«Hay que ser pru­den­tes, bus­can una reac­ción des­pro­por­cio­na­da»

Des­de su des­pa­cho en Ma­drid y su pi­so en Segovia, el fis­cal ge­ne­ral im­pul­sa la respuesta le­gal al desafío in­de­pen­den­tis­ta. Tras una se­ma­na de hi­per­ac­ti­vi­dad de la Fis­ca­lía, cree que el pro­ta­go­nis­mo co­rres­pon­de aho­ra a las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad y que es nec

El Mundo - - FRONT PAGE - JOA­QUÍN MANSO / MA­NUEL MARRACO

En ma­nos del fis­cal ge­ne­ral del Es­ta­do ra­di­ca la respuesta le­gal al desafío in­de­pen­den­tis­ta. Jo­sé Ma­nuel Ma­za pien­sa que tras una se­ma­na de hi­per­ac­ti­vi­dad aho­ra ha lle­ga­do el turno de la ac­tua­ción de las Fuer­zas y Cuer­pos de Se­gu­ri­dad pa­ra ga­ran­ti­zar que el re­fe­rén­dum ile­gal del 1-O no se pue­da ce­le­brar. Par­ti­da­rio de me­dir los pa­sos has­ta ese mo­men­to «más enér­gi­co», Ma­za abo­ga por re­pli­car con «pru­den­cia» por­que, sos­tie­ne, «es­tos se­ño­res bus­can una reac­ción del Es­ta­do des­pro­por­cio­na­da, que a ellos les ven­dría muy bien».

Pre­gun­ta.– Des­pués de va­rios días de gran ac­ti­vi­dad de la Fis­ca­lía fren­te al 1-O, no se im­pi­dió el gran mi­tin de ini­cio de cam­pa­ña. ¿Por qué? Respuesta.– La Fis­ca­lía ha ad­qui­ri­do en es­te asun­to un pro­ta­go­nis­mo que acep­ta­mos por­que es nues­tra obli­ga­ción, pe­ro es que mu­chos pien­san que la Fis­ca­lía es la gran so­lu­ción, que va­mos a ser co­mo Su­per­man y va­mos a im­pe­dir­lo to­do. La Fis­ca­lía tie­ne sus com­pe­ten­cias, que con­sis­ten en dar ins­truc­cio­nes a las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad pa­ra que uti­li­cen to­dos los me­dios po­si­bles pa­ra re­ca­bar los efec­tos de de­li­tos co­me­ti­dos e im­pe­dir que otros nue­vos se lle­ven a ca­bo. Lue­go les co­rres­pon­de a ellas en ca­da su­pues­to ges­tio­nar­lo co­mo me­jor pue­dan o se­pan. En un ac­to mul­ti­tu­di­na­rio no­so­tros no te­ne­mos pre­pa­ra­ción pa­ra de­ci­dir cómo ac­tuar. Son ellas las que tie­nen que de­ci­dir­lo. Sus ra­zo­nes ten­drán. En es­tos mo­men­tos es im­por­tan­te ser pro­por­cio­nal y no lle­var a ca­bo ac­tua­cio­nes en las que sea peor el re­me­dio que la en­fer­me­dad.

P.– Es de­cir, que aho­ra es­ta­mos en el te­rreno de que las Fuer­zas de Se­gu­ri­dad asu­man su co­me­ti­do.

R.– La es­tra­te­gia de man­te­ni­mien­to del or­den pú­bli­co co­rres­pon­de a la po­li­cía gu­ber­na­ti­va. La Fis­ca­lía apo­ya, es­ta­mos obli­ga­dos a reac­cio­nar an­te la co­mi­sión de de­li­tos y he­mos va­lo­ra­do que el ac­to de Ta­rra­go­na pue­de ser un de­li­to muy gra­ve de mal­ver­sa­ción.

P.– Pe­ro ese ar­gu­men­to, el del pe­li­gro de or­den pú­bli­co, se va a po­der apli­car a ca­si cual­quier con­cen­tra­ción o al pro­pio 1-O.

