que ocu­rrió ayer, y por lo que lle­va seis años pa­san­do, las co­sas no han cam­bia­do de­ma­sia­do, al me­nos por lo que res­pec­ta a los ca­ta­la­nes in­de­pen­den­tis­tas. Y eso que la li­tur­gia de la ma­ni­fes­ta­ción se vuelve más in­com­pren­si­ble a ca­da Dia­da. Ayer, los or­ga­ni­za­do­res ha­bían pre­vis­to di­bu­jar una gran cruz hu­ma­na en dos de las gran­des ar­te­rias de Bar­ce­lo­na –el Pa­seo de Gra­cia y la calle Ara­gón–, y ha­bían pe­di­do a los asis­ten­tes que se pu­sie­ran la ca­mi­se­ta fos­fo­res­cen­te jus­to cuan­do una gran pan­car­ta pa­sa­ra so­bre su ca­be­za.

Ha­bía cuatro lo­nas di­fe­ren­tes: una con el le­ma Re­fe­rén­dum es de­mo­cra­cia, otra alu­si­va a los aten­ta­dos yiha­dis­tas de agos­to –Paz y li­ber­tad–y otras dos con enor­mes Síes –a la in­de­pen­den­cia– es­cri­tos en va­rios idio­mas. A úl­ti­ma hora se su­mó una enor­me es­te­la­da que tam­bién cir­cu­ló so­bre las ca­be­zas de los asis­ten­tes. Se su­po­nía que to­das las pan­car­tas de­bían con­fluir en las es­qui­nas del Pa­seo de Gra­cia, pe­ro la ima­gen fi­nal, pen­sa­da co­mo siem­pre pa­ra la te­le­vi­sión, fue bas­tan­te caó­ti­ca. Era di­fí­cil re­co­no­cer el «sím­bo­lo po­si­ti­vo» que la or­ga­ni­za­ción bus­ca­ba di­bu­jar, y que de­bía re­pre­sen­tar «la de­mo­cra­cia y la li­ber­tad».

El in­de­pen­den­tis­mo hi­zo un es­fuer­zo por en­sam­blar el due­lo por los aten­ta­dos de agos­to en la ma­ni­fes­ta­ción de la Dia­da, de ca­rác­ter emi­nen­te­men­te fes­ti­vo. An­tes de que las lo­nas em­pe­za­ran a pa­sar so­bre las ca­be­zas de los con­gre­ga­dos se guar­dó un mi­nu­to de si­len­cio. Pe­ro en­se­gui­da vol­vie­ron los cán­ti­cos de In­de­pen­den­cia y los ¡Vo­ta­re­mos, quie­ran o no

quie­ran!, por­que lo que es­pe­ra­ba el Go­vern es que ayer se sub­ra­ya­ra el desafío al Es­ta­do.

Las pro­me­sas de desobe­dien­cia pro­ta­go­ni­za­ron la jor­na­da des­de el prin­ci­pio. La tra­di­cio­nal ofren­da flo­ral an­te la es­ta­tua de Ra­fael Ca­sa­no­va se con­vir­tió en una llu­via de re­pro­ches ha­cia Ada Co­lau y otros al­cal­des que no se plie­gan a los planes del Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán. La re­gi­do­ra de Bar­ce­lo­na y los de otros de los mu­ni­ci­pios más po­bla­dos de Ca­ta­lu­ña no se han com­pro­me­ti­do a ce­der lo­ca­les pa­ra el re­fe­rén­dum. De he­cho, só­lo tres de las 10 pri­me­ras lo­ca­li­da­des en nú­me­ro de ha­bi­tan­tes han da­do un sí a Puig­de­mont, en lo que cons­ti­tu­ye un enor­me pro­ble­ma lo­gís­ti­co y de le­gi­ti­mi­dad pa­ra el ob­je­ti­vo del Go­vern.

Junts pel Sí y la CUP no es­ca­ti­ma­ron en crí­ti­cas con­tra Co­lau tras la ofren­da flo­ral. La coor­di­na­do­ra ge­ne­ral del PDeCAT, Mar­ta Pas­cal, ad­vir­tió a la al­cal­de­sa de que se per­ci­bi­ría co­mo «ex­tra­ño» que se pon­ga «a las ór­de­nes» del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal si no fa­ci­li­ta lo­ca­les pa­ra el 1-O, y le pi­dió que re­ca­pa­ci­te por­que «no ca­be la equi­dis­tan­cia». La CUP, fiel a su es­ti­lo, fue más di­rec­ta y des­ple­gó una pan­car­ta en el Ayun­ta­mien­to que de­cía: «Co­lau, vo­ta­re­mos con­ti­go o sin ti».

