LA OCDE SE­ÑA­LA LOS MA­LES DE LA EDUCACIÓN EN ES­PA­ÑA

El Mundo - - SOCIEDAD - OL­GA R. SAN­MAR­TÍN

El 35% de los jó­ve­nes de en­tre 25 y 34 años que vi­ven en Es­pa­ña no ha lo­gra­do ter­mi­nar el Ba­chi­lle­ra­to ni otros es­tu­dios equi­va­len­tes. El por­cen­ta­je es uno de los más ele­va­dos de la OCDE y do­bla la me­dia de los paí­ses ana­li­za­dos por la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Coo­pe­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos. El or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal nos ti­ra de las ore­jas en su úl­ti­mo in­for­me edu­ca­ti­vo, so­bre to­do por­que la ta­sa es­tá es­tan­ca­da des­de ha­ce una dé­ca­da.

Sí nos he­mos pues­to las pi­las, a cam­bio, pa­ra re­du­cir el aban­dono es­co­lar tem­prano, un in­di­ca­dor que se re­fie­re a los jó­ve­nes que, aun­que ha­yan fi­na­li­za­do sa­tis­fac­to­ria­men­te la ESO, no si­guen es­tu­dian­do des­pués. Es­ta ta­sa si­gue sien­do muy al­ta (el 19%), pe­ro en los úl­ti­mos años, de­bi­do al pa­ro ju­ve­nil, los chi­cos se re­fu­gian du­ran­te más tiem­po en el ins­ti­tu­to. El pro­ble­ma es que no ter­mi­nan lo que han em­pe­za­do y tres de ca­da 10 no pue­de acre­di­tar es­tar en po­se­sión de un tí­tu­lo esen­cial pa­ra ac­ce­der a cual­quier em­pleo. Los que an­tes col­ga­ban los li­bros a los 16 lo ha­cen aho­ra a los 17 o a los 18 años.

La OCDE pu­bli­có ayer su ma­cro­es­tu­dio anual Pa­no­ra­ma de la Educación, ca­si me­dio mi­llar de pá­gi­nas con to­do ti­po de es­ta­dís­ti­cas so­bre el es­ta­do de las au­las du­ran­te 2016 en sus 35 es­ta­dos miem­bros y en un buen pu­ña­do de paí­ses aso­cia­dos. Aun­que es­ta­mos a los ni­ve­les de la UE y de la OCDE en uni­ver­si­ta­rios, Es­pa­ña des­ta­ca por la ba­ja cua­li­fi­ca­ción de una bue­na par­te de sus jó­ve­nes y de sus adul­tos.

Marc Fus­ter Ra­be­lla, ana­lis­ta de la Di­rec­ción de Educación y Com­pe­ten­cias de la OCDE, ex­pli­ca a EL MUN­DO que «son nú­me­ros preo­cu­pan­tes, pues Es­pa­ña es­tá le­jos de paí­ses de nues­tro en­torno co­mo Gre­cia, Ita­lia o Por­tu­gal». «Pe­ro es im­por­tan­te re­cal­car», aña­de con op­ti­mis­mo, «que se ha pro­du­ci­do una no­ta­ble me­jo­ra si com­pa­ra­mos es­tos da­tos, que son pa­ra la po­bla­ción de 25 a 34 años, con los del gru­po de 55 a 64 años». En con­cre­to, hay una di­fe­ren­cia en­tre am­bas ge­ne­ra­cio­nes de 23 pun­tos por­cen­tua­les.

«Al tra­tar­se de Es­pa­ña, no hay que ol­vi­dar que el sis­te­ma de educación ha te­ni­do un desa­rro­llo y uni­ver­sa­li­za­ción bas­tan­te tar­dío», de­fien­de Fus­ter Ra­be­lla. Lo prue­ba el he­cho de que, en la po­bla­ción adul­ta de 25 a 64 años, só­lo el 41% ten­ga la ESO. Hay un 36%, eso sí, con es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, que se re­par­te en­tre los di­plo­ma­dos (el 11%), los li­cen­cia­dos (el 10%), los que tie­nen un más­ter (el 14%) y los doc­to­res (un 1%).

Fus­ter Ra­be­lla in­sis­te en el man­tra de la OCDE: a ma­yor ni­vel edu­ca­ti­vo, más pers­pec­ti­vas la­bo­ra­les. En con­cre­to, la ta­sa de em­pleo en los jó­ve­nes con es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios o equi­va­len­tes es del 76%, en com­pa­ra­ción con el 68% de aque­llos con ti­tu­la­cio­nes de Ba­chi­lle­ra­to o si­mi­la­res y con el 60% pa­ra los que no han com­ple­men­ta­do es­ta etapa.

La ma­yor es­co­la­ri­za­ción re­per­cu­te tam­bién en el suel­do: los que fue­ron a la uni­ver­si­dad ga­nan un 53% más que los que fue­ron al ins­ti­tu­to. Aque­llos con un ni­vel edu­ca­ti­vo in­fe­rior –es de­cir, los que se con­for­ma­ron só­lo con el tí­tu­lo de la ESO– tie­nen una des­ven­ta­ja sa­la­rial del 29%.

Lo preo­cu­pan­te es que el por­cen­ta­je de jó­ve­nes que no son ca­pa­ces de sa­car­se el Ba­chi­lle­ra­to no ha va­ria­do des­de 2005, mien­tras que otros paí­ses se han es­for­za­do por re­du­cir sus tam­bién ele­va­dos ni­ve­les. ¿Cuá­les son las cau­sas? ¿Qué po­de­mos ha­cer pa­ra que cam­bie?

Fus­ter Ra­be­lla apun­ta di­rec­ta­men­te a la ba­ja pro­por­ción de jó­ve­nes ma­tri­cu­la­dos en FP (12% fren­te al 26% de la me­dia de la OCDE), pe­se a que es­ta mo­da­li­dad tie­ne ma­yor em­plea­bi­li­dad. Es­pa­ña pre­sen­ta una de las ta­sas de es­co­la­ri­za­ción en FP más ba­jas de los paí­ses ana­li­za­dos. La FP dual, que com­bi­na los es­tu­dios y el tra­ba­jo, no lle­ga al 1% en nues­tro país, fren­te al 17% del pro­me­dio.

El ana­lis­ta re­cuer­da la «es­tig­ma­ti­za­ción so­cial» que su­fre la FP en Es­pa­ña, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre en otros paí­ses. Otras ra­zo­nes que men­cio­na son las ele­va­das ta­sas de aban­dono es­co­lar tem­prano o «fac­to­res re­la­cio­na­dos con ellas, co­mo la edad obli­ga­to­ria de es­co­la­ri­za­ción o el gra­do de re­pe­ti­ción de cur­so, com­pa­ra­ti­va­men­te al­to en nues­tro país».

Ade­más, hay que te­ner en cuen­ta el boom de mano de obra po­co cua­li­fi­ca­da de la dé­ca­da pa­sa­da, que lle­vó a cien­tos de mi­les de ado­les­cen­tes a aban­do­nar su for­ma­ción pa­ra po­ner la­dri­llos o co­pas. Lle­gó la cri­sis y mu­chos vol­vie­ron al ins­ti­tu­to. Otros, ya pre­ve­ni­dos, de­ci­die­ron se­guir es­tu­dian­do. Pe­ro las ci­fras de la OCDE son muy va­lio­sas por­que in­di­can que es­tos jó­ve­nes no han he­cho gran co­sa en cla­se. Ma­tri­cu­la­dos es­ta­ban. Pe­ro ni se han sa­ca­do el tí­tu­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.