R.– Es dis­tin­to. Mien­tras que es­to son reunio­nes que es­tán en el mar­co de un com­por­ta­mien­to ile­gal con­ti­nua­do, pe­ro que no con­tri­bu­yen di­rec­ta­men­te a la or­ga­ni­za­ción del re­fe­rén­dum, el 1-O ya se­ría un ac­to eje­cu­ti­vo nu­clear y ahí ya se va a ac­tuar con más ener­gía. Lle­ga­do ese mo­men­to –que cree­mos que po­de­mos evi­tar–, el im­pe­di­men­to ten­drá que ser más enér­gi­co.

P.– Los ciu­da­da­nos ob­ser­van cómo di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos que han co­me­ti­do un de­li­to se man­tie­nen en la reite­ra­ción de­lic­ti­va. ¿El Es­ta­do de De­re­cho no pue­de im­pe­dir­lo?

R.– No só­lo hay que de­ci­dir si se im­pi­de o no, sino cómo se im­pi­de, si se ac­túa con la pru­den­cia y la pro­por­cio­na­li­dad ne­ce­sa­ria. Y eso no nos co­rres­pon­de. Los fis­ca­les lo que ha­ce­mos es, una vez que se pro­du­ce el he­cho delictivo, apli­car la ley y bus­car res­pon­sa­bles. La Fis­ca­lía tie­ne que dar la voz de aler­ta. Es­tos se­ño­res bus­can una reac­ción del Es­ta­do des­pro­por­cio­na­da, que a ellos les ven­dría muy bien. Son conscientes de que es­ta si­tua­ción que es­tán pro­vo­can­do, al fi­nal de los fi­na­les, an­tes y des­pués del 1 de oc­tu­bre, no tie­ne sa­li­da, y a ellos les gus­ta­ría que el Es­ta­do to­ma­se una reac­ción des­pro­por­cio­na­da, y hay que ac­tuar con pru­den­cia.

P.– La mal­ver­sa­ción con­lle­va cár­cel y, por tan­to, po­si­bles me­di­das cau­te­la­res de pri­sión.

R.– Se po­dría pe­dir, le­gal­men­te se­ría po­si­ble, pe­ro pri­me­ro hay que ver el re­sul­ta­do de las di­li­gen­cias de in­ves­ti­ga­ción. Des­pués ve­ría­mos si se dan los re­qui­si­tos. El pri­me­ro, de que el de­li­to con­lle­ve pri­sión, ya se da, pe­ro hay otros re­qui­si­tos, co­mo im­pe­dir la reite­ra­ción de­lic­ti­va. Si lle­ga­do el mo­men­to ve­mos que es ne­ce­sa­rio y con­ve­nien­te, lo ha­ría­mos. En es­te mo­men­to, lo que pri­ma es la ener­gía y la fir­me­za en la de­fen­sa de la ley, pe­ro tam­bién la pru­den­cia. No­so­tros ac­tua­re­mos es­ca­lo­na­da y gra­dual­men­te.

P.– Por ser con­cre­tos, ¿se con­tem­pla el arres­to del pre­si­den­te Puig­de­mont si per­sis­te en la reite­ra­ción de­lic­ti­va?

R.– Se po­dría con­si­de­rar, por­que el ob­je­ti­vo prin­ci­pal es im­pe­dir que se ce­le­bre el re­fe­rén­dum. ¿Cómo lo ha­ce­mos? Hay va­rias co­sas a con­si­de­rar, pe­ro el te­ma de pe­dir pri­sio­nes yo no lo ex­clu­yo en ab­so­lu­to. Tam­po­co di­go que se va­ya a ha­cer an­tes del 1 de oc­tu­bre. Po­dría dar­se la hi­pó­te­sis lle­ga­do el mo­men­to. Que sea más ra­zo­na­ble ha­cer­lo aho­ra o des­pués, den­tro de una es­tra­te­gia ge­ne­ral que es im­pe­dir el re­fe­rén­dum, ha­bría que ver­lo. A lo me­jor hay al­gu­nas me­di­das que no son im­pres­cin­di­bles aho­ra y que son más ne­ga­ti­vas que po­si­ti­vas.

P.– Es­tá in­tro­du­cien­do un cri­te­rio de cos­te de opor­tu­ni­dad.

