Pa­sear a lo­mos de ti­gre

El Mundo - - MEXICO 2016 - FRAN­CIS­CO ROSELL

A la de­ja­dez del Es­ta­do se su­ma la ca­pa­ci­dad so­be­ra­nis­ta pa­ra ca­te­qui­zar a una pa­rro­quia re­suel­ta a creer las co­sas más in­ve­ro­sí­mi­les ce­ban­do la bom­ba del agra­vio y el vic­ti­mis­mo

EN UNO de sus re­la­tos, Rud­yard Ki­pling cuen­ta el epi­so­dio de una son­rien­te da­ma de Ri­ga que sa­lió a dar­se una vuel­ta a lo­mos de un ti­gre y con­clu­yó su pa­seo con la se­ño­ra en el vien­tre de la ca­ria­le­gre fie­ra. Cu­rio­sa­men­te, pa­re­ci­da fe­li­ci­dad irra­dia­ban quie­nes, en es­ta Dia­da, se ha­cían

sel­fies al la­do de Ote­gi –un ti­gre al que gus­ta aho­ra re­tra­tar­se aca­ri­cian­do mi­ni­nos co­mo «hom­bre de paz»– y en la ciu­dad de la ma­sa­cre de Hi­per­cor. En su in­ge­nui­dad sui­ci­da, la ama­zo­na de Ki­pling per­so­ni­fi­ca el error cí­cli­co de mu­chos go­ber­nan­tes que pien­san ilu­so­ria­men­te que se pue­de re­sol­ver el «pro­ble­ma in­so­lu­ble» del na­cio­na­lis­mo ha­cien­do con­ce­sio­nes. Al con­tra­rio, a ca­da con­sen­ti­mien­to, nue­vas por­fías.

Fren­te a esa fie­ra en abier­ta desobe­dien­cia e in­su­mi­sión, cum­ple la ho­ra de ba­tir­se el co­bre por parte de un Es­ta­do que no pue­de li­mi­tar­se a le­van­tar con to­mos del Aran­za­di una sim­bó­li­ca e im­po­ten­te Lí­nea Ma­gi­not, aque­llas for­ti­fi­ca­cio­nes in­fran­quea­bles en la fron­te­ra con Ale­ma­nia que re­sul­ta­ron en la prác­ti­ca una ba­rra de man­te­qui­lla al pa­so de las tro­pas na­zis. En de­fen­sa de la le­ga­li­dad, de­be res­ta­ble­cer­se un Es­ta­do de de­re­cho se­ria­men­te hos­ti­ga­do y bur­la­do, de mo­do que Es­pa­ña to­da vi­va en de­mo­cra­cia y con ley, en vez de con­tra la ley, co­mo si fue­ra una na­ción en agi­ta­do pe­río­do cons­ti­tu­yen­te. Nin­gún pue­blo tie­ne de­re­cho al sui­ci­dio por­que no se sui­ci­da «pa­ra él so­lo», sino que se sui­ci­da tam­bién «pa­ra los de­más», co­mo de­cía Una­muno, y hay que evi­tar el de Ca­ta­lu­ña. Fren­te al em­ba­te se­ce­sio­nis­ta, re­for­za­do por Po­de­mos y por Co­lau, una vez que a la al­cal­de­sa se le ha caí­do el dis­fraz con el que ha re­em­pla­za­do aquel otro de he­roí­na de có­mic, re­ve­lan­do su faz in­de­pen­den­tis­ta, se arries­ga la es­ta­bi­li­dad del ré­gi­men cons­ti­tu­cio­nal.

A ve­ces, la pa­cien­cia es más po­de­ro­sa que la fuer­za, pe­ro cuan­do la pri­me­ra se ago­ta no hay otro ca­mino que re­cu­rrir al se­gun­do fren­te pa­ra quie­nes no quie­ren obe­de­cer y hon­rar la ley, re­fu­gio de li­ber­tad y de se­gu­ri­dad del go­ber­na­do. Ha­bién­do­se mar­cha­do tan­to tiem­po en di­rec­ción con­tra­ria, des­an­dar ese ca­mino va a ser ar­duo. No en vano, a la de­ja­dez del Es­ta­do, en­tre­gan­do la edu­ca­ción al na­cio­na­lis­mo pa­ra que es­te adoc­tri­ne a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes en su cre­do y en el odio a Es­pa­ña, se su­ma la ca­pa­ci­dad so­be­ra­nis­ta pa­ra ca­te­qui­zar a una pa­rro­quia re­suel­ta a creer las co­sas más in­ve­ro­sí­mi­les, ce­ban­do la bom­ba del agra­vio y el vic­ti­mis­mo.

