El ‘pre­si­den­te ‘Puig­de­mont con­ti­núa alen­tan­do la re­be­lión

Pi­de ne­go­ciar con me­dia­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra no de­cla­rar la in­de­pen­den­cia ya

El Mundo - - ESPAÑA - ÁL­VA­RO CARVAJAL MA­DRID DANIEL G. SAS­TRE BARCELONA

La Ge­ne­ra­li­tat cree que los epi­so­dios del do­min­go re­for­za­ron sus po­si­cio­nes. El pre­si­dent Car­les Puig­de­mont in­sis­tió en que cum­pli­rá su pro­me­sa de de­cla­rar la in­de­pen­den­cia, pe­se a que, se­gún los da­tos del pro­pio Go­vern –los úni­cos dis­po­ni­bles–, par­ti­ci­pó en la vo­ta­ción uni­la­te­ral bas­tan­te menos del 50% del cen­so. A la vez, el je­fe del Eje­cu­ti­vo catalán pi­dió me­dia­ción in­ter­na­cio­nal pa­ra so­lu­cio­nar el con­flic­to.

En el plan de los independentistas, el re­fe­rén­dum uni­la­te­ral del do­min­go era el pun­to de par­ti­da de va­rios días en los que pre­ten­de crear un cli­ma de in­su­rrec­ción. La re­pre­sión po­li­cial de la vo­ta­ción sir­vió a la Ge­ne­ra­li­tat pa­ra alen­tar la con­vo­ca­to­ria pa­ra hoy de una huel­ga ge­ne­ral que los sin­di­ca­tos ma­yo­ri­ta­rios no apo­yan. A la vez, ayer se mul­ti­pli­ca­ron las ma­ni­fes­ta­cio­nes y las mues­tras de pro­tes­ta en to­da Ca­ta­lu­ña.

El ob­je­ti­vo es pre­sio­nar al Go­bierno pa­ra que acep­te que tie­ne en Ca­ta­lu­ña un pro­ble­ma po­lí­ti­co, y se aven­ga a ne­go­ciar. El ar­ma de­fi­ni­ti­va de esa pre­sión es la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia, con res­pec­to a la cual Puig­de­mont mi­dió ayer sus pa­la­bras. Si el do­min­go por la no­che afir­mó que los ciu­da­da­nos se ha­bían «ga­na­do el de­re­cho a cons­ti­tuir un Estado in­de­pen­dien­te en for­ma de re­pú­bli­ca», ayer de­jó abier­ta la puer­ta a otras op­cio­nes.

Los independentistas es­tán muy di­vi­di­dos con res­pec­to a la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral. El PDeCAT di­jo an­tes del do­min­go que no la con­tem­pla, pe­ro la ley del Re­fe­rén­dum –sus­pen­di­da por el Cons­ti­tu­cio­nal– la pre­vé como úni­ca sa­li­da, y ERC y la CUP no pa­ran de re­cor­dar­lo. Si la Ge­ne­ra­li­tat da va­li­dez, como hi­zo ayer, a una vo­ta­ción que se desa­rro­lló sin nin­gu­na ga­ran­tía de li­ci­tud, es­tá obli­ga­do a pro­cla­mar la in­de­pen­den­cia 48 ho­ras des­pués de que se ofi­cia­li­cen los re­sul­ta­dos, se­gún su pro­pia nor­ma.

Pe­ro Puig­de­mont pi­dió ayer una ne­go­cia­ción al Go­bierno, so­bre la que no qui­so ser muy pre­ci­so, al mar­gen de que de­be­ría lle­var­se a ca­bo con «me­dia­ción in­ter­na­cio­nal». En prin­ci­pio, di­jo que el ob­je­ti­vo que de­be per­se­guir es «res­ta­ble­cer la nor­ma­li­dad ins­ti­tu­cio­nal», so­bre unas ba­ses: des­ha­cer «la in­ter­ven­ción de las cuen­tas de la Ge­ne­ra­li­tat», es­ta­ble­cer «un com­pro­mi­so de que no ha­ya más vio­len­cia po­li­cial» y em­pe­zar a cons­truir un «cli­ma de dis­ten­sión». Tam­bién exi­gió que se re­ti­ren de Ca­ta­lu­ña los agen­tes de la Policía Na­cio­nal y la Guar­dia Ci­vil lle­ga­dos es­tos días.

En cuan­to a la me­dia­ción in­ter­na­cio­nal, ase­gu­ró que «se­ría una irres­pon­sa­bi­li­dad» por par­te del Go­bierno no ne­go­ciar si «apa­re­cen» paí­ses que quie­ran ejer­cer ese pa­pel. No qui­so con­fir­mar si la Ge­ne­ra­li­tat ya ha es­ta­ble­ci­do al­gún con­tac­to a ese res­pec­to.

Con es­ta pe­ti­ción, el ob­je­ti­vo del Go­vern es que la UE de­je de con­si­de­rar el pro­ble­ma catalán un asun­to in­terno es­pa­ñol, una pos­tu­ra que reite­ró ayer Mar­ga­ri­tis Schi­nas, el por­ta­voz del pre­si­den­te la Co­mi­sión Eu­ro­pea. «Es evi­den­te que la UE de­be de de­jar de mi­rar ha­cia otro la­do. Es un asun­to eu­ro­peo, no do­més­ti­co. Creo ho­nes­ta­men­te que nos he­mos ga­na­do el de­re­cho a ser es­cu­cha­dos en las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas», sub­ra­yó.

Los independentistas creen que al­go es­tá cam­bian­do en el pa­no­ra­ma in­ter­na­cio­nal y que cre­ce la preo­cu­pa­ción so­bre la si­tua­ción en Ca­ta­lu­ña. Sin em­bar­go, la «de­cep­ción» con la UE por la reite­ra­ción, ayer, de su po­si­ción fue ma­ni­fies­ta, y la ex­pre­só en pú­bli­co el pro­pio Puig­de­mont.

En cual­quier ca­so, Junts pel Sí y la CUP no de­tie­nen sus pla­nes, y se com­pro­me­ten a «apli­car el re­sul­ta­do» de la vo­ta­ción del do­min­go. Puig­de­mont con­si­de­ró, en lo que el Go­bierno es­pa­ñol pue­de con­si­de­rar un ul­ti­má­tum, que los po­co más de dos mi­llo­nes de vo­tan­tes –so­bre 5,3 mi­llo­nes– que apo­ya­ron la in­de­pen­den­cia son su­fi­cien­tes pa­ra to­mar «de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas».

A. DI LOLLI

La al­cal­de­sa Ada Co­lau y el ‘pre­si­dent’ Car­les Puig­de­mont jun­to a otros miem­bros del Go­vern, ayer, en Barcelona.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.