R.– Una es­tra­te­gia, una es­tra­te­gia ge­ne­ral que con­sis­te en no co­me­ter nin­gún error por las pro­vo­ca­cio­nes que po­da­mos su­frir y cen­trán­do­nos en los ob­je­ti­vos prin­ci­pa­les, que son que se man­ten­gan el or­den pú­bli­co, la paz y la tran­qui­li­dad, y que no se ce­le­bre un ac­to ile­gal. Si se lle­ga a ce­le­brar, ha­bla­ría­mos de otras co­sas. De en­tra­da, de la pre­sen­ta­ción de nue­vas que­re­llas, de la po­si­bi­li­dad de pe­dir me­di­das cau­te­la­res y de la ce­le­bra­ción de jui­cios y la im­po­si­ción de con­de­nas.

P.– ¿Es po­si­ble sus­pen­der al Go­vern den­tro de la vía pe­nal?

R.– No po­de­mos. Lo he­mos es­tu­dia­do, pe­ro el cri­te­rio de la Se­cre­ta­ría Téc­ni­ca es que no ca­be en nues­tro or­de­na­mien­to pe­dir la sus­pen­sión de un car­go pú­bli­co.

P.– ¿El Es­ta­do de De­re­cho, por res­tric­cio­nes co­mo és­ta o co­mo al­gu­na otra, co­mo la pe­na que exis­te pa­ra el de­li­to de desobe­dien­cia, ofre­ce ar­mas su­fi­cien­tes pa­ra en­fren­tar­se a una in­su­rrec­ción?

R.– Efec­ti­va­men­te, el De­re­cho Pe­nal tie­ne ar­mas. El asun­to es cómo ges­tio­nar esas soluciones des­de el pun­to de vis­to pre­ven­ti­vo. Ahí hay que ha­cer un gran es­fuer­zo. A los ciu­da­da­nos les trans­mi­ti­ría que es­tén tran­qui­los, que es­pe­ren y que se va a im­pe­dir el re­fe­rén­dum. Y to­dos los ac­tos de pre­pa­ra­ti­vos re­ci­bi­rán su respuesta en los tri­bu­na­les. El 1 de oc­tu­bre es en lo que te­ne­mos que es­tar, en que ese re­fe­rén­dum no se ce­le­bre. Hay que pon­de­rar si otras de­ci­sio­nes be­ne­fi­cian ese ob­je­ti­vo o si dis­traen e in­tro­du­cen al­te­ra­cio­nes que lo ha­cen peor.

P.– ¿Tie­nen pre­vis­to que se to­me de­cla­ra­ción al Go­vern en los pró­xi­mos días? ¿Van a ins­tar un pla­zo?

R.– Te­ne­mos que es­tar a lo que es­ta­blez­ca el juez de ins­truc­ción. No nos he­mos plan­tea­do di­ri­gir un es­cri­to pi­dien­do prisa, no nos de­be­mos ob­se­sio­nar con ac­tuar con ra­pi­dez, sí con ener­gía y con fir­me­za. En el ca­so de los al­cal­des, sí son di­li­gen­cias de la Fis­ca­lía. Co­mo han rea­li­za­do un ac­to que es ile­gal ya, al ha­ber fir­ma­do un de­cre­to po­nien­do a dis­po­si­ción lo­ca­les pa­ra el re­fe­rén­dum, los lla­ma­mos rá­pi­da­men­te a de­cla­rar tam­bién pa­ra im­pe­dir que con­su­men ese pro­pó­si­to.

P.– Hay más de 700 al­cal­des in­ves­ti­ga­dos. ¿Han va­lo­ra­do el cos­te so­cial de su even­tual in­ha­bi­li­ta­ción?

R.– No po­de­mos ha­cer esas va­lo­ra­cio­nes so­cia­les. Yo me en­cuen­tro con un po­si­ble de­li­to, al fir­mar ese de­cre­to, y veo que no lo ha he­cho uno, sino 700. No po­de­mos ha­cer ex­cep­cio­nes, po­de­mos es­ta­ble­cer cri­te­rios en cuan­to a la ce­le­ri­dad, pro­cu­rar em­pe­zar con los de ma­yor po­bla­ción, que son ac­tua­cio­nes más gra­ves, pe­ro más allá de ahí yo no pue­do ha­cer dis­tin­gos por­que rom­pe­ría el prin­ci­pio de igual­dad. Si afec­ta a mu­chas per­so­nas, pues yo

lo sien­to. Se di­ce que son al­cal­des ele­gi­dos por el pue­blo. Por fa­vor, na­die tie­ne pri­vi­le­gios de esa cla­se. Me veo obli­ga­do por la ley.

