Las pe­que­ñas ideas

El Mundo - - OPINIÓN - AR­CA­DI ES­PA­DA

DES­DE ME­DIA ma­ña­na po­día vér­se­les por las ca­lles de Bar­ce­lo­na en uni­for­me de cam­pi­ña: su ca­mi­se­ta ama­ri­lla y su mo­chi­la, su es­tre­lla­da más o me­nos vis­to­sa y, pro­ba­ble­men­te, el anun­cia­do bi­lle­te de cin­co eu­ros en la car­te­ra pa­ra pa­gar­le a Ar­tur Mas la mul­ta y que pue­da así man­te­ner su ni­vel de aho­rro. Ha­bían lle­ga­do en al­gu­nos de los 1.800 au­to­ca­res dis­pues­tos por los or­ga­ni­za­do­res y en otros me­dios de trans­por­te pú­bli­co y pri­va­do. A echar el día en Bar­ce­lo­na. Cuan­do me los cru­za­ba tra­ta­ba de po­ner­les bue­na ca­ra: hay que te­ner siem­pre bien su­je­to el pe­rri­to de la xe­no­fo­bia pro­pia, que a ve­ces la­dra de ma­ne­ra ines­pe­ra­da. La enor­me pre­sen­cia de los ru­ra­les en la ma­ni­fes­ta­ción es el co­rre­la­to de otros apo­de­ra­mien­tos: Puig­de­mont, For­ca­dell y Jun­que­ras, las tres má­xi­mas au­to­ri­da­des de Ca­ta­lu­ña, y el vis­to­so dúo Rull y Tu­rull, son per­so­nas de pue­blo. Y pue­blos son la in­men­sa ma­yo­ría de los ayun­ta­mien­tos que ya han de­ci­di­do co­la­bo­rar en la or­ga­ni­za­ción del re­fe­rén­dum im­pro­ba­ble: a me­di­da que la po­bla­ción au­men­ta los ayun­ta­mien­tos se mues­tran, por lo ge­ne­ral, más rea­cios al co­la­bo­ra­cio­nis­mo. El ali­nea­mien­to de los ru­ra­les con el na­cio­na­lis­mo, y con cual­quier otro ti­po de idea reac­cio­na­ria, es un clá­si­co de la so­cio­lo­gía y en Es­pa­ña so­lo hay que acu­dir al ce­rril ejem­plo vas­co. Pe­ro que en los pe­que­ños nú­cleos de po­bla­ción aún se

«El ali­nea­mien­to de los ru­ra­les con el na­cio­na­lis­mo es un clá­si­co de la so­cio­lo­gía y en Es­pa­ña so­lo hay que acu­dir al ejem­plo vas­co»

si­gan con­cen­tran­do las pe­que­ñas ideas no de­ja de ser una re­la­ti­va sor­pre­sa. Dé­ca­das ha­blan­do del cam­po co­mo el jar­dín ur­bano y se­ña­lan­do la inuti­li­dad de sus lí­mi­tes en la ciu­dad glo­bal; años, ya más de vein­te, pre­sa­gian­do que las au­to­pis­tas di­gi­ta­les col­ma­rían la sed de saber en los te­rri­to­rios más ári­dos y al­gu­nos me­ses es­pe­cu­lan­do so­bre la in­mi­gra­ción in­ver­sa que lle­va a cul­ti­va­dos ur­ba­ni­tas a ele­gir el cam­po pa­ra aca­bar de cul­ti­var­se, si­guen dan­do co­mo re­sul­ta­do una ta­jan­te di­vi­sión cam­po/ciu­dad en asun­tos tras­cen­den­ta­les co­mo es­te que nos ocu­pa aho­ra de pre­ten­der rom­per por la fuer­za un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co.

Un hu­ma­nis­ta pen­sa­mien­to eco­ló­gi­co, que el ve­ne­ra­ble Ed­ward O. Wil­son cri­ti­ca en su úl­ti­mo li­bro, con­si­de­ra que la na­tu­ra­le­za sal­va­je ha de­ja­do de exis­tir, y que «to­dos los lu­ga­res del mun­do, in­clu­so los más re­mo­tos, es­tán co­rrom­pi­dos [fe­liz­men­te co­rrom­pi­dos ha­bría es­cri­to yo] de al­gún mo­do». A la vis­ta de los acon­te­ci­mien­tos ca­ta­la­nes me pa­re­ce una ob­ser­va­ción de un pe­li­gro­so op­ti­mis­mo, que puede re­tra­sar la pe­ren­to­ria re­dac­ción de un pro­gra­ma pe­da­gó­gi­co pa­ra la de­fi­ni­ti­va ci­vi­li­za­ción del cam­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.