El ‘nú­cleo du­ro’ de la UE mues­tra su res­pal­do a la ac­tua­ción de Ra­joy

Las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas creen que «la vio­len­cia no pue­de ser un ins­tru­men­to po­lí­ti­co»

El Mundo - - ESPAÑA - PA­BLO R. SUANZES CO­RRES­PON­SAL

El nú­cleo du­ro de la UE se ali­neó ayer con el pre­si­den­te es­pa­ñol, Ma­riano Ra­joy. A pe­sar o pre­ci­sa­men­te a cau­sa de los in­ci­den­tes del do­min­go, Reino Uni­do, Fran­cia, Ho­lan­da y Ale­ma­nia trans­mi­tie­ron su apo­yo, su solidaridad y su res­pal­do an­te el desafío se­pa­ra­tis­ta. En di­ver­sas in­ter­ven­cio­nes, las ca­pi­ta­les de­fen­die­ron la im­por­tan­cia de la «uni­dad cons­ti­tu­cio­nal», des­ta­ca­ron que Es­pa­ña es «alia­da cer­ca­na y una buena ami­ga, cu­ya fuer­za y uni­dad in­tere­sa» y reite­ra­ron su vo­lun­tad de que «se man­ten­ga la es­ta­bi­li­dad».

Em­ma­nuel Ma­cron, que el vier­nes avi­só a la Ge­ne­ra­li­tat de que «Ra­joy es su úni­co in­ter­lo­cu­tor», ha­bló ayer con Ra­joy y trans­mi­tió su com­pro­mi­so con «la uni­dad cons­ti­tu­cio­nal de Es­pa­ña», se­gún in­for­ma­ron a Efe fuen­tes del Elí­seo. En esa mis­ma lí­nea, el por­ta­voz del Mi­nis­te­rio ga­lo de Ex­te­rio­res ase­gu­ró que Fran­cia «ha to­ma­do no­ta de las di­fe­ren­tes de­cla­ra­cio­nes del 1 de oc­tu­bre, prin­ci­pal­men­te la pro­pues­ta del pre­si­den­te es­pa­ñol de abrir una re­fle­xión co­mún con el con­jun­to de fuer­zas po­lí­ti­cas re­pre­sen­ta­das en el Par­la­men­to».

Los men­sa­jes des­de Lon­dres fue­ron más con­tun­den­tes. «El re­fe­rén­dum catalán es un asun­to del Go­bierno y el pue­blo es­pa­ñol. Es im­por­tan­te que la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la y el estado de de­re­cho sean res­pe­ta­dos. Es­pa­ña es una alia­da cer­ca­na y una buena ami­ga, cu­ya fuer­za y uni­dad in­tere­san a Reino Uni­do», di­jo Bo­ris John­son, ti­tu­lar de Ex­te­rio­res.

Des­de Ber­lín, un por­ta­voz de An­ge­la Mer­kel ex­pli­có que con­fia­ba en que la si­tua­ción se cal­ma­ra «so­bre la ba­se del estado de de­re­cho y el diá­lo­go y en el mar­co de la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la». La can­ci­ller si­gue «con mu­cha aten­ción el de­ba­te ac­tual en torno al es­ta­tus de Ca­ta­lu­ña y los acon­te­ci­mien­tos del do­min­go», di­jo su por­ta­voz, re­mi­tién­do­se a las pa­la­bras pro­nun­cia­das por Mer­kel en 2015, cuan­do ma­ni­fes­tó el «gran in­te­rés de Ale­ma­nia en que se man­ten­ga la es­ta­bi­li­dad de Es­pa­ña». In­clu­so el pri­mer mi­nis­tro ho­lan­dés, Mark Rutte, de­fen­dió que Mon­cloa es­tá «en su de­re­cho» de lle­var a ca­bo las ac­cio­nes ne­ce­sa­rias contra la ru­ta in­de­pen­den­tis­ta, pues «tie­ne la ley de su par­te».

Nin­gu­na crí­ti­ca ni men­ción a la ac­ción de la Policía. Los jefes de Estado de las gran­des po­ten­cias han usa­do la fuer­za en el pa­sa­do (Ir­lan­da, Ir­lan­da del Nor­te, contra las pro­tes­tas del G20) y sa­ben que vol­ve­rán a ha­cer­lo. May te­me una vía uni­la­te­ral de Es­co­cia y Ma­cron tie­ne a cor­sos y bre­to­nes siem­pre en el radar. Pa­ra to­dos ellos, la cues­tión de las car­gas y los he­ri­dos es re­le­van­te, pe­ro se­cun­da­ria res­pec­to a la posible fractura de un país y que el ejem­plo cun­da en Eu­ro­pa.

En cam­bio, tras po­ner­se de per­fil to­do lo posible, las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas se vie­ron for­za­das a pro­nun­ciar­se y di­rec­ta­men­te so­bre los cho­ques. «Más allá de los as­pec­tos pu­ra­men­te le­ga­les, la Co­mi­sión cree que son tiem­pos de uni­dad y es­ta­bi­li­dad. Ape­la­mos a to­dos los ac­to­res re­le­van­tes pa­ra que se mue­van des­de la con­fron­ta­ción al diá­lo­go. La vio­len­cia no pue­de ser nun­ca un ins­tru­men­to en po­lí­ti­ca», di­jo ayer la Co­mi­sión Eu­ro­pea. Mar­ga­ri­tis Schi­nas, por­ta­voz de Jean-Clau­de Junc­ker, le­yó una de­cla­ra­ción ofi­cial en la re­cor­dó que «el vo­to de ayer en Ca­ta­lu­ña no fue le­gal» y lan­zó un res­pal­do que no gus­tó na­da en la Ge­ne­ra­li­tat: «con­fia­mos en el li­de­raz­go de Ma­riano Ra­joy pa­ra ma­ne­jar es­te di­fí­cil pro­ce­so en res­pe­to com­ple­to a la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la y los de­re­chos de los ciu­da­da­nos». A pe­sar de to­do. O pre­ci­sa­men­te por ello.

«Aca­bo de ha­blar con Ma­riano Ra­joy. Com­par­tien­do sus ar­gu­men­tos cons­ti­tu­cio­na­les he he­cho un lla­ma­mien­to a en­con­trar for­mas pa­ra evi­tar una es­ca­la­da de la si­tua­ción u evi­tar el uso de la fuer­za», es­cri­bió en su cuen­ta de Twit­ter el pre­si­den­te del Con­se­jo Eu­ro­peo, Do­nald Tusk. El pri­mer co­men­ta­rio so­bre la si­tua­ción en Ca­ta­lu­ña del lí­der po­la­co, una mues­tra de la enor­me preo­cu­pa­ción con la que se ven los acon­te­ci­mien­tos des­de Bru­se­las. Y tam­bién un re­ca­do. Hay com­pren­sión, pe­ro no en­con­tra­rá to­le­ran­cia an­te la vio­len­cia, in­clu­so si es usa­da pa­ra que se res­pe­te el or­den le­gal.

EFE

El pre­si­den­te ga­lo, Em­ma­nuel Ma­cron, ayer du­ran­te el dis­cur­so de aper­tu­ra de la se­sión de la Asam­blea fran­ce­sa en Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.