La otra Dia­da

El Mundo - - ESPAÑA - CAR­LOS CUES­TA

Ca­lles re­ple­tas de es­te­la­das, con­sig­nas con­tra Es­pa­ña, in­sul­tos a la Cons­ti­tu­ción y al Rey. Men­sa­jes pre­vi­si­bles en una Dia­da que, ni por lo más re­mo­to pre­ten­de unir a los ca­ta­la­nes. To­do lo con­tra­rio: bus­ca ad­ver­tir de la fuer­za de los se­pa­ra­tis­tas a quien no res­pal­de la rup­tu­ra.

Pe­ro to­do den­tro del guión. Na­da nue­vo te­nien­do en cuen­ta que quie­nes la or­ga­ni­zan han ba­ti­do el ré­cord de ile­ga­li­da­des en una se­ma­na vio­lan­do su Es­ta­tu­to de Au­to­no­mía, mo­fán­do­se del re­gla­men­to de su Cá­ma­ra le­gis­la­ti­va, mar­gi­nan­do la pre­cep­ti­va opi­nión del se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Cá­ma­ra, arrin­co­nan­do a sus equi­pos de le­tra­dos del Par­la­ment, apro­ban­do dos nor­mas in­cons­ti­tu­cio­na­les –Ley de Re­fe­rén­dum y Tran­si­to­rie­dad–, im­pi­dien­do el obli­ga­to­rio de­ba­te y las en­mien­das de la opo­si­ción, y con­vo­can­do un re­fe­rén­dum sin la más mí­ni­ma ga­ran­tía de­mo­crá­ti­ca ni com­pe­ten­cia.

Pe­ro es al mi­rar al otro rin­cón cuan­do sur­ge la in­cre­du­li­dad. Don­de, por gra­ve que sea el pro­ble­ma, ca­da par­ti­do va a lo su­yo. Don­de el Par­ti­do So­cia­lis­ta de Ca­ta­lu­ña se des­mar­ca con ca­si 30 mu­ni­ci­pios fa­vo­ra­bles a un re­fe­rén­dum abier­ta­men­te in­cons­ti­tu­cio­nal. Don­de Pe­dro Sán­chez no lla­ma al or­den a los que se su­po­ne que son sus her­ma­nos po­lí­ti­cos. Don­de Ice­ta se lle­na la bo­ca de pa­la­bras hue­cas y no expulsa de sus fi­las a quie­nes desafían la le­ga­li­dad. Don­de no exis­te res­pal­do cla­ro, ni del PSOE ni de Cs, a las me­di­das coer­ci­ti­vas que ten­drá que usar el Go­bierno pa­ra fre­nar el desafío del 1-O, y de to­dos los 1-O que ha­brán de lle­gar. Don­de el uso de un ar­tícu­lo de la Cons­ti­tu­ción Española –el 155– ge­ne­ra nu­dos en la gar­gan­ta del Go­bierno y des­en­cuen­tros en­tre los dos par­ti­dos com­pa­ñe­ros de su­pues­ta de­fen­sa cons­ti­tu­cio­nal. Don­de es pre­ci­sa­men­te esa de­bi­li­dad la que ali­men­ta la osa­día y pre­po­ten­cia de los se­pa­ra­tis­tas.

Por­que es­te gol­pe de Es­ta­do, ha­ble­mos cla­ro de una vez, no pa­sa­ría de anéc­do­ta si los par­ti­dos que su­man el 75% de los es­ca­ños del Con­gre­so tu­vie­sen una de­ter­mi­na­ción fé­rrea. Si en­tre esos par­ti­dos no hu­bie­se quien al­ber­ga la ca­da día me­nos se­cre­ta am­bi­ción de for­zar una re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal que en­dul­ce el ca­mino a los se­pa­ra­tis­tas y agi­li­ce las alian­zas po­lí­ti­cas ten­den­tes a una mo­ción de cen­su­ra de iz­quier­das y na­cio­na­lis­tas con­tra el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy. Si no hu­bie­se un PSOE dis­pues­to a ju­gar a dos bandas y a de­cir que res­pal­da la Cons­ti­tu­ción mien­tras nie­ga el res­pal­do a los me­ca­nis­mos de de­fen­sa de la Car­ta Mag­na. Por­que la fuer­za del blo­que se­pa­ra­tis­ta só­lo es una: la de­bi­li­dad del blo­que cons­ti­tu­cio­na­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.