Co­lau avi­va su am­bi­güe­dad y no acla­ra si co­la­bo­ra­rá con el 1-O

Car­ga con­tra los in­de­pen­den­tis­tas pe­ro ha­rá «to­do lo po­si­ble» pa­ra que se pue­da vo­tar

El Mundo - - ESPAÑA - CRIS­TI­NA RU­BIO SAN­TA CO­LO­MA DE GRAMANET

«Vis­ca Ca­ta­lun­ya lliu­re i so­bi­ra­na.

Vis­ca la fra­ter­ni­tat!». Es­te fue el men­sa­je que de­jó Pa­blo Igle­sias en la Dia­da que ayer or­ga­ni­zó Ca­ta­lun­ya En Co­mú, el par­ti­do co­man­da­do por Ada Co­lau y Xa­vier Do­mè­nech. Una sor­pre­sa en me­dio de un dis­cur­so de per­fil ba­jo y en­fo­ca­do al Con­gre­so, que con­tras­tó con el du­ro ale­ga­to de la al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na con­tra las crí­ti­cas pro­ve­nien­tes del ban­do in­de­pen­den­tis­ta por ha­ber pa­ra­li­za­do la ce­sión de es­pa­cios mu­ni­ci­pa­les pa­ra el 1-O. «No acep­ta­re­mos lec­cio­nes de na­die, y me­nos de con­ver­gen­tes que has­ta ha­ce dos días no sa­bían qué era la desobe­dien­cia ci­vil», lan­zó re­cor­dan­do que el PDeCAT es la vie­ja CDC. Co­lau arran­có el mi­tin de los co­mu­nes en San­ta Co­lo­ma de Gramanet –bas­tión del PSC, que ha de­cli­na­do po­ner las ur­nas en sus de­pen­den­cias mu­ni­ci­pa­les– con ga­nas de co­lo­car su am­bi­guo men­sa­je. Por un la­do, ad­vir­tió de que ha­rá «to­do lo po­si­ble» pa­ra que «aque­llos que quie­ran pue­dan vo­tar el 1-O», pe­ro al mis­mo tiempo se re­afir­mó en su in­ten­ción de «pro­te­ger a la ins­ti­tu­ción y a sus fun­cio­na­rios», en re­fe­ren­cia al Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na. Y el cul­pa­ble de to­do, el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy, al que acu­só de «de­mo­fó­bi­co» y de «in­mo­vi­lis­ta».

Co­lau es­tá en el cen­tro de las pre­sio­nes de los in­de­pen­den­tis­tas, por la im­por­tan­cia que tie­ne Bar­ce­lo­na pa­ra el re­fe­rén­dum del 1-O. Ayer mis­mo, la CUP des­col­gó una pan­car­ta en el pro­pio Con­sis­to­rio que re­za­ba: «Co­lau, vo­ta­re­mos con­ti­go o sin ti».

La al­cal­de­sa cri­ti­có que se les se­ña­le con el de­do y se les acu­se de «am­bi­guos» des­de el ban­do in­de­pen­den­tis­ta. «¿Dón­de es­ta­ban los se­ño­ri­tos con­ver­gen­tes?», se pre­gun­tó tras re­cor­dar su eta­pa con­tra los desahu­cios. «Es­ta­ban con el PP fir­man­do las le­yes que nos re­pri­mían. Va­len­tía es ser cohe­ren­tes y de­fen­der la plu­ra­li­dad de Ca­ta­lu­ña a pesar de que te lla­men equi­dis­tan­te», reivin­di­có pa­ra de­fen­der­se de la pre­sión de los úl­ti­mos días. El úl­ti­mo dar­do de la al­cal­de­sa fue pa­ra la ho­ja de ru­ta de Junts pel Sí y la CUP que, a su jui­cio, «de­ja atrás a la mi­tad de los ca­ta­la­nes».

En con­tras­te, Pa­blo Igle­sias se mos­tró más es­tra­té­gi­co al ase­gu­rar que la so­lu­ción al pro­ble­ma te­rri­to­rial pa­sa por «arri­mar el hom­bro pa­ra sa­car al PP del Go­bierno». Pa­ra ello, ape­ló al PSOE, al PNV y al PDeCAT, ade­más de re­cla­mar uni­dad in­ter­na en la fac­ción ca­ta­la­na de Po­de­mos. «Acep­ta­re­mos siem­pre lo que de­ci­da el pue­blo de Ca­ta­lu­ña», di­jo en una de sus po­cas alu­sio­nes di­rec­tas al re­fe­rén­dum.

AL­BER­TO DI LOLLI

La al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na, Ada Co­lau, y el lí­der de Po­de­mos, Pa­blo Igle­sias, se abra­zan ayer en el ac­to por la Dia­da de San­ta Co­lo­ma de Gramanet.

EFE

Fa­chín y otros miem­bros de Po­de­mos Ca­ta­lu­ña, ayer en la Dia­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.