La al­cal­de­sa, mien­tras tan­to, par­ti­ci­pa­ba jun­to a Pa­blo Igle­sias en un ac­to al­ter­na­ti­vo en San­ta Co­lo­ma de Gramanet, feu­do obre­ro y so­cia­lis­ta, cu­ya al­cal­de­sa, Nú­ria Par­lon, ya ha di­cho que no ce­de­rá lo­ca­les pa­ra al­ber­gar las me­sas de vo­ta­ción del re­fe­rén­dum uni­la­te­ral.

Cons­cien­te de la po­ten­cia vi­sual de la con­cen­tra­ción que ten­dría lu­gar por la tar­de, Puig­de­mont tra­tó des­de el pri­mer mo­men­to de bus­car en la calle la le­gi­ti­mi­dad que le nie­ga la ley y, de mo­men­to, las ur­nas. Lo hi­zo en un en­cuen­tro con los co­rres­pon­sa­les de la pren­sa ex­tran­je­ra en el que se mos­tró con­fia­do no só­lo en la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum –que el Go­bierno cen­tral se ha com­pro­me­ti­do en cam­bio a im­pe­dir–, sino tam­bién en que una even­tual vic­to­ria del sí a la in­de­pen­den­cia abra por fin las puer­tas de Eu­ro­pa a la Ge­ne­ra­li­tat. «Nos ha­bre­mos ga­na­do el de­re­cho a ser es­cu­cha­dos», di­jo en re­fe­ren­cia di­rec­ta al pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, Jean-Clau­de Juncker, que has­ta aho­ra se ha ne­ga­do a re­unir­se con él.

Des­pués, por la tar­de, las alu­sio­nes a la desobe­dien­cia fren­te a la res­pues­ta ju­di­cial al desafío in­de­pen­den­tis­ta se mul­ti­pli­ca­ron. Co­mo si fue­ran una ad­ver­ten­cia al Cons­ti­tu­cio­nal, que hoy se reúne pa­ra, con ca­si to­da pro­ba­bi­li­dad, tumbar tam­bién la Ley de Tran­si­to­rie­dad Ju­rí­di­ca, nu­me­ro­sas pan­car­tas lla­ma­ban a no aca­tar más que las de­ci­sio­nes del Go­vern y del Par­la­ment.

Los dis­cur­sos tras la ma­ni­fes­ta­ción apun­ta­ban en la mis­ma di­rec­ción. El pri­me­ro en to­mar la palabra fue el pre­si­den­te de la ANC, que ce­le­bró la ma­si­va asis­ten­cia «pe­se a las ame­na­zas y al miedo» y que sub­ra­yó en alu­sión a la jor­na­da par­la­men­ta­ria de la se­ma­na pa­sa­da: «Nos he­mos da­do una nueva le­ga­li­dad, la úni­ca que re­co­no­ce­mos. Nues­tro de­re­cho cree en la de­mo­cra­cia y en el pue­blo, no en la in­di­vi­si­ble uni­dad de la pa­tria».

Tam­po­co re­nun­ció Sàn­chez a pre­sio­nar a los con­tra­rios a la in­de­pen­den­cia, que aban­do­na­ron el Par­la­ment la se­ma­na pa­sa­da en se­ñal de pro­tes­ta por los ma­ne­jos de For­ca­dell y la ma­yo­ría so­be­ra­nis­ta. «Arri­ma­das, Al­biol, Ice­ta, Cos­cu­bie­la: no os es­con­dáis, po­neos al la­do de la de­mo­cra­cia. Ya he­mos si­do con­vo­ca­dos y el pue­blo ha­bla­rá», ase­gu­ró.

AL­BER­TO DI LOLLI

Un jo­ven in­de­pen­den­tis­ta reivin­di­ca el re­fe­rén­dum so­bre la in­de­pen­den­cia, ayer, en Bar­ce­lo­na, du­ran­te la con­cen­tra­ción con mo­ti­vo del Día de Ca­ta­lu­na.

GETTY

Pa­no­rá­mi­ca de la mar­cha de Bar­ce­lo­na, ayer, con mo­ti­vo de la Dia­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.