De la ‘ope­ra­ción Diá­lo­go’ a la ba­ta­lla fi­nal

Por se­gun­da vez, Mon­cloa ha fra­ca­sa­do en su in­ten­to de es­ta­ble­cer una lí­nea se­cre­ta con el in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán pa­ra re­con­du­cir el con­flic­to. Mas trai­cio­nó a Ra­joy en vís­pe­ras del 9-N y aho­ra Jun­que­ras ha en­ga­ña­do a San­ta­ma­ría

El Mundo - - ESPAÑA - LU­CÍA MÉN­DEZ

«Es in­ge­nuo pen­sar que a Jun­que­ras le in­tere­sa al­go más que la in­de­pen­den­cia» El PP ava­la la ope­ra­ción: «Se tra­ta­ba de en­viar un men­sa­je po­ten­te a la so­cie­dad ci­vil» «Si al fi­nal hay que to­mar me­di­das du­ras, era ne­ce­sa­rio car­gar­se de ra­zo­nes», di­cen Un am­plio sec­tor del PP apo­ya abrir un cau­ce de diá­lo­go con Ca­ta­lu­ña a par­tir del 2 de oc­tu­bre

Al mar­gen de los Pre­su­pues­tos, el úni­co pro­yec­to po­lí­ti­co cla­ro y con­cre­to anun­cia­do por Ma­riano

Ra­joy tras su se­gun­da to­ma de po­se­sión co­mo pre­si­den­te del Go­bierno fue la lla­ma­da ope­ra­ción

Diá­lo­go, cu­yo ob­je­ti­vo era bajar la fiebre in­de­pen­den­tis­ta en Ca­ta­lu­ña. Ra­joy de­sig­nó a So­ra­ya Sáenz

de San­ta­ma­ría co­mo vi­ce­pre­si­den­ta pa­ra el asun­to ca­ta­lán, con el en­car­go de es­ta­ble­cer una «lí­nea ca­lien­te» con las au­to­ri­da­des y la so­cie­dad ci­vil de Ca­ta­lu­ña. Sáenz de San­ta­ma­ría se pu­so un des­pa­cho en la De­le­ga­ción del Go­bierno en Bar­ce­lo­na y nom­bró de­le­ga­do del Go­bierno a un hom­bre de su con­fian­za, En­ric Mi­llo. Pre­si­den­te y vi­ce­pre­si­den­ta cre­ye­ron que con un plan de in­ver­sio­nes, ta­lan­te, bue­nas pa­la­bras y la mano ten­di­da de for­ma per­ma­nen­te, el desafío in­de­pen­den­tis­ta al Es­ta­do no lle­ga­ría a ma­yo­res. En mar­zo de es­te año, Ra­joy anun­ció un plan de in­ver­sio­nes en Ca­ta­lu­ña de 4.200 mi­llo­nes de eu­ros en un ac­to en Bar­ce­lo­na.

Apar­te de esa llu­via de mi­llo­nes, la es­tra­te­gia di­se­ña­da por Ra­joy y eje­cu­ta­da por su vi­ce­pre­si­den­ta te­nía otra vi­ga maes­tra: es­ta­ble­cer una in­ter­lo­cu­ción pri­vi­le­gia­da con el nú­me­ro dos del Go­bierno ca­ta­lán, Oriol Jun­que­ras, res­pon­sa­ble de las cuen­tas pú­bli­cas y, por tan­to, ne­ce­si­ta­do de cré­di­to y li­qui­dez. No es un se­cre­to la ma­la re­la­ción en­tre el pre­si­den­te Puig­de­mont y el vi­ce­pre­si­den­te Jun­que­ras. El Eje­cu­ti­vo del PP in­ten­tó abrir una cu­ña y sem­brar ci­za­ña en los par­ti­dos in­de­pen­den­tis­tas. El lí­der de ERC, sos­te­nía el Go­bierno, es­tá más in­tere­sa­do en ser pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat –pa­ra lo que ne­ce­si­ta unas nue­vas elecciones– que en la con­vo­ca­to­ria de un re­fe­rén­dum se­ce­sio­nis­ta. Por tan­to, a la ho­ra de la ver­dad, Jun­que­ras se ba­ja­rá del ca­rro de fue­go de la con­sul­ta de au­to­de­ter­mi­na­ción y for­za­rá los co­mi­cios. La cre­di­bi­li­dad de es­te pro­nós­ti­co que sa­lía de La Mon­cloa des­can­sa­ba en un he­cho cier­to y fo­to­gra­fia­do: la bue­na sin­to­nía de So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría con Oriol Jun­que­ras. Am­bos ha­bla­ban muy a me­nu­do y mos­tra­ban gran em­pa­tía en pú­bli­co. El es­pe­jis­mo du­ró has­ta ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co tiem­po. El Go­bierno creía que Jun­que­ras no fir­ma­ría na­da que tu­vie­ra re­la­ción con el re­fe­rén­dum por mie­do a ser in­ha­bi­li­ta­do, cuan­do te­nía en su mano con­ver­tir­se en pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, ya que ERC en­ca­be­za los son­deos de in­ten­ción de vo­to.

