Marc Ga­sol tum­ba a la se­lec­ción ale­ma­na y me­te a Es­pa­ña en la dé­ci­ma se­mi­fi­nal con­se­cu­ti­va / Se en­fren­ta­rá a Es­lo­ve­nia

Su inspiración en el ter­cer cuar­to aca­ba con Ale­ma­nia / 10ª se­mi­fi­nal se­gui­da pa­ra Es­pa­ña

El Mundo - - PORTADA - LUCAS SÁEZ-BRA­VO ESTAMBUL EN­VIA­DO ES­PE­CIAL

Pro­me­sas cum­pli­das ca­da ve­rano, na­die tan fiel con el éxi­to co­mo es­ta Es­pa­ña em­pe­ña­da en nun­ca ca­du­car. La de ma­ña­na con­tra Es­lo­ve­nia se­rá la dé­ci­ma se­mi­fi­nal eu­ro­pea con­se­cu­ti­va, un lo­gro que po­ne de ma­ni­fies­to la di­men­sión his­tó­ri­ca de la se­lec­ción, pues só­lo la URSS fue ca­paz de al­go así. Lle­ga­rá el día que fa­llen, pues na­da es in­fi­ni­to, y só­lo que­da­rá dar más va­lor a una épo­ca úni­ca, aque­lla en la que Eu­ro­pa se ren­día al baloncesto es­pa­ñol. Fue la tar­de de Marc Ga­sol, desata­do an­te Ale­ma­nia, des­mon­tan­do con sus lan­za­mien­tos las du­das que lle­ga­ron a des­per­tar los de Ch­ris Fle­ming has­ta bien avan­za­da la se­gun­da mi­tad.

Son siem­pre Es­pa­ña y tres más. Pa­san los ri­va­les, el tiem­po, los ju­ga­do­res pro­pios y las cir­cuns­tan­cias. Es la vi­gen­cia de quien es eterno. Le to­có a Marc dar el gol­pe, ha­cer sa­lir el sol an­te la nie­bla im­pues­ta ayer por Ale­ma­nia en cuar­tos. Lle­gó su gol­pe maes­tro con un ter­cer ac­to co­lo­sal, reivin­di­ca­ti­vo, li­be­ra­dor. Acom­pa­ña­do por la cla­ri­vi­den­cia del Cha­cho, el de los Grizz­lies fir­mó los que segu- ra­men­te fue­ron sus mi­nu­tos más bri­llan­tes con la se­lec­ción.

Y eso que el ama­ne­cer fue ca­la­mi­to­so. No ter­mi­na de vo­lar el jue­go de es­ta Es­pa­ña, pe­se a que só­lo cuen­te sus par­ti­dos por vic­to­rias. Se acu­mu­la­ron los ho­rri­bles ata­ques, co­mo si las ma­nos no obe­de­cie­ran a los man­da­tos del ce­re­bro (11-2). Sin em­bar­go, ya in­tuía la ho­ja de ru­ta. Más que de­te­ner a Schrö­der, que tam­bién, ha­bía que cen­trar­se en los Ga­sol, pe­se a las tram­pas y los gol­pes, de­ma­sia­do per­mi­si­vos los ár­bi­tros. Era, al fin, el día de Pau y Marc, que ya ha­bían ata­ja­do la he­mo­rra­gia.

Cos­tó un cuar­to de ho­ra arre­glar el des­a­gui­sa­do ini­cial. Fun­da­men­tal re­sul­tó otra vez la es­for­za­da se­gun­da uni­dad de Es­pa­ña, los arres­tos de Orio­la, quien ju­gó to­ca­do tras un pin­cha­zo en el ca­len­ta­mien­to. La de­fen­sa de Sas­tre so­bre Schrö­der, co­ro­na­da con un tri­ple que de­ja­ba a la se­lec­ción en la ori­lla. Y la di­rec­ción del Cha­cho, cum­bre en es­te Eu­ro­bas­ket. Se ha­bía ini­cia­do ya el par­cial (2-14) que pu­so la cor­du­ra. Cla­ve el es­fuer­zo atrás, pe­ro la pri­me­ra mi­tad só­lo ha­bía ser­vi­do pa­ra re­for­zar el en­tu­sias­mo de Ale­ma­nia.

Que ahí se­guía, des­per­tan­do las du­das del favorito, ex­plo­tan­do la ma­la tar­de de Ricky en el lan­za­mien­to, na­ve­gan­do a bor­do del dia­bó­li­co Schrö­der. El due­lo ne­ce­si­ta­ba un elec­tros­hock, por­que se em­pe­za­ba a po­ner pe­li­gro­so. Iba a lle­gar de pron­to, po­nien­do de ma­ni­fies­to que, a pe­sar de las li­mi­ta­cio­nes, es­ta Es­pa­ña tie­ne re­cur­sos. Tres nom­bres pro­pios, tres ti­pos que sa­cu­die­ron los ci­mien­tos ale­ma­nes, o que pu­sie­ron la ló­gi­ca so­bre el Si­nan Er­dem. Sas­tre, en su ti­mi­dez, es un ale­ro de in­fi­ni­tas po­si­bi­li­da­des. Le to­có bai­lar con la más fea e im­pe­ca­ble es­tu­vo so­bre el «in­de­fen­di­ble» Schrö­der. Tam­bién co­la­bo­ran­do con su ame­na­za des­de el pe­rí­me­tro, dos tri­ples en mo­men­tos bien de­li­ca­dos. Ser­gio Ro­drí­guez, co­lo­sal. Es­tá, por­que lo me­re­ce, en­tre los can­di­da­tos al MVP del Eu­ro­peo. Con él en can­cha, la cla­ri­dad ofen­si­va y los tri­ples a tiem­po.

Y, con to­das las ma­yús­cu­las, Marc Ga­sol, que des­per­tó en el tor­neo con la ro­tun­di­dad que él ha­ce las co­sas. Al gi­gan­te le pe­na­li­za la con­vi­ven­cia con su her­mano en la pis­ta. Me­nos es­pa­cios y más aten­ción. For­man­do con Willy lle­gó la inspiración. Un ter­cer ac­to pa­ra la me­mo­ria. Tres tri­ples, 12 pun­tos se­gui­dos (un to­tal de 18) pa­ra ce­rrar sue­ños ger­ma­nos, im­po­ten­tes an­te el de los Grizz­lies, al que des­cu­brie­ron su re­no­va­da ca­pa­ci­dad des­de el pe­rí­me­tro. El ma­za­zo de Marc aca­bó con to­do. Es­pa­ña es­tá en se­mi­fi­na­les, ben­di­ta cos­tum­bre.

S. SUNA / EFE

Marc Ga­sol lan­za a ca­nas­ta en el par­ti­do de ayer con­tra Ale­ma­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.