La tra­ma ci­vil gol­pis­ta

El Mundo - - OPINIÓN -

DEL ENEMI­GO, el con­se­jo. Pa­blo Igle­sias anun­ció ayer a su gru­po par­la­men­ta­rio –el cre­cien­te sub­gru­po par­la­men­ta­rio de sus exes im­pi­dió la ova­ción– que el PP pre­pa­ra un es­ta­do de ex­cep­ción. Se­ñal de que re­sul­ta ne­ce­sa­rio y se que­da cor­to. La Cons­ti­tu­ción ha­bi­li­ta el es­ta­do de si­tio, el de alar­ma y el de gue­rra, pe­ro la ci­cló­pea ig­no­ran­cia del ami­ga­cho de Ote­gi, pu­pi­lo de Rou­res, deu­do de Irán, si­ca­rio de Ma­du­ro y te­le­hor­mo­na­do por el PP de Ra­joy pa­ra fre­nar al PSOE, per­mi­te su­po­ner que Igle­sias tam­po­co sa­be lo que sig­ni­fi­ca «es­ta­do de ex­cep­ción». Le so­na­rá de al­gu­na ba­ta­lli­ta an­ti­fran­quis­ta que le con­tó su pa­dre –ex miem­bro de la ban­da te­rro­ris­ta FRAP, per­se­gui­dor de pe­rio­dis­tas co­mo él– y se ima­gi­na un pai­sa­je gris plo­mo. Tran­qui­lo. Yo pa­de­cí los del tar­do­fran­quis­mo y no ha­bía po­li­cías dis­pa­ran­do a los jó­ve­nes en las ace­ras, co­mo en su Ve­ne­zue­la.

El es­ta­do de ex­cep­ción, el de alar­ma, el de si­tio y el de gue­rra es­tán pre­vis­tos en to­dos los re­gí­me­nes cons­ti­tu­cio­na­les pa­ra de­fen­der­se de las agre­sio­nes gra­ves, in­te­rio­res y ex­te­rio­res. Co­mo él y su par­ti­do se de­cla­ran enemi­gos de la de­mo­cra­cia y de Es­pa­ña, Igle­sias te­me se­guir la suer­te de los gol­pis­tas ca­ta­la­nes. Oja­lá. De mo­men­to, me con­for­mo con que las te­le­vi­sio­nes que sir­ven al des­po­tis­mo co­mu­nis­ta y se­pa­ra­tis­ta, sean lla­ma­das a de­cla­rar ante el juez y pues­tas fue­ra de la Ley si si­guen for­man­do par­te de la tra­ma ci­vil del golpe, cla­ve de su éxi­to o de su de­rro­ta. Su­pon­go que si vie­ran en pe­li­gro el fo­rro­po­lio mo­di­fi­ca­rían la plan­ti­lla.

Igle­sias au­lló el 11 de sep­tiem­bre «Vis­ca Ca­ta­lu­ña lliu­re y so­be­ra­na!», ali­neán­do­se con los enemi­gos de la so­be­ra­nía na­cio­nal, del pue­blo es­pa­ñol co­mo su­je­to po­lí­ti­co y de la «pa­tria co­mún e in­di­vi­si­ble de to­dos los es­pa­ño­les» que pro­cla­ma in­ge­nua­men­te la Cons­ti­tu­ción. Cla­ro que es di­vi­si­ble y Po­de­mos es­tá con la tra­ma na­cio­nal-co­mu­nis­ta que bus­ca di­vi­dir­la. Pe­ro co­mo Igle­sias ata­có tam­bién ayer al Rey por de­fen­der la Cons­ti­tu­ción y en ju­nio di­jo que faltaba Cam­pe­chano en los 40 años de can­da­do cons­ti­tu­cio­nal, re­cor­de­mos el 23-F, mu­cho me­nos gra­ve que el golpe ac­tual. La jus­ti­cia per­si­guió a la tra­ma ci­vil del golpe: Gar­cía Ca­rrés se sen­tó en el ban­qui­llo con Te­je­ro, Ar­ma­da y Mi­lans; y aca­bó en la cár­cel. Aque­lla re­pre­sión fue más que un es­ta­do de ex­cep­ción pe­ro a la de­mo­cra­cia le sen­tó muy bien.

«Yo pa­de­cí el tar­do­fran­quis­mo y no ha­bía po­li­cías dis­pa­ran­do a los jó­ve­nes en las ace­ras co­mo en la Ve­ne­zue­la de Igle­sias»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.