Ra­joy acep­ta el diá­lo­go que pro­mue­ve el PSOE

Los so­cia­lis­tas ase­gu­ran su apo­yo fren­te al desafío: «Tie­ne us­ted to­da la fuer­za del Es­ta­do de De­re­cho»

El Mundo - - ESPAÑA - MA­RI­SA CRUZ

Ma­riano Ra­joy es­tá dis­pues­to a bus­car una so­lu­ción dia­lo­ga­da y de corte po­lí­ti­co al pro­ble­ma ca­ta­lán tras el 1-O y así se lo hi­zo sa­ber ayer al PSOE, prin­ci­pal pro­mo­tor de es­ta vía pa­ra in­ten­tar en­con­trar el en­ca­je apro­pia­do de Ca­ta­lu­ña en el mar­co del Es­ta­do au­to­nó­mi­co y de la Cons­ti­tu­ción.

El pre­si­den­te del Go­bierno res­pon­dió con un sí a los tres prin­ci­pios que pu­so so­bre la me­sa pa­ra tal diá­lo­go el nue­vo por­ta­voz en el Se­na­do de los so­cia­lis­tas, An­der Gil, pa­ra quien no hay du­da de que nos en­fren­ta­mos «al ma­yor desafío a la so­be­ra­nía na­cio­nal» que se ha pro­du­ci­do en de­mo­cra­cia.

A sa­ber: «Bus­car una so­lu­ción jus­ta que ga­ran­ti­ce la re­cu­pe­ra­ción de los que más han su­fri­do la cri­sis; ase­gu­rar la igual­dad de de­re­chos de los ciu­da­da­nos de to­do el país y en­con­trar una fór­mu­la que re­co­noz­ca la sin­gu­la­ri­dad, res­pe­te la di­ver­si­dad y per­mi­ta vi­vir jun­tos y crear en Es­pa­ña la ilu­sión de un pro­yec­to co­mún».

Es­te diá­lo­go de­be­ría lle­var­se a ca­bo en el seno de la Co­mi­sión pa­ra el es­tu­dio del Es­ta­do Au­to­nó­mi­co pro­pues­ta por el PSOE y que ya ha em­pe­za­do a tra­mi­tar­se en el Con­gre­so de los Dipu­tados.

El pre­si­den­te del Go­bierno se mos­tró com­pla­cien­te con el plan­tea­mien­to so­cia­lis­ta des­pués de que su por­ta­voz le ga­ran­ti­za­ra an­te el pleno del Se­na­do el to­tal res­pal­do de su par­ti­do pa­ra ha­cer fren­te al desafío secesionista.

«Tie­ne us­ted to­da la fuer­za de la ley y del Es­ta­do de De­re­cho», le di­jo Gil an­tes de aña­dir que el PSOE «es­ta­rá del la­do del Go­bierno sin nin­gu­na du­da».

No obs­tan­te, el se­na­dor re­pro­chó al Go­bierno su «par­te de res­pon­sa­bi­li­dad» en la de­ri­va de la si­tua­ción por el «error», en su opi­nión, de ha­ber plan­tea­do en su día un re­cur­so de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad con­tra el Es­ta­tut y por el pos­te­rior «in­mo­vi­lis­mo po­lí­ti­co» con el que res­pon­dió a los «an­he­los» de la sociedad ca­ta­la­na.

Ra­joy ob­vió es­tos re­pro­ches con el ar­gu­men­to de que aho­ra no es el mo­men­to de ha­blar de dis­cre­pan­cias ni de las equi­vo­ca­cio­nes de unos y otros, sino de afron­tar jun­tos la ame­na­za de quie­nes «po­nen en jue­go prin­ci­pios y va­lo­res bá­si­cos de con­vi­ven­cia y aten­tan con­tra de­re­chos y li­ber­ta­des fun­da­men­ta­les».

El pre­si­den­te ad­mi­tió que pa­ra él hu­bie­ra si­do «tre­men­do» no con­tar con el res­pal­do del PSOE en es­ta si­tua­ción, pe­ro tam­bién avi­só de que dia­lo­gar no pue­de im­pli­car en nin­gún ca­so ha­cer «ce­sio­nes inasu­mi­bles» y mu­cho me­nos «acep­tar plan­tea­mien­tos to­ta­li­ta­rios y an­ti­de­mo­crá­ti­cos» co­mo los que pre­ten­de la Ge­ne­ra­li­tat. Ra­joy acu­só al Go­vern y a los par­ti­dos que lo sus­ten­tan de ha­ber «di­vi­di­do al Par­la­ment y a la sociedad» y «pre­ten­der en dos días li­qui­dar la so­be­ra­nía na­cio­nal y 500 años de his­to­ria».

AN­TO­NIO HE­RE­DIA

Ma­riano Ra­joy y So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, ayer en el Se­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.