ERC: El ave fé­nix del ‘pro­cés’

La an­ti­gua CiU fue ca­si im­ba­ti­ble mien­tras que Es­que­rra ape­nas era na­da. Pe­ro to­do cam­bió cuan­do los pro­pios con­ver­gen­tes de­ci­die­ron sui­ci­dar­se a lo bon­zo. El nue­vo es­ce­na­rio del ‘pro­cés’, que con­tra­po­ne in­de­pen­den­tis­mo fren­te a cons­ti­tu­cio­na­lis­mo, ha dad

El Mundo - - ESPAÑA - POR JO­SÉ GAR­CÍA DO­MÍN­GUEZ ILUS­TRA­CIÓN CARLOS RODRÍGUEZ CA­SA­DO

Aun­que ape­nas ha­bía cum­pli­do los 12 años de edad, ya era un cre­yen­te con­ven­ci­do, un ver­da­de­ro cre­yen­te con­ven­ci­do. Así que de­ci­dió ha­cer una en­cues­ta per­so­nal a fin de ave­ri­guar cuán­tos más co­mo él ha­bría en el pue­blo. Ar­ma­do con una li­bre­ta y un bo­lí­gra­fo, aquel niño tan pre­coz­men­te po­seí­do por la fe del car­bo­ne­ro in­de­pen­den­tis­ta co­men­zó pues una pe­re­gri­na­ción, puer­ta a puer­ta, por los blo­ques de vi­vien­das de su ba­rrio. To­dos los ve­ci­nos fue­ron so­me­ti­dos a las pre­gun­tas del bi­so­ño en­tre­vis­ta­dor, que só­lo se mos­tra­ba in­tere­sa­do en una úni­ca cues­tión, a sa­ber, la de si aque­llos adul­tos con los que con­vi­vía en el pe­que­ño mu­ni­ci­pio de Sant Vi­ce­nç dels Horts se­rían o no par­ti­da­rios de que Ca­ta­lu­ña se se­pa­ra­ra de Es­pa­ña.

Co­rrían los pri­me­ros años de la dé­ca­da de los 80. Y el in­fan­te en cues­tión res­pon­día por el nom­bre de Oriol Jun­que­ras. Un niño afor­tu­na­do, aquel Oriol. Su pa­dre, ca­te­drá­ti­co de ins­ti­tu­to con mu­chos lus­tros de do­cen­cia a sus es­pal­das, de­ci­dió li­brar­lo de la edu­ca­ción mo­no­lin­güe en ca­ta­lán, una prác­ti­ca que co­men­za­ba a es­tar bas­tan­te ex­ten­di­da por en­ton­ces. Y así fue co­mo el pre­ma­tu­ro Jun­que­ras, alumno del Ins­ti­tu­to Ita­liano de Bar­ce­lo­na du­ran­te to­da su eta­pa de Edu­ca­ción Pri­ma­ria y Se­cun­da­ria, ade­más de un pro­fun­do co­no­ci­mien­to de la len­gua de Dan­te, el idio­ma vehi­cu­lar de ese cen­tro, ad­qui­rió tam­bién una pe­ri­cia no­ta­ble en el ma­ne­jo del cas­te­llano, el in­glés y el ca­ta­lán ma­terno.

Aque­lla rica ex­pe­rien­cia plu­ri­lin­güe en la es­cue­la, sin du­da, re­sul­tó de su ín­ti­mo agra­do. De ahí que, tan­tos años des­pués, el hoy pa­dre de fa­mi­lia Oriol Jun­que­ras ha­ya ele­gi­do pa­ra su pro­pia descendencia idén­ti­co mo­de­lo edu­ca­ti­vo, el de ese Ins­ti­tu­to Ita­liano que, da­da su con­di­ción de cen­tro ex­tran­je­ro, no so­me­te a su alum­na­do a los ri­go­res de la in­mer­sión obli­ga­to­ria om­ni­pre­sen­te en el res­to de la red de ins­truc­ción es­co­lar ca­ta­la­na.

