Dul­ce y ca­ra Es­pa­ña

El Mundo - - DEPORTES - RAÚL DEL PO­ZO

La izquierda de la Gue­rra de­fen­dió Es­pa­ña y apo­yó los es­ta­tu­tos de au­to­no­mía.

La izquierda de la Tran­si­ción co­la­bo­ró en la Cons­ti­tu­ción, que di­se­ñó el Es­ta­do de las Au­to­no­mías más avan­za­do de Eu­ro­pa. La izquierda que de­fien­de una Se­gun­da Tran­si­ción, con la caí­da del «Ré­gi­men del 78», se ha he­cho un lío con la Es­pa­ña plu­ri­na­cio­nal.

Ayer, Pa­blo Igle­sias de­cía con acierto que de­fen­der Es­pa­ña re­quie­re apor­tar so­lu­cio­nes po­lí­ti­cas a pro­ble­mas his­tó­ri­cos. «La cár­cel y la re­pre­sión –tui­tea­ba– en­quis­ta­rán más el pro­ble­ma». Cree que un Rey más cer­ca del PP que de la ciu­da­da­nía ca­ta­la­na no au­gu­ra un fu­tu­ro fá­cil a la Mo­nar­quía. La izquierda cul­pa del co­lap­so ins­ti­tu­cio­nal a Ma­riano Ra­joy y as­pi­ra a con­ven­cer al PNV pa­ra que apo­ye una mo­ción de cen­su­ra con to­dos los na­cio­na­lis­tas, que so­lu­cio­ne el en­ca­je de Ca­ta­lu­ña. Pe­ro yo no ten­go cla­ro que echar a Ra­joy de la Mon­cloa y a Fe­li­pe VI de la Zar­zue­la arre­gle lo que no tie­ne arre­glo. A mu­chos es­pa­ño­les les ex­tra­ña ese com­pro­mi­so de la izquierda di­gi­tal con los na­cio­na­lis­tas des­lea­les, que en nues­tro en­torno sim­bo­li­zan la ex­tre­ma de­re­cha con­tra Eu­ro­pa. Esa to­le­ran­cia con la in­fi­de­li­dad es muy normal en la his­to­ria de Es­pa­ña. El pue­blo, que en la ma­yo­ría de los lan­ces tu­vo com­por­ta­mien­tos he­roi­cos en de­fen­sa de las li­ber­ta­des, ado­ró al rey Fe­lón y gri­tó «Vi­van las ca­de­nas». Dos si­glos an­tes, Lo­pe de Ve­ga ya ver­si­fi­có el pa­pel de ma­dras­tra de Es­pa­ña con los es­pa­ño­les lea­les y su to­le­ran­cia con los des­lea­les: «¡Ay, dul­ce y ca­ra Es­pa­ña,/ ma­dras­tra de tus hi­jos ver­da­de­ros,/ y con pie­dad ex­tra­ña/ pia­do­sa ma­dre y hués­ped de ex­tran­je­ros!».

No es de aho­ra esa ac­ti­tud a la con­tra de la pro­pia pa­tria con los ha­bi­tan­tes, es una de las ca­rac­te­rís­ti­cas del es­pa­ñol. Los his­to­ria­do­res y es­cri­to­res pin­tan una na­ción es­cin­di­da en dos mi­ta­des, ca­da una de ellas di­vi­di­da y sub­di­vi­di­da, co­mo se mul­ti­pli­can las imá­ge­nes en los jue­gos de es­pe­jos. Los tai­fas, los can­to­nes, los car­lis­tas, exal­ta­dos e in­tran­si­gen­tes se­pa­ra­tis­tas, han in­ten­ta­do des­ha­cer el Es­ta­do cuan­do era mo­nar­quía, cuan­do era re­pú­bli­ca, cuan­do man­da­ba la de­re­cha o cuan­do man­da­ba la izquierda.

Den­tro de unos días va­mos a com­pro­bar si los na­cio­na­lis­tas con­fir­man el fra­ca­so de Es­pa­ña y el fin de un Es­ta­do de­cré­pi­to o se so­fo­ca la úl­ti­ma re­be­lión. Has­ta aho­ra, el país se ha man­te­ni­do uni­do a pe­sar de tan­tas em­bes­ti­das. Tam­po­co de­be caer­se en la ten­ta­ción de tra­tar a los se­pa­ra­tis­tas co­mo a he­re­jes o fe­lo­nes, que es el ad­je­ti­vo que se ha apli­ca­do en Es­pa­ña mu­chas ve­ces a los re­bel­des y a los de­mó­cra­tas. Se de­no­mi­nó ca­fres a los in­de­pen­den­tis­tas de Cu­ba y hoy son hé­roes pa­ra la his­to­ria. Pe­ro tam­bién hay que re­cor­dar que An­te­nor, que ven­dió Tro­ya, «aca­bó to­can­do con la ca­be­za los pies co­mo un ar­co, don­de los cuer­pos se trans­pa­ren­tan co­mo pa­ja en vi­drio».

El pe­li­gro a par­tir de aho­ra es, tam­bién, que de ca­da hue­co de Es­pa­ña sal­ga Es­pa­ña. Los ciu­da­da­nos es­tán har­tos de que se tra­te a los es­pa­ño­les co­mo si fue­ran una mi­no­ría. Es el mo­men­to de de­fen­der una Cons­ti­tu­ción que am­pa­ra la uni­dad y la igual­dad, co­mo ha pro­cla­ma­do el Rey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.