Fe­li­pe VI de­fien­de la Cons­ti­tu­ción fren­te al 1-O

«Pre­va­le­ce­rá so­bre cual­quier quie­bra de la con­vi­ven­cia», ad­vier­te

El Mundo - - ESPAÑA - RAÚL PI­ÑA

«Per­mí­tan­me que co­mien­ce mis pa­la­bras ha­cien­do re­fe­ren­cia a la si­tua­ción que es­ta­mos vi­vien­do en Ca­ta­lu­ña». Con es­tas pa­la­bras, el Rey Fe­li­pe VI ini­ció ayer las que fue­ron sus pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes so­bre la cri­sis po­lí­ti­ca pro­vo­ca­da por la desobe­dien­cia de los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes. De­cla­ra­cio­nes mu­cho más ex­plí­ci­tas de lo que sue­le acos­tum­brar el Mo­nar­ca y que de­ja­ron cla­ra la in­ten­ción de Fe­li­pe VI de de­fen­der el or­den cons­ti­tu­cio­nal.

El Rey eli­gió un ac­to ajeno al con­tex­to ca­ta­lán –la en­tre­ga de los Pre­mios Na­cio­na­les de Cul­tu­ra–, lo que mues­tra su in­te­rés por lan­zar su men­sa­je en su pri­me­ra in­ter­ven­ción pú­bli­ca tras la con­vo­ca­to­ria, la se­ma­na pa­sa­da en el Par­la­ment, de un re­fe­rén­dum en Ca­ta­lu­ña.

«An­te quie­nes se si­túan fue­ra de la le­ga­li­dad cons­ti­tu­cio­nal y es­ta­tu­ta­ria y frac­tu­ran la so­cie­dad, es­toy se­gu­ro de que los derechos que per­te­ne­cen a to­dos los es­pa­ño­les se­rán pre­ser­va­dos; de que las li­ber­ta­des de to­dos los ciu­da­da­nos se­rán ga­ran­ti­za­das y pro­te­gi­das», ma­ni­fes­tó Fe­li­pe VI. Y aña­dió con de­ci­sión: «Una de­mo­cra­cia cons­ti­tu­cio­nal co­mo la nues­tra só­lo es po­si­ble si las le­yes que la re­gu­lan y or­ga­ni­zan son aten­di­das y cum­pli­das por los ciu­da­da­nos y por las ins­ti­tu­cio­nes».

Se tra­ta sin du­da del men­sa­je más con­tun­den­te lan­za­do por el Rey du­ran­te to­do el desafío in­de­pen­den­tis­ta, que cum­ple ahora cin­co años. Ya la se­ma­na pa­sa­da se le ha­bía po­di­do ver muy se­rio du­ran­te la aper­tu­ra del año ju­di­cial, don­de pu­do con­ver­sar con el mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Rafael Ca­ta­lá, y el lí­der de Cs, Albert Ri­ve­ra, só­lo un día an­tes de que el Par­la­ment se sal­ta­ra la prohi­bi­ción del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y apro­ba­ra la Ley del Re­fe­rén­dum.

Ade­más de la desobe­dien­cia de las au­to­ri­da­des ca­ta­la­nas, en la Dia­da de es­te lu­nes se pu­die­ron vol­ver a ver ac­tos de hos­ti­li­dad con­tra la Mo­nar­quía. En el ac­to de la CUP, so­cio del Go­bierno ca­ta­lán cu­ya ac­tua­ción ha si­do esen­cial pa­ra que se ha­ya po­di­do con­vo­car el re­fe­rén­dum, in­clu­so se que­ma­ron fo­tos de Fe­li­pe VI.

El Rey ha­bía con­tem­pla­do to­das es­tas imá­ge­nes en si­len­cio. De he­cho, des­de su asis­ten­cia a la ma­ni­fes­ta­ción por las víc­ti­mas de los aten­ta­dos de Bar­ce­lo­na y Cam­brils, don­de fue abu­chea­do, no ha­bía pro­nun­cia­do men­sa­jes pú­bli­cos. Man­tu­vo su agen­da sin cam­bios pa­ra ofre­cer una imagen de nor­ma­li­dad y su ac­ti­vi­dad se re­ser­va­ba a un dis­cre­to se­gun­do plano, man­te­nien­do por ejem­plo con­tac­tos con Ma­riano Ra­joy y otros di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos.

Ayer el Rey qui­so mos­trar fir­me­za cons­ti­tu­cio­nal y con­fian­za en la de­rro­ta de los in­de­pen­den­tis­tas: «La Cons­ti­tu­ción pre­va­le­ce­rá so­bre cual­quier quie­bra de la con­vi­ven­cia en de­mo­cra­cia, que es, ha si­do y se­rá ba­se de nues­tra vi­da en co­mún en li­ber­tad, fun­da­men­to de nues­tro pro­gre­so y pi­lar esen­cial de nues­tra per­te­nen­cia a la Unión Eu­ro­pea».

EFE

El Rey Fe­li­pe VI, ayer, du­ran­te su dis­cur­so en el ac­to ce­le­bra­do en Cuen­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.