Per­so­na más bien in­cli­na­da al mun­do de las letras, el ac­tual con­se­je­ro de Eco­no­mía de la Ge­ne­ra­li­tat no pu­do des­pués con la li­cen­cia­tu­ra en Eco­nó­mi­cas, es­tu­dios que tu­vo que aban­do­nar tras cua­tro años cho­can­do con el mu­ro de las ma­te­má­ti­cas, tan ubi­cuas en esa dis­ci­pli­na. Los más ac­ce­si­bles con­te­ni­dos de la de His­to­ria le ser­vi­rían pa­ra reorien­tar su fu­tu­ra ca­rre­ra la­bo­ral co­mo guio­nis­ta de es­pa­cios de en­tre­te­ni­mien­to en TV3, su prin­ci­pal fuen­te de ren­tas an­tes de de­di­car­se de mo­do pro­fe­sio­nal a la po­lí­ti­ca. Tam­bién oca­sio­nal co­la­bo­ra­dor ex­terno en nó­mi­na de Me­dia­pro, la pro­duc­to­ra au­dio­vi­sual de Jau­me Rou­res, in­clu­so lle­gó a pres­tar sus ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les en al­gún pro­gra­ma de fút­bol de la ra­dio pú­bli­ca ca­ta­la­na.

Jun­que­ras, que era hom­bre lla­ma­do a las más al­tas em­pre­sas, to­da­vía tu­vo tiem­po an­tes de ac­ce­der a la Pre­si­den­cia de ERC de pu­bli­car en el dia­rio Avui un se­su­do ar­tícu­lo glo­san­do las di­fe­ren­cias que, se­gún él pa­re­ce sa­ber, dis­tin­guen la es­truc­tu­ra del ADN pro­pio de los ca­ta­la­nes de las for­mas de las hé­li­ces del áci­do des­oxi­rri­bo­nu­clei­co ca­rac­te­rís­ti­cas de los ho­mo sa­piens oriun­dos del res­to de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca. Aun­que lo más sig­ni­fi­ca­ti­vo del es­cri­to pa­ra cual­quier ob­ser­va­dor fa­mi­lia­ri­za­do con las obras de Sig­mund Freud fue el tí­tu­lo ele­gi­do por el au­tor pa­ra en­ca­be­zar­lo: «Bon vent…». En ca­ta­lán, bon vent es el ini­cio de una fra­se he­cha que se com­ple­ta con el aña­di­do i bar­ca no­va. Buen vien­to y bar­ca nue­va, en cas­te­llano.

Se tra­ta de una vie­ja ex­pre­sión xe­nó­fo­ba usa­da pa­ra in­vi­tar a que se mar­chen del te­rri­to­rio ca­ta­lán los fo­ras­te­ros cu­ya pre­sen­cia allí no re­sul­te del agra­do de los na­ti­vos. Na­da nue­vo ba­jo el sol, por lo de­más. Uno de sus an­te­ce­so­res en la Pre­si­den­cia de Es­que­rra, He­ri­bert Ba­rre­ra, de­pu­so en su día, y sin in­mu­tar­se, que «los ne­gros tie­nen un coe­fi­cien­te in­te­lec­tual in­fe­rior a los blan­cos». Al tiem­po, ver­ba­li­zó tam­bién una idea muy en bo­ga en­tre sus epí­go­nos ac­tua­les. Di­jo so­lem­ne Ba­rre­ra que «an­tes hay que sal­var a Ca­ta­lu­ña que a la de­mo­cra­cia».

A pro­pó­si­to del ma­gis­te­rio de su pre­de­ce­sor, Jun­que­ras es­cri­bi­ría el 18 de septiembre de 2012 el si­guien­te pa­ne­gí­ri­co en el di­gi­tal Vi­la­web: «Hoy, su tes­ti­mo­nio y su de­ter­mi­na­ción en un mo­men­to cru­cial de la his­to­ria de­be­ría ser­vir de fa­ro y de ejem­plo a se­guir pa­ra sa­car ade­lan­te un sue­ño an­ti­guo, la ple­ni­tud na­cio­nal». Fa­ro y ejem­plo. Eso pien­sa el hom­bre que si de aquí al pró­xi­mo 1 de oc­tu­bre con­si­gue obrar el pro­di­gio de que su fir­ma des­apa­rez­ca del Dia­rio Ofi­cial de la Ge­ne­ra­li­tat, con to­da pro­ba­bi­li­dad, se­rá el pró­xi­mo pre­si­den­te de Ca­ta­lu­ña.