Los cálcu­los de Mon­cloa fa­lla­ron y aho­ra es­ta­mos en vís­pe­ras de la ba­ta­lla fi­nal del Es­ta­do –con to­das sus ba­te­rías- pa­ra evi­tar el re­fe­rén­dum del 1-O.

«Es­tá cla­ro que era una ope­ra­ción de car­tón pie­dra y que Jun­que­ras en­ga­ñó al Go­bierno, o tal vez el Go­bierno qui­so de­jar­se en­ga­ñar, co­mo si la co­rrien­te in­de­pen­den­tis­ta fue­ra co­sa de uno o dos po­lí­ti­cos, y no de mi­llo­nes de ca­ta­la­nes. Si Jun­que­ras hu­bie­ra in­ten­ta­do ba­jar­se del ca­rro, se lo hu­bie­ran co­mi­do con pa­ta­tas», ase­gu­ran fuen­tes del PDeCat.

Go­bierno y PP, sin em­bar­go, tie­nen otra vi­sión. «Sa­bía­mos que las po­si­bi­li­da­des de que el in­de­pen­den­tis­mo desis­tie­ra de su desafío eran li­mi­ta­das. El ob­je­ti­vo de la

ope­ra­ción Diá­lo­go era otro. Se tra­ta­ba de en­viar un men­sa­je po­ten­te a esa so­cie­dad ci­vil ca­ta­la­na que se sien­te mo­les­ta e in­có­mo­da por la de­ri­va ra­di­cal de sus go­ber­nan­tes. Y ese ob­je­ti­vo cree­mos que se ha con­se­gui­do. La ma­yo­ría del em­pre­sa­ria­do ca­ta­lán es­tá en con­tra de la con­sul­ta in­de­pen­den­tis­ta y así lo ha ex­pre­sa­do pú­bli­ca­men­te·, ase­gu­ran fuen­tes del Go­bierno. Ade­más, aña­den, «si al fi­nal el pul­so iba a de­ri­var en me­di­das drás­ti­cas y coer­ci­ti­vas co­mo las que es­ta­mos to­man­do, era ne­ce­sa­rio car­gar­se de ra­zo­nes pa­ra jus­ti­fi­car­las. Hi­ci­mos lo que pu­di­mos pa­ra evi­tar el cho­que, lo in­ten­ta­mos, pe­ro no nos de­ja­ron otro ca­mino». Hay una am­plia co­rrien­te de opi­nión en el PP fa­vo­ra­ble a abrir un cau­ce de diá­lo­go po­lí­ti­co so­bre Ca­ta­lu­ña el 2 de oc­tu­bre. Y ese se­rá el mo­men­to, ex­pli­can, de poner en prác­ti­ca el «guión que se ha cons­trui­do con la ope­ra­ción Diá­lo­go».

No se ocul­ta una cier­ta sen­sa­ción de en­ga­ño. Oriol Jun­que­ras mos­tró su ca­ra más ama­ble en los con­tac­tos con Sáenz de San­ta­ma­ría. «Cual­quie­ra que le co­noz­ca sa­be que a Jun­que­ras no le in­tere­sa otra co­sa en el mun­do que no sea la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, es un po­lí­ti­co de una so­la cau­sa. Era una in­ge­nui­dad pen­sar otra co­sa», ase­gu­ran fuen­tes na­cio­na­lis­tas.

No es la pri­me­ra vez que Ra­joy se lle­va un chas­co a pro­pó­si­to de una ope­ra­ción Diá­lo­go pa­ra en­cau­zar la re­be­lión in­de­pen­den­tis­ta en Ca­ta­lu­ña. Le su­ce­dió ya en vís­pe­ras de la con­sul­ta del 9-N de 2014. Ra­joy dio luz ver­de a una «lí­nea ca­lien­te» y se­cre­ta en­tre Go­bierno, PSOE y el Pac­to Na­cio­nal por el De­re­cho a De­ci­dir pa­ra desatas­car el con­flic­to. El de­mo­cris­tiano Joan Ri­gol, pre­si­den­te del ci­ta­do pac­to, Pe­dro Arrio­la – en re­pre­sen­ta­ción del pre­si­den­te del Go­bierno– y Jo­sé En­ri­que Se­rrano, en­via­do de la di­rec­ción so­cia­lis­ta, man­tu­vie­ron una ne­go­cia­ción se­cre­ta que fue des­ve­la­da el día de re­fle­xión del 9-N por El Pe­rió­di­co. PP y PSOE se sin­tie­ron trai­cio­na­dos por sus in­ter­lo­cu­to­res de­mo­cris­tia­nos ca­ta­la­nes. Y Ra­joy, bur­la­do por Ar­tur Mas, que pro­ta­go­ni­zó la con­sul­ta en pri­me­ra per­so­na, a pe­sar de que las fuen­tes que in­for­ma­ban a La Mon­cloa sos­te­nían lo con­tra­rio.

JOR­GE ARÉVALO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.