‘Putch’ y re­fe­rén­dum

El Mundo - - DEPORTES - RAÚL DEL PO­ZO

El Ejér­ci­to ha in­for­ma­do que han em­pe­za­do ma­nio­bras en seis po­bla­cio­nes del

Alt Em­por­dá. Son ejer­ci­cios ha­bi­tua­les. El al­cal­de de Llers ha di­cho, bro­mean­do, que em­pe­za­ba la in­va­sión. El Ejér­ci­to no ha su­fri­do los efec­tos de la tra­mun­ta­na en la tie­rra de Pla; se tra­ta de una mar­cha de en­du­re­ci­mien­to. En las ma­nio­bras se han vis­to vehícu­los, no ban­de­ras, aun­que es­te­mos vi­vien­do otra vez en Eu­ro­pa, el triun­fo de las ban­de­ras al ca­lor de la cua­dra y la tri­bu.

Mon­tse­rrat Gui­ber­nan, una ca­ta­la­na cos­mo­po­li­ta, en su li­bro Iden­ti­dad ex­pli­ca que, aun­que se pen­sa­ba que la pos­mo­der­ni­dad es­ta­ba re­gi­da por el in­di­vi­dua­lis­mo, to­do in­di­ca que la per­te­nen­cia a un gru­po, tri­bu, na­ción, sec­ta, club, equi­po, pa­rro­quia es una ca­rac­te­rís­ti­ca de nues­tro tiem­po.

El na­cio­na­lis­mo, la iden­ti­dad com­par­ti­da, re­bro­ta en Eu­ro­pa y tam­bién en Es­pa­ña don­de los in­de­pen­den­tis­tas sa­ca­ron en la Dia­da más ban­de­ras que ca­be­zas y cre­ma­ron la en­se­ña de Es­pa­ña, la de Fran­cia y la de Eu­ro­pa. Es que el na­cio­nal­po­pu­lis­mo tam­bién de­tes­ta a Eu­ro­pa, sue­ña con fron­te­ras, va­llas y sus pro­pias ban­de­ras. Tam­bién sue­ña, co­mo es ca­nó­ni­co, con un ple­bis­ci­to que la jus­ti­cia es­tá dis­pues­ta a evi­tar. Los fis­ca­les han or­de­na­do a los mos­sos, pi­cos y ma­de­ros evi­tar el 1-O. Ten­drán que re­qui­sar las ur­nas, las pa­pe­le­tas del re­fe­rén­dum ile­gal, esa gran pa­ri­da del na­cio­na­lis­mo.

Ar­tu­ro Pé­rez Re­ver­te, el au­tor más uni­ver­sal de nues­tra li­te­ra­tu­ra ac­tual, cul­pa del putch –gol­pe de Es­ta­do– no so­lo a los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes, sino «a esa pan­da de char­la­ta­nes, fa­ná­ti­cos, ca­te­tos, y a ve­ces la­dro­nes, due­ña de una Es­pa­ña es­tu­pe­fac­ta». Acu­sa a los po­lí­ti­cos de ha­ber mon­ta­do una fá­bri­ca de des­pre­cio a to­do cuan­to se re­la­cio­na con la pa­la­bra Es­pa­ña. Con­si­de­ra Ar­tu­ro cul­pa­ble del es­per­pen­to has­ta a la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la, que pa­ra no me­ter­se en pro­ble­mas, «ne­gó siem­pre su am­pa­ro a los pro­fe­so­res, em­pre­sa­rios y pa­dres de fa­mi­lia que acu­dían a ella de­nun­cian­do chan­ta­jes lin­güís­ti­cos».

Los na­cio­na­lis­tas que se sien­ten ame­na­za­dos o que se sien­ten su­pe­rio­res, han sa­ca­do del ar­ca del in­cons­cien­te ban­de­ras de te­la o de nailon, co­mo los pi­ra­tas. Así hi­cie­ron en el pa­sa­do si­glo los paí­ses más to­ta­li­ta­rios; otra vez se han iza­do es­tan­dar­tes pa­ra agi­tar a las ma­sas. Las su­pers­ti­cio­nes son más fuer­tes que las ra­zo­nes y las ban­de­ras, «co­si­dos los tra­pos por el su­fri­mien­to del pue­blo», se­gún Pablo Ne­ru­da. De Ma­quia­ve­lo –que se ade­lan­tó a to­do, in­clu­so a la pos­ver­dad– les sir­ve el con­se­jo ma­ligno se­gún el cual no hay que ga­nar por la fuer­za lo que se pue­de ga­nar con la men­ti­ra. En El Prín­ci­pe los dos ani­ma­les que sim­bo­li­zan el po­lí­ti­co son el león y la zo­rra. Los po­lí­ti­cos es­pa­ño­les pa­ra los na­cio­na­lis­tas han si­do cor­de­ros, que se­gún ex­pli­ca Bob­bio, no son ani­ma­les po­lí­ti­cos. «Al que se con­vier­te en cor­de­ro se lo co­me el lo­bo». El Prín­ci­pe es un bre­via­rio de­mo­nia­co pa­ra los pe­que­ños prín­ci­pes del Re­na­ci­mien­to y aho­ra es­ta­mos en una Eu­ro­pa ro­dea­da por te­rro­ris­tas y ham­brien­tos y una Es­pa­ña que si­gue, a me­dio ha­cer. Y ne­ce­si­ta­mos ani­ma­les po­lí­ti­cos, no bo­rre­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.