Pe­ro la irre­sis­ti­ble as­cen­sión del de­vo­to en­cues­ta­dor Jun­que­ras, mu­cho más que por sus pro­pias ca­pa­ci­da­des, se ex­pli­ca por la ma­ni­fies­ta des­leal­tad de la co­rrien­te an­tes cen­tral del ca­ta­la­nis­mo po­lí­ti­co, esa pre­ten­di­da­men­te mo­de­ra­da que du­ran­te dé­ca­das ca­na­li­zó su pro­yec­to po­lí­ti­co a tra­vés de CDC, ha­cia Es­pa­ña. A fin de cuen­tas, más allá de ad­mi­nis­trar la nos­tal­gia his­tó­ri­ca por aquel pa­sa­do de vie­jas fo­to­gra­fías en se­pia de Macià y Com­panys, la Es­que­rra nun­ca de­jó de ocu­par un pa­pel se­cun­da­rio en la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na has­ta el ins­tan­te mis­mo en que Ar­tur Mas se sa­có de la man­ga el pro­cés.

Con­ver­gèn­cia, que des­de el pri­mer día que ocu­pó la Pla­za de San Jai­me co­men­zó una pa­cien­te la­bor de ter­mi­ta pa­ra ir co­rro­yen­do el víncu­lo sen­ti­men­tal en­tre los ca­ta­la­nes y el res­to de los es­pa­ño­les, su­po im­po­ner un mar­co per­ma­nen­te de con­fron­ta­ción que ori­lla­ba el plano ideo­ló­gi­co, ese que en to­das par­tes en­fren­ta a iz­quier­da y de­re­cha. Así, mien­tras las coor­de­na­das de la dispu­ta fue­ron las de­fi­ni­das por el eje ca­ta­la­nis­mo fren­te a es­pa­ño­lis­mo, CiU po­día ob­te­ner 1.300.000 su­fra­gios sin ex­ce­si­va di­fi­cul­tad, y ello gra­cias a que mul­ti­tud de vo­tan­tes con­ser­va­do­res, si bien no par­ti­cu­lar­men­te na­cio­na­lis­tas, los apo­ya­ban por nor­ma fren­te a las iz­quier­das.

Mien­tras du­ró ese am­bi­guo sis­te­ma de coor­de­na­das, CiU fue ca­si im­ba­ti­ble. Y Es­que­rra, por su parte, no fue ca­si na­da. Pe­ro to­do cam­bió de re­pen­te cuan­do los pro­pios con­ver­gen­tes de­ci­die­ron sui­ci­dar­se a lo bon­zo. El nue­vo es­ce­na­rio crea­do por el

pro­cés, ese que con­tra­po­ne in­de­pen­den­tis­mo y cons­ti­tu­cio­na­lis­mo, es lo que ha da­do alas a la Es­que­rra. Re­cuér­de­se que en 2010, tras la ex­pe­rien­cia frus­tran­te de los dos tri­par­ti­tos, es­té­ril pe­rio­do de rui­do y fu­ria que se sus­tan­ció en una pér­di­da inane de tiem­po, ca­ye­ron de 21 a 10 dipu­tados.