Con esas ar­mas, el na­cio­na­lis­mo ex­pan­de un sen­ti­men­ta­lis­mo tó­xi­co. Esa sen­ti­men­ta­li­dad obra con­ver­sio­nes sor­pren­den­tes: bien de di­lec­tos co­la­bo­ra­do­res del Fra­ga de los ti­ran­tes con la ban­de­ra es­pa­ño­la y pu­ños dis­pues­tos con­tra re­ven­ta­do­res de mí­ti­nes; bien de cons­pi­cuos fran­quis­tas pres­tos a vo­tar con el des­ca­ro –a la ve­jez, vi­rue­las– de un ado­les­cen­te. Pe­ro, ¿qué se pue­de es­pe­rar cuan­do ca­si na­die sa­be es­tar en su si­tio en es­te mun­do al re­vés? Y tan­to. Ahí es­tá el pre­si­den­te de la CEOE, Juan Rosell, des­mar­cán­do­se de la or­ga­ni­za­ción que co­man­da, in­dig­nan­do a los su­yos con su equi­dis­tan­cia en­tre lo que de­no­mi­na «su­mi­sión to­tal o in­de­pen­den­cia». Ver­da­de­ra­men­te, co­mo di­jo Grou­cho Marx, Rosell no de­bía per­te­ne­cer a una aso­cia­ción que no só­lo lo ad­mi­te co­mo so­cio, sino que lo ha­ce su man­da­más. Nun­ca la am­bi­güe­dad ha­bría ad­qui­ri­do ta­les ex­tre­mos, sino fue­ra por aquel «es­pa­ñol del año» lla­ma­do Jor­di Pu­jol, quien se sir­vió de su in­de­pen­den­tis­mo prag­má­ti­co pa­ra roer al Es­ta­do has­ta re­du­cir­lo a un cas­ca­rón va­cío. Aho­ra se re­co­gen los fru­tos del ger­men de­sin­te­gra­dor de un na­cio­na­lis­mo que, con las ín­fu­las de que­rer re­ge­ne­rar Es­pa­ña de la mano de Pu­jol, bus­ca aho­ra cul­mi­nar la em-

pre­sa em­pren­di­da por el molt ho­no­ra­ble con do­blez bien ca­rac­te­rís­ti­ca. El na­cio­na­lis­mo no só­lo ha per­ver­ti­do el len­gua­je, sino que se sien­te fa­cul­ta­do pa­ra eri­gir­se en «Se­ñor del Ad­je­ti­vo», ese feliz ha­llaz­go de Agus­tín de Fo­xá en un ar­tícu­lo –Los crá­neos de­for­ma­dos– don­de glo­sa el aser­to de un fi­ló­so­fo chino: «Si ma­tas a un hom­bre, no ha su­ce­di­do na­da; si al­guien te lla­ma ase­sino, en­ton­ces has co­me­ti­do un ase­si­na­to». El Due­ño del Ad­je­ti­vo de­ter­mi­na quie­nes son hé­roes y quie­nes cri­mi­na­les, al tiem­po que ha­ce en­mu­de­cer a sus ad­ver­sa­rios

Añá­dan­se a es­ta su­ma y si­gue las in­gen­tes can­ti­da­des des­ti­na­das a do­tar­se de «es­truc­tu­ras de Es­ta­do» y a abas­te­cer pró­di­ga­men­te los «fon­dos de rep­ti­les» con los que gran­jear­se el fa­vor de la pren­sa y mu­ni­cio­nar pla­ta­for­mas pro­pa­gan­dís­ti­cas in­ter­na­cio­na­les, se­cun­dan­do la es­tra­te­gia de Bismarck de so­bor­nar a la pren­sa du­ran­te la gue­rra pru­sia­na-aus­tria­ca de 1866 y que ha crea­do es­cue­la. Ci­fras exor­bi­tan­tes, en de­fi­ni­ti­va, pa­ra pro­pa­gar la fe en el fu­tu­ro Es­tat ca­ta­là y des­acre­di­tar la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la, re­edi­tan­do la Le­yen­da Ne­gra, cu­ya úl­ti­ma en­tre­ga en torno a la pér­di­da de Cu­ba for­jó al na­cio­na­lis­mo pre­vio a la Gue­rra Ci­vil.

