«Pre­si­dent, de­je en paz a los al­cal­des»

La al­cal­de­sa de Hospitalet se en­ca­ra con Puig­de­mont y Ada Co­lau si­gue sin acla­rar si ce­de­rá lo­ca­les

El Mundo - - PORTADA - GER­MÁN GON­ZÁ­LEZ / HÉC­TOR MA­RÍN CRIS­TI­NA RU­BIO

La ten­sión pro­vo­ca­da en los mu­ni­ci­pios ca­ta­la­nes por las pre­sio­nes de la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra que par­ti­ci­pen en el 1-O se plas­mó ayer du­ran­te el ac­to ins­ti­tu­cio­nal de la Dia­da. La al­cal­de­sa de Hospitalet, Nú­ria Ma­rín, que se ha ne­ga­do a ple­gar­se a las exi­gen­cias del Go­vern, es­pe­tó a Puig­de­mont: «De­ja a los al­cal­des tranquilos». Mien­tras, Ada Co­lau vol­vió a lan­zar un men­sa­je am­bi­guo que no acla­ra si fi­nal­men­te Bar­ce­lo­na co­la­bo­ra­rá o no con el 1-O.

La Dia­da ce­le­bra­da ayer en Bar­ce­lo­na só­lo re­pre­sen­ta a la mi­tad de los ca­ta­la­nes. Es­te es el men­sa­je que coin­ci­die­ron en re­pe­tir los par­ti­dos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas con re­pre­sen­ta­ción en el Par­la­ment, que cul­pa­ron di­rec­ta­men­te al Go­vern de ge­ne­rar es­ta di­vi­sión. «Es un día pa­ra cri­ti­car a los que quie­ren di­vi­dir nues­tro país en­tre bue­nos y ma­los, en­tre bo­ti­flers y bue­nos pa­trio­tas, en­tre súb­di­tos y ciu­da­da­nos, en­tre los que es­tán a fa­vor de una po­si­ción u otra. El país lo es de to­dos y lo de­be se­guir sien­do», des­ta­có el lí­der del PSC, Mi­quel Ice­ta. Los so­cia­lis­tas, que fue­ron los úni­cos no in­de­pen­den­tis­tas que par­ti­ci­pa­ron en la ofren­da flo­ral al mo­nu­men­to a Ra­fael Ca­sa­no­va, fue­ron in­sul­ta­dos por al­gu­nos asis­ten­tes.

En un am­bien­te ten­so, la ofren­da sir­vió tam­bién pa­ra po­ner de ma­ni­fies­to la pre­sión que sufren los al­cal­des que se han ne­ga­do a ple­gar­se a las exi­gen­cias de la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra que ce­dan es­pa­cios mu­ni­ci­pa­les en el 1-O. La al­cal­de­sa de Hospitalet, la so­cia­lis­ta Nú­ria Ma­rín, es­pe­tó di­rec­ta­men­te a Car­les Puig­de­mont: «De­ja a los al­cal­des tranquilos». El pre­si­dent ni se in­mu­tó.

Un to­tal de 642 ayun­ta­mien­tos han con­fir­ma­do que ce­de­rán es­pa­cios mu­ni­ci­pa­les pa­ra el 1 de oc­tu­bre. En­tre to­dos re­pre­sen­tan al 41% de la po­bla­ción ca­ta­la­na y hay au­sen­cias muy im­por­tan­tes en­tre las ciu­da­des más po­bla­das, em­pe­zan­do por la ca­pi­tal, Bar­ce­lo­na, que por aho­ra ha re­cha­za­do la pe­ti­ción de la Ge­ne­ra­li­tat. Tam­po­co van a par­ti­ci­par en el 1-O otras dos ca­pi­ta­les de pro­vin­cia, Lé­ri­da y Ta­rra­go­na (am­bas con al­cal­des del PSC), ni la ci­ta­da Hospitalet, se­gun­do mu­ni­ci­pio con más ha­bi­tan­tes de Ca­ta­lu­ña, só­lo por de­trás de Bar­ce­lo­na.

El en­cuen­tro en­tre Ma­rín y Puig­de­mont se pro­du­jo en pre­sen­cia de Ada Co­lau. Ma­rín res­pon­dió la se­ma­na pa­sa­da al re­que­ri­mien­to de la Ge­ne­ra­li­tat con una ro­tun­da ne­ga­ti­va y se ha ne­ga­do a emi­tir en la te­le­vi­sión lo­cal del mu­ni­ci­pio el anun­cio del re­fe­rén­dum.

En la bre­ve con­ver­sa­ción que man­tu­vo con el pre­si­dent, Ma­rín le afeó que «no ha­cen fal­ta pre­sio­nes in­ne­ce­sa­rias» a los al­cal­des. Así lo con­fir­ma­ron a es­te dia­rio des­de el en­torno de la al­cal­de­sa, quien pre­fi­rió no echar más le­ña al fue­go en un mo­men­to en que la ten­sión po­lí­ti­ca es­tá al­can­zan­do co­tas muy ele­va­das en Ca­ta­lu­ña.

Mien­tras, el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ca­ta­la­na de Mu­ni­ci­pios, Mi­quel Buch, con­mi­nó a los al­cal­des ca­ta­la­nes que tie­nen miedo a ofre­cer cen­tros de vo­ta­ción pa­ra el re­fe­rén­dum a que «ce­dan la Al­cal­día». O ce­der lo­ca­les o ce­der el bas­tón de man­do, ésa es la so­lu­ción de Buch.

Ciu­da­da­nos reali­zó un ac­to por la Dia­da de for­ma in­de­pen­dien­te, al con­si­de­rar que la ce­le­bra­ción ofi­cial ha si­do ma­ni­pu­la­da por los in­de­pen­den­tis­tas. En él, Al­bert Ri­ve­ra re­cla­mó más com­pro­mi­so del Go­bierno con­tra el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán. Por eso, Cs pre­sen­ta­rá una pro­pues­ta en el Con­gre­so pa­ra que se apo­ye ex­plí­ci­ta­men­te al Go­bierno, al Po­der Ju­di­cial, a la Fis­ca­lía y a los fun­cio­na­rios del Es­ta­do pa­ra im­pe­dir el re­fe­rén­dum. Ri­ve­ra tam­bién re­cla­mó que el Eje­cu­ti­vo im­pi­da el uso de re­cur­sos pú­bli­cos pa­ra pro­mo­cio­nar, pre­pa­rar o eje­cu­tar el 1-O.

Por su par­te, el pre­si­den­te del PP ca­ta­lán, Xa­vier García Al­biol, afir­mó que Ca­ta­lu­ña su­fre una «si­tua­ción de al­ta ten­sión po­lí­ti­ca» pro­vo­ca­da por Puig­de­mont, al que acu­só de «ca­len­tar el am­bien­te», con el con­si­guien­te ries­go de «un con­flic­to en la calle». «El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat se ha con­ver­ti­do en una per­so­na que po­ne en pe­li­gro la con­vi­ven­cia en nues­tra tie­rra», de­nun­ció García Al­biol.

EFE

El pri­mer se­cre­ta­rio del PSC, Mi­quel Ice­ta, en la ofren­da flo­ral al mo­nu­men­to de Ra­fael Ca­sa­no­va, ayer.

AN­TO­NIO MO­RENO

El pre­si­den­te de Ciu­da­da­nos, Al­bert Ri­ve­ra, en un ac­to de la Dia­da en Bar­ce­lo­na, ayer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.