El Go­bierno tie­ne un plan

El Mundo - - DEPORTES - RAÚL DEL PO­ZO

El no­na­to re­fe­rén­dum no va a ter­mi­nar con ele­fan­tes en los Pi­ri­neos, ni boi­nas ver­des sal­tan­do por las ven­ta­nas; sí pue­de aca­bar con mul­tas, in­ha­bi­li­ta­cio­nes, de­ten­cio­nes de al­gu­nos al­cal­des, fun­cio­na­rios y miem­bros de la Sin­di­ca­tu­ra Elec­to­ral. A és­tos úl­ti­mos el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal les ha da­do 48 ho­ras pa­ra di­sol­ver­se. Di­go lo de los ele­fan­tes por­que en el ve­ra­ni­llo del mem­bri­llo, ha­blo con un ad­mi­ra­dor de Po­li­bio, el his­to­ria­dor que na­rra en grie­go las gue­rras pú­ni­cas y las de los cel­tí­be­ros, con la uti­li­za­ción por pri­me­ra vez del es­pio­na­je. Pien­sa mi in­ter­lo­cu­tor, co­mo el his­to­ria­dor, que la es­tra­te­gia do­mi­na los tiem­pos, la tác­ti­ca de los es­pa­cios, y que ese es el mo­men­to ac­tual. Los que in­cum­plan la ley, sean al­cal­des, par­la­men­ta­rios o miem­bros del Go­vern, a pe­sar de sus in­mu­ni­da­des y fue­ros, se en­fren­ta­rán a la jus­ti­cia. Esa es la tác­ti­ca: apli­car me­di­das del 155, sin apli­car­lo en to­do el ar­tícu­lo. Di­ce mi in­ter­lo­cu­tor: «El Go­bierno tie­ne un plan. Sin tan­ques en la vía La­ye­ta­na. Con dis­po­si­cio­nes va­ria­bles, obs­ta­cu­li­zan­do las ac­cio­nes del ad­ver­sa­rio, y con­tes­tan­do a las ile­ga­li­da­des, rá­pi­da­men­te, con los có­di­gos en la mano». Le pre­gun­to si es­pe­ra una vic­to­ria so­bre los in­de­pen­den­tis­tas. «El éxi­to del Es­ta­do no so­lu­cio­na el fu­tu­ro. El co­lap­so institucional se­gui­rá el día 2 de oc­tu­bre. Hay que re­com­po­ner­lo to­do». «¿Y los mos­sos?», le di­go. «Los Mos­sos han en­tra­do en ra­zón. Aun­que al ma­yor Tra­pe­ro le es­tán to­can­do mu­cho los co­jo­nes, unos y otros va a cum­plir las le­yes». Le re­cuer­do que en el año 1934 la Guar­dia Ci­vil de­tu­vo a los Mos­sos y la or­den no era de Fran­co, sino de la Re­pú­bli­ca. «En­ton­ces –co­men­ta– eran unos cuan­tos. Ahora son 14.000».

Cuen­ta Jo­sep Pla que la di­fi­cul­tad ex­pre­si­va del se­ñor Ma­cià cho­có con la la­na del col­chón re­tó­ri­co y ju­rí­di­co de don Ni­ce­to y de es­te mo­do el Es­ta­do ga­nó. Ma­riano Ra­joy vuel­ve a con­fiar­lo to­do en col­chón re­tó­ri­co y ju­rí­di­co del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y los fis­ca­les. Ve­re­mos co­mo reac­cio­nan los in­de­pen­den­tis­tas. Qui­zás con­vier­tan la pla­za de Ca­ta­lu­ña en la Puer­ta del Sol del 15-M. Los pen­sa­mien­tos son imá­ge­nes y en sus ca­be­zas tie­nen más fuer­za las fo­to­gra­fías de la Dia­da que los tex­tos de los fis­ca­les. Las dis­po­si­cio­nes han si­do con­tun­den­tes y la desobe­dien­cia ten­drá, a la lar­ga, cos­tes al­tos. Sin em­bar­go hay que de­cir que no se ha he­cho nin­gu­na re­vo­lu­ción, ni nin­gu­na in­de­pen­den­cia sin sal­tar­se las le­yes. Si la in­su­rrec­ción fracasa, los cons­pi­ra­do­res que­dan a mer­ced de la au­to­ri­dad, por­que si se trin­ca a cual­quier ciu­da­dano por pi­sar el código, có­mo no se va a trin­car a los que han pi­sa­do la Ley de las le­yes.

Du­ran­te la pro­cla­ma­ción del Es­ta­do ca­ta­lán en el 34 –que du­ró 10 ho­ras– se clau­su­ró el Par­la­ment, se des­ti­tu­ye­ron los al­cal­des, los ca­be­ci­llas fue­ron con­du­ci­dos al bar­co Uruguay. To­do in­di­ca que los mos­sos se van a po­ner en po­si­ción de fir­mes y no van a dis­cu­tir la or­den de los je­fes. Se­gui­rán la tác­ti­ca de los guar­dias: nun­ca dis­cu­tas con un su­pe­rior, co­rres el ries­go de te­ner ra­zón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.