Con esos adi­ta­men­tos, mi­no­rías ac­ti­vas y al­ta­men­te mo­vi­li­za­das del in­de­pen­den­tis­mo, en­cua­dra­das en or­ga­ni­za­cio­nes bien per­tre­cha­das, con­for­man lo que Elías Ca­net­ti de­no­mi­na «ma­sa de aco­so», cu­ya fi­na­li­dad es la con­se­cu­ción de un ob­je­ti­vo co­no­ci­do y que se es­ti­ma pró­xi­mo. El en­ca­ra­ma­mien­to de esa «ma­sa de aco­so» se ve al­za­pri­ma­do por la in­com­pa­re­cen­cia de un Es­ta­do que, co­mo el ele­fan­te de Ki­pling, se ol­vi­dó de su pro­pio po­de­río.

Su víc­ti­ma pro­pi­cia­to­ria es esa «ma­yo­ría si­len­cio­sa» no par­ti­da­ria del so­be­ra­nis­mo y a la que se in­vo­ca con de­ses­pe­ro, pe­ro que ni se ex­pre­sa ni com­pa­re­ce en el es­pa­cio pú­bli­co. Atra­pa­da en una «es­pi­ral del silencio» por mie­do a apar­tar­se de la opi­nión do­mi­nan­te pa­ra no ser pre­te­ri­da ni ex­clui­da, asien­ta la he­ge­mo­nía de esas mi­no­rías mu­cho más be­li­ge­ran­tes. Mer­ced a ello, la opi­nión de una parte se to­ma por vo­lun­tad ge­ne­ral. En de­mo­cra­cia, quien no se ex­pre­sa no cuen­ta, es un ce­ro a la iz­quier­da. Po­lí­ti­ca­men­te im­pro­duc­ti­vos cual cam­po en bar­be­cho.

Em­pe­ro, pa­ra evi­tar la apro­pia­ción na­cio­na­lis­ta de Ca­ta­lu­ña y re­con­du­cir la de­ri­va se­pa­ra­tis­ta, ur­ge la pre­sen­cia ac­ti­va de esa «ma­yo­ría si­len­cio­sa». El si­lent, no mo­re del ex pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co Gor­don Brown, ape­lan­do a la «ma­yo­ría si­len­cio­sa» en el re­fe­rén­dum de Es­co­cia de septiembre 2014, es una ban­de­ra que na­die al­za. Por con­tra, se idean nue­vas re­ga­lías pa­ra cu­rar las he­ri­das tras el 1-O, a mo­do de bál­sa­mo

de Fie­ra­brás, con lo que Es­pa­ña pa­re­ce con­de­na­da a que cual­quier fra­ca­so del in­de­pen­den­tis­mo ter­mi­ne sien­do una vic­to­ria pos­tre­ra de és­te. Si se ga­na, por­que abre las puer­tas a nue­vos hi­tos; si no, por­que ese ob­je­ti­vo no se bo­rra de la agen­da, y, si se im­pi­de un re­fe­rén­dum por ilí­ci­to, se tra­ba­ja por una nue­va ma­yo­ría en las Cor­tes que lo po­si­bi­li­te a me­dio pla­zo. Por eso, al 9-N y al 1-O se­gui­rá una ter­ce­ra in­ten­to­na, con­fa­bu­la­dos en que a la ter­ce­ra sea la de­fi­ni­ti­va.

Pa­ra que ello se con­su­me, es ne­ce­sa­rio que esa «ma­yo­ría si­len­cio­sa» fíe sin re­me­dio la suer­te de Es­pa­ña a po­lí­ti­cos sin con­vic­cio­nes que se re­par­tan sus ro­pas y echan a suer­tes su tú­ni­ca. A es­te res­pec­to, es tre­men­da­men­te com­pli­ca­do sal­var una ci­vi­li­za­ción cuan­do és­ta cae ba­jo el po­der de los de­ma­go­gos, co­mo avi­zo­ró Or­te­ga. Su estupidez re­sul­ta más da­ñi­na y le­tal, si ca­be, que las fau­ces del ti­gre que mon­tó la son­rien­te da­ma de Ki­pling o la mal­dad in­trín­se­ca de de­cla­ra­dos te­rro­ris­tas aca­ri­cian­do ga­ti­tos en las re­des so­cia­les.

Ur­ge la pre­sen­cia ac­ti­va de la ‘ma­yo­ría si­len­cio­sa’ a la que ape­ló Gor­don Brown

ULI­SES CULEBRO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.