Más go­les que li­bi­do

Des­pués de un arran­que inape­ten­te, el Ma­drid de­rro­ta al dé­bil Apoel con dos go­les de Cris­tiano / El por­tu­gués, re­apa­re­ci­do, re­cla­ma un gol no con­ce­di­do por el uso del ‘ojo de hal­cón’, es­tre­na­do en Cham­pions / Ko­va­cic, le­sio­na­do

El Mundo - - DEPORTES - ORFEO SUÁ­REZ MA­DRID

El gol lo en­con­tró el Ma­drid de la mis­ma for­ma que se atra­vie­sa un se­má­fo­ro en ám­bar en mi­tad de un pa­seo. Una ca­rre­ri­ta, des­pués de una me­dia ve­ró­ni­ca de Is­co pa­ra li­be­rar­se de un ri­val, un cen­tro de Ba­le y Cris­tiano re­apa­re­ci­do en el lu­gar que lo con­vier­te en el me­jor nue­ve en­tre los nue­ves. El re­ma­te es su reino. Exis­te de­ba­te, muy can­sino, so­bre quién es el me­jor ju­ga­dor del mun­do, pe­ro no acer­ca de quién es el me­jor re­ma­ta­dor. El por­tu­gués lo ha­ce de to­das las for­mas po­si­bles. Es­ta vez fue ve­loz en la apro­xi­ma­ción y su­til en la de­fi­ni­ción, lo que re­que­ría ca­da mo­men­to de la ju­ga­da. El par­ti­do, en su con­jun­to, ha­bría re­que­ri­do más ve­lo­ci­dad, pe­ro con los ri­va­les pa­sa co­mo con las pa­re­jas: no to­das es­ti­mu­lan igual. Cues­tión de li­bi­do.

El Apoel es de lo más flo­ji­to de es­ta Cham­pions, es cier­to, pe­ro Zi­da­ne no qui­so ha­cer esa lec­tu­ra al es­cri­bir los nom­bres de la ali­nea­ción. Prio­ri­zó la com­pe­ti­ción so­bre el ad­ver­sa­rio, car­gó el men­sa­je en la ali­nea­ción, y más des­pués de dos em­pa­tes en la Li­ga. En el se­gun­do, an­te el Le­van­te, se apre­ció su­fi­cien­cia por par­te del Ma­drid. El fút­bol no in­dul­ta, es im­pío y en el cam­po to­do se pa­ga al con­ta­do.

El tan­to lle­gó tan pron­to que el Ma­drid se re­la­jó y se li­mi­tó al trá­mi­te. To­do co­rrec­to, pe­ro to­do len­to, he­cho que de­bió pro­vo­car al­gu­na ad­ver­ten­cia en el ves­tua­rio, fue­ra de Zi­da­ne o del ca­pi­tán. El Ma­drid que em­pe­zó tras el des­can­so fue más in­ten­so, más rá­pi­do, im­pa­ra­ble ya pa­ra el Apoel. En la pri­me­ra par­te, en cam­bio, se bastó con la po­si­ción, in­clu­so se per­mi­tió al­gu­na po­se­sión más lar­ga y dos lle­ga­das al área aje­na, na­da más em­pe­zar, con­du­ci­das por el es­pa­ñol Ro­ber­to La­go.

Le­sio­na­do Ben­ze­ma, Ba­le for­mó jun­to a Cris­tiano y de su bo­ta par­tió el pa­se del pri­mer tan­to, des­pués de re­ci­bir de Is­co. El ga­lés se orien­tó a la iz­quier­da, don­de to­do re­sul­ta más na­tu­ral pa­ra un zur­do. El 4-4-2 por el que se in­cli­na Zi­da­ne se lo per­mi­te, con Cris­tiano en per­ma­nen­te mo­vi­mien­to por to­do el fren­te del área. Cuan­do quie­re co­rrer, no obs­tan­te, tam­bién bus­ca la iz­quier­da. La fór­mu­la per­mi­te, asi­mis­mo, co­lo­car a Is­co en el vér­ti­ce más avan­za­do del rom­bo del cen­tro del cam­po, don­de en po­cos pa­sos pue­de dar un úl­ti­mo pa­se, des­bor­dar o dis­pa­rar. Ir de cos­ta a cos­ta no es lo su­yo, ni tie­ne cuer­po.

La le­sión de Ko­va­cic fue un con­tra­tiem­po pa­ra Zi­da­ne. Es la se­gun­da de or­den mus­cu­lar con­se­cu­ti­va, des­pués de la de Ben­ze­ma. Una lás­ti­ma pa­ra el croa­ta, uno de los me­jo­res en la pre­tem­po­ra­da, en con­cre­to en las Su­per­co­pas. Tam­bién pa­re­ció ser un con­tra­tiem­po pa­ra Kroos, que es­ta­ba co­mo un to­re­ro sin ves­tir. Du­ran­te unos mi­nu­tos, con Ser­gio Ra­mos fue­ra, mien­tras se ata­ba las bo­tas, y Kroos se co­lo­ca­ba las es­pi­ni­lle­ras, la si­tua­ción era po­co de­co­ro­sa. Con­tra el Apoel no pa­sa na­da, pe­ro me­jor es­tar aten­tos. El ale­mán ne­ce­si­tó po­co pa­ra ha­cer­se con el com­pás del cho­que.

El se­gun­do tiem­po em­pe­zó co­nun chis­pa­zo, un re­ma­te de Cris­tiano al lar­gue­ro. El ba­lón ca­yó so­bre la lí­nea y el por­tu­gués se co­mió al asis­ten­te pa­ra re­cla­mar que ha­bía en­tra­do. No de­bía sa­ber el de­lan­te­ro que des­de es­ta tem­po­ra­da en la Cham­pions hay ojo de hal­cón. Si no les pi­ta la se­ñal al co­le­gia­do y a sus asis­ten­tes, na­da.

Es opor­tuno ad­ver­tir que no se de­be con­fun­dir el ojo de hal­cón, ex­clu­si­va­men­te pa­ra la lí­nea de gol, con el vi­deoar­bi­tra­je, el VAR. Con el se­gun­do na­die sa­be qué ha­bría pa­sa­do con el pe­nal­ti se­ña­la­do al Apoel, ya que la im­pre­sión es que Ro­ber­to La­go no uti­li­za el bra­zo pa­ra des­pe­jar el ba­lón. Cris­tiano no se apia­dó. La li­bi­do en su ca­so es co­mo la au­to­es­ti­ma.

Ser­gio Ra­mos ce­rró una go­lea­da que el res­pe­ta­ble es­pe­ra­ba ma­yor, aun­que desear siem­pre mu­cho más que la vic­to­ria con­du­ce a la gu­la. Una me­dia chi­le­na con es­ca­sa opo­si­ción no re­sul­tó di­fí­cil pa­ra el ca­pi­tán, un ca­ci­que en su área y en la con­tra­ria. Só­lo en­ton­ces Zi­da­ne dio mi­nu­tos a Ce­ba­llos o a Bor­ja Ma­yo­ral, no an­tes, a pe­sar de que al Apoel ape­nas le que­da­ba na­da, una apro­xi­ma­ción de De Ca­mar­go, un de­lan­te­ro hon­ra­do que se mar­chó de­rro­ta­do pe­ro no ven­ci­do.

KIKO HUESCA / EFE

Cris­tiano Ro­nal­do ce­le­bra el pri­mer gol an­te el Apoel, ayer, en el San­tia­go Ber­na­béu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.