En aquel pre­ci­so ins­tan­te, Es­que­rra era lo mis­mo que hoy las CUP, una atra­bi­lia­ria no­ta a pie de pá­gi­na en el guión de la po­lí­ti­ca ca­ta­la­na. Ape­nas eso. Y en­ton­ces lle­gó el pro­cés. Al sú­bi­to mo­do, vuel­ven a ob­te­ner 20 es­ca­ños en 2012. La ra­zón de tan­to vai­vén hay que bus­car­la en el errá­ti­co pro­ce­der pen­du­lar de una gran bol­sa de elec­to­res a los que po­dría­mos lla­mar el in­de­pen­den­tis­mo vo­lá­til. Son los que aho­ra van y vie­nen de Es­que­rra a CDC y de CDC a Es­que­rra, to­do en fun­ción de cuál de los dos par­ti­dos se mues­tre más fir­me en ca­da mo­men­to con el com­pro­mi­so se­ce­sio­nis­ta. Por eso los apren­di­ces de bru­jo del PDeCAT ya no pu­die­ron echar­se atrás cuan­do co­men­zó a re­sul­tar evi­den­te que se­rían ellos los que lle­va­rían to­das las de per­der en el cho­que en­tre la lo­co­mo­to­ra del Es­ta­do y el «ca­rri­let» de la Ge­ne­ra­li­tat. La pre­sión del in­de­pen­den­tis­mo vo­lá­til los man­tie­ne reos de su pro­pia tram­pa.

Pe­ro, si el pro­yec­to de la se­ce­sión, una me­ra en­so­ña­ción ro­mán­ti­ca a ojos de las éli­tes ca­ta­la­nis­tas has­ta que Mas de­ci­dió res­ca­tar­la del ca­jón de los ju­gue­tes de la in­fan­cia, ha crea­do un flui­do sis­te­ma de va­sos co­mu­ni­can­tes en­tre ERC y el PDeCAT, los trán­si­tos en­tre el blo­que se­pa­ra­tis­ta y el de los fie­les a la Cons­ti­tu­ción tien­den, por el con­tra­rio, a ce­ro. Las dos Ca­ta­lu­ñas vi­ven ins­ta­la­das en sen­dos com­par­ti­men­tos es­tan­co.

El pro­cés ha de­ve­ni­do un jue­go de su­ma ce­ro den­tro de ca­da uno de los blo­ques. En el seno de ca­da cam­po, lo que ganan unos lo pier­den otros. Al tiem­po, y elec­ción tras elec­ción, la co­rre­la­ción de fuer­zas en­tre am­bos ban­dos per­ma­ne­ce pé­trea­men­te inal­te­ra­da. De ahí, por cier­to, el inopi­na­do re­cur­so por parte de los es­tra­te­gas de ERC a un per­so­na­je me­diá­ti­co con un per­fil tan ex­tra­va­gan­te co­mo el de Ga­briel Ru­fián. Y es que, se­gún to­das las ca­tas de­mos­có­pi­cas de la pro­pia Ge­ne­ra­li­tat, la len­gua ma­ter­na con­ti­núa sien­do la prin­ci­pal va­ria­ble dis­cri­mi­nan­te que ex­pli­ca el apo­yo o no al pro­cés. Sú­ma­te, esa pla­ta­for­ma de in­de­pen­den­tis­tas que di­cen ser cas­te­lla­noha­blan­tes y cu­ya ima­gen pú­bli­ca en­car­na Ru­fián, es, en reali­dad, la prue­ba de que los se­pa­ra­tis­tas no su­man.

He ahí el dra­ma de los ver­da­de­ros cre­yen­tes, co­mo Jun­que­ras. Sin con­tar con los cas­te­lla­noha­blan­tes no hay ma­ne­ra de re­unir una ma­yo­ría cua­li­fi­ca­da en Ca­ta­lu­ña a fa­vor de la rup­tu­ra con Es­pa­ña. Pe­ro, con­tan­do con los cas­te­lla­no­par­lan­tes, no ha­bría ma­ne­ra de apun­ta­lar la cohe­ren­cia in­ter­na de un dis­cur­so iden­ti­ta­rio, el su­yo, que ha he­cho de la len­gua ver­ná­cu­la su pre­mi­sa pri­me­ra y ma­yor. To­da una con­tra­dic­ción me­ta­fí­si­ca que Jun­que­ras sue­ña re­sol­ver con los be­li­co­sos tuits ora­les de su es­for­za­do dipu­tado en Madrid. Pe­ro, pe­se a los mu­chos nú­me­ros de Ru­fián, los nú­me­ros, ¡ay!, si­guen sin sa­lir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.