La He­rri­ko-Dia­da

El Mundo - - OPINIÓN - F. JI­MÉ­NEZ LO­SAN­TOS

LO MÁS im­por­tan­te de la úl­ti­ma dia­da es la con­sa­gra­ción de la ETA co­mo mo­tor del cam­bio de ré­gi­men en Ca­ta­lu­ña y to­da Es­pa­ña, que su­po­ne, aun­que es­te PP eu­nu­co y es­te PSOE es­qui­zo­fré­ni­co no se en­te­ren, la vo­la­du­ra de to­do el ré­gi­men cons­ti­tu­cio­nal, in­clui­dos sus par­ti­dos po­lí­ti­cos. En esa Bar­ce­lo­na nor­co­rea­na con adul­tos dis­fra­za­dos de ni­ños y ni­ños pin­ta­rra­jea­dos por los adul­tos pa­ra odiar a la tri­bu ve­ci­na, la gran fi­gu­ra po­lí­ti­ca, la más ova­cio­na­da, la que más sel­fies con­si­guió en las hues­tes ma­ce­dó­ni­cas ata­via­das con los co­lo­res del par­chís no ha si­do Pi­qué sino el eta­rra Ar­nal­do Ote­gi, re­cién sa­li­do de la cár­cel y apo­da­do El Gordo cuan­do era uno de los pis­to­le­ros más fe­ro­ces de la ban­da.

Co­mo Jon­que­ras en La Sex­ta de So­ra­ya, el ca­be­ci­lla po­lí­ti­co eta­rra fue aga­sa­ja­do en TV3 sin que le pre­gun­ta­sen por Hi­per­cor. Y cuan­do Ca­ke Mi­nue­sa qui­so pre­gun­tar­le en la ca­lle si ha­bía ido a pe­dir per­dón por los 23 muer­tos de esa ma­sa­cre o por los ca­ta­la­nes vio­len­ta­dos o ase­si­na­dos por los eta­rras y sus so­cios de Te­rra Lliu­re, tres mo­zos de la Ban­da Tra­pe­ra de Las Ram­blas echa­ron al agua­fies­tas. La pú­bli­ca co­yun­da se­pa­ra­tis­ta ca­ta­la­na, de la CUP a La Van­guar­dia, que ex­pul­sa de la vi­da po­lí­ti­ca a me­dia Ca­ta­lu­ña y al res­to de Es­pa­ña, só­lo es una bo­na fes­ta si las ve­las las so­pla Ote­gi. Los ni­ños amaes­tra­dos por sus pa­dres pa­ra mor­der al pró­ji­mo di­rán, co­mo los de Cu­ba. «Se­re­mos co­mo Ote­gi». Lo se­rán.

Pe­ro lo que aca­bó de con­ver­tir la úl­ti­ma dia­da au­to­nó­mi­ca en he­rri­ko-dia­da fue la pre­sen­cia de Pablo Igle­sias, el chi­co de la te­le de So­ra­ya, cu­yo meme co­mo Kim Jong-Dos hi­zo fu­ror ayer. Hay en Youtu­be un ví­deo del cau­di­llo po­de­mi­ta, be­ca­do por Ca­ja­ma­drid y fi­nan­cia­do por Ve­ne­zue­la e Irán, di­cien­do en una he­rri­ko ta­ber­na que «só­lo la Iz­quier­da Aber­tza­le», o sea, la ETA, en­ten­dió que la Cons­ti­tu­ción del 78 era «un candado» pa­ra «la li­ber­tad de los pue­blos», o sea, pa­ra los po­bres y opri­mi­dos vas­cos y ca­ta­la­nes. Ese candado quie­ren rom­per­lo con Ote­gi Pa­blo­tov y Jon­quer­tropp, pa­ra abrir el pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio-cons­ti­tu­yen­te de la URSI – Unión de Re­pú­bli­cas So­cia­lis­tas Ibé­ri­cas–. Pa­ble­nin gri­tó «¡Vis­ca Ca­ta­lun­ya lliu­re y so­be­ra­na!» por­que con­fun­de waha­bis­mo con was­sa­bi y no sa­be que en ca­ta­lán se di­ce so­bi­ra­na. O, co­mo de­cía el anun­cio, «por­que So­be­rano es co­sa de hom­bres». Co­mo Ote­gi y co­mo él.

«Los ni­ños amaes­tra­dos por sus pa­dres pa­ra mor­der al pró­ji­mo di­rán, co­mo los de Cu­ba. ‘Se­re­mos co­mo Ote­gi’»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.