P.– Us­ted en su pri­me­ra com­pa­re­cen­cia pú­bli­ca so­bre el 1-O ha­bló de desobe­dien­cia, pre­va­ri­ca­ción y mal­ver­sa­ción, y di­jo «al me­nos». ¿Qué otros de­li­tos te­nía en men­te?

R.– Hay de­li­tos más gra­ves si se da el sal­to ya a la vio­len­cia. Po­dría es­tar­se ha­blan­do de de­li­tos de se­di­ción. Eso es­tá en bo­ca de to­dos y es un ti­po pe­nal que has­ta aho­ra es dis­cu­ti­ble, pe­ro por des­gra­cia es­tá en el po­si­ble ho­ri­zon­te si, co­mo di­ce el Có­di­go Pe­nal, se pro­du­ce vio­len­cia o una ac­tua­ción tu­mul­tua­ria. Si ve­mos en un mo­men­to de­ter­mi­na­do que se es­tá co­me­tien­do, no ten­dre­mos du­da nin­gu­na. En ese ca­so, cree­mos que el tri­bu­nal com­pe­ten­te se­ría la Au­dien­cia Na­cio­nal.

P.– La al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na di­jo que va a per­mi­tir que se vo­te. Us­ted cur­só una ins­truc­ción a la Guar­dia Ur­ba­na pa­ra im­pe­dir el 1-O. Si no la cum­ple por or­den de la al­cal­de­sa, ¿es­ta­ría­mos an­te un po­si­ble de­li­to?

R.– Sí, es­ta­ría­mos an­te un po­si­ble de­li­to, sin lu­gar a du­das. Pe­ro una co­sa es que ella di­ga que lo va a per­mi­tir. Ha­brá que ver si lo per­mi­te o si los ac­tos que rea­li­za son nu­clea­res o esen­cia­les. Hay dis­tin­tos gra­dos de par­ti­ci­pa­ción en el de­li­to, es­tán los au­to­res, los coope­ra­do­res ne­ce­sa­rios, los cóm­pli­ces y lue­go es­tán los que só­lo aplau­den. No sa­be­mos aún qué va a ha­cer esa se­ño­ra. Pue­de de­cir que sí que lo va a per­mi­tir y lue­go al fi­nal no ha­cer na­da.

P.– ¿Tie­nen la con­fir­ma­ción de que la pro­ce­den­cia del di­ne­ro pa­ra el re­fe­rén­dum es pú­bli­ca o de al­gu­na en­ti­dad pri­va­da?

R.– Ima­gi­na­mos que es di­ne­ro pú­bli­co, bien por­que sea di­ne­ro de ti­tu­la­ri­dad de la ad­mi­nis­tra­ción o por­que sea di­ne­ro de al­gu­na or­ga­ni­za­ción, fun­da­ción o aso­cia­ción que re­ci­be sub­ven­cio­nes, en cu­yo ca­so eso se con­si­de­ra a efec­tos pe­na­les tam­bién di­ne­ro pú­bli­co. Si lue­go se de­mues­tra que han si­do unas per­so­nas pri­va­das de su pro­pio pe­cu­lio, ten­drán res­pon­sa­bi­li­dad por su­pues­to pe­ro no se­ría mal­ver­sa­ción, sino una coope­ra­ción ne­ce­sa­ria en una desobe­dien­cia.

P.– Los in­de­pen­den­tis­tas ale­gan que el de­re­cho in­ter­na­cio­nal per­mi­te el re­fe­rén­dum.

R.– Hay mu­chas per­so­nas en Ca­ta­lu­ña que pa­ra mí es­tán en­ga­ña­das. Es ro­tun­da­men­te fal­so. El otro día al­guno de los res­pon­sa­bles ca­ta­la­nes com­pa­ra­ban su ca­so con el de Li­tua­nia en en­tre­gue­rras. Yo sin­ce­ra­men­te ten­go que de­cir que es in­mo­ral com­pa­rar esos su­fri­mien­tos por re­pre­sión y de tor­tu­ras con la si­tua­ción de Ca­ta­lu­ña. De­cir que es lo mis­mo y que tie­ne la mis­ma jus­ti­fi­ca­ción pa­ra pe­dir su in­de­pen­den­cia me pa­re­ce una fla­gran­te men­ti­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.