De­ter­mi­na­ción y se­rie­dad del mo­nar­ca

El Mundo - - ESPAÑA - FRANCISCO SO­SA WAGNER

En es­tas ho­ras tan tris­tes pa­ra Es­pa­ña se echa­ba de menos la voz de Don Fe­li­pe pues no ol­vi­de­mos que, se­gún el ar­tícu­lo 56.1, «el Rey es el Je­fe del Estado, sím­bo­lo de su uni­dad y per­ma­nen­cia, ar­bi­tra y mo­de­ra el fun­cio­na­mien­to re­gu­lar de las ins­ti­tu­cio­nes...».

Con­fi­gu­ra­do pues como un Mo­nar­ca mo­derno su­je­to a la ob­ser­van­cia de la Cons­ti­tu­ción, ha de li­mi­tar­se a otor­gar el res­pal­do final a las de­ci­sio­nes que adop­tan los ór­ga­nos cons­ti­tu­cio­na­les. Pe­ro cuan­do sur­gen si­tua­cio­nes que afec­tan gra­ve­men­te a las ba­ses mis­mas de nues­tro sis­te­ma po­lí­ti­co, que po­nen en ries­go los fun­da­men­tos so­bre los que se asien­ta la con­vi­ven­cia de los es­pa­ño­les y sus es­fe­ras de li­ber­tad, dig­ni­dad e igual­dad, en­ton­ces su fi­gu­ra ad­quie­re un real­ce es­pe­cial, real­ce que­ri­do ex­pre­sa­men­te por la Cons­ti­tu­ción al sub­ra­yar su con­di­ción de sím­bo­lo de la uni­dad y per­ma­nen­cia del Estado.

Es ob­vio que las au­to­ri­da­des de Ca­ta­lu­ña han to­ma­do de­ci­sio­nes tan ale­ja­das de la Cons­ti­tu­ción, ba­jo cu­yo co­bi­jo ejer­cen sus fun­cio­nes, que las con­vier­ten en un ge­nuino gol­pe de Estado que aho­ra to­ma la for­ma, no del de­ci­mo­nó­ni­co pro­nun­cia­mien­to de un ge­ne­ral, sino de un par­la­men­to del que se han ex­clui­do, en el col­mo de la des­ver­güen­za, to­das las vo­ces dis­cre­pan­tes. Y así, por es­te me­dio inau­di­to, han con­ve­ni­do los fac­cio­sos la in­de­pen­den­cia del te­rri­to­rio cu­yo go­bierno tie­nen en­co­men­da­do, ini­ciar un pe­río­do cons­ti­tu­yen­te y pro­cla­mar una Re­pú­bli­ca dan­do por sen­ta­do que és­ta es la for­ma de Estado me­jor y que más con­vie­ne a los ca­ta­la­nes.

Se com­pren­de­rá que ta­les desa­ti­nos no po­dían de­jar in­di­fe­ren­te al Mo­nar­ca pre­ci­sa­men­te por­que es el ga­ran­te de la uni­dad y per­ma­nen­cia del Estado del que es Je­fe. Y és­ta es la ra­zón por la que ano­che se di­ri­gió a los es­pa­ño­les, que le echá­ba­mos de menos, y en un dis­cur­so im­pe­ca­ble des­ca­li­fi­có con las pa­la­bras ade­cua­das la ac­ti­tud de los se­di­cio­sos ca­ta­la­nes, a quie­nes ha acu­sa­do de «des­leal­tad inad­mi­si­ble», de «so­ca­var la ar­mo­nía y con­vi­ven­cia en la pro­pia so­cie­dad ca­ta­la­na lle­gan­do des­gra­cia­da­men­te a di­vi­dir­la», de «me­nos­pre­ciar los afec­tos y los sen­ti­mien­tos de solidaridad que han uni­do y uni­rán al con­jun­to de los es­pa­ño­les», y de «si­tuar­se to­tal­men­te al mar­gen del de­re­cho y de la de­mo­cra­cia», ex­pre­sio­nes du­ras pe­ro que des­cri­ben ajus­ta­da­men­te el com­por­ta­mien­to de unos go­ber­nan­tes que se han ba­ja­do de la pea­na de la au­to­ri­dad le­gal pa­ra ba­jar al lo­do de la ban­de­ría que prac­ti­ca el tra­bu­cai­re.

Dis­po­ne ade­más de otro tí­tu­lo Don Fe­li­pe pa­ra to­mar la pa­la­bra en es­ta ho­ra di­fí­cil de la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la y es el que de­ri­va de «ar­bi­trar y mo­de­rar el fun­cio­na­mien­to re­gu­lar de las ins­ti­tu­cio­nes». «Ar­bi­trar» sig­ni­fi­ca «idear o dis­po­ner los me­dios, me­di­das o re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra un fin»; y «mo­de­rar» es «tem­plar, ajus­tar o arre­glar al­go, evi­tan­do el ex­ce­so».

Pues bien, ¿no son ex­ce­sos exe­cra­bles los insultos y las ve­ja­cio­nes que es­tán pa­de­cien­do las fuer­zas de se­gu­ri­dad del Estado en el te­rri­to­rio catalán, los atro­pe­llos a los sím­bo­los na­cio­na­les, la de­ni­gra­ción de to­do lo que en un ima­gi­na­rio en­fer­mo se con­si­de­ra «es­pa­ñol», la desobe­dien­cia sis­te­má­ti­ca de las de­ci­sio­nes de los jue­ces, de los fis­ca­les, del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y del Go­bierno por par­te de las mis­mí­si­mas au­to­ri­da­des?

Las pa­la­bras del Rey, di­chas con de­ter­mi­na­ción, se agra­de­cen. Como se agra­de­ce que ha­ya omi­ti­do cual­quier re­fe­ren­cia a la blan­den­gue­ría del diá­lo­go que al pa­re­cer es pre­ci­so prac­ti­car con unos po­lí­ti­cos que han estado go­ber­nan­do en su re­gión de for­ma inin­te­rrum­pi­da des­de que se res­tau­ró la de­mo­cra­cia y que, ade­más y por si fue­ra po­co, han estado con­di­cio­nan­do la la­bor de to­dos los go­bier­nos es­pa­ño­les sin ex­cep­ción des­de la pri­me­ra ho­ra. Por eso, in­sis­to, ori­llar es­ta me­li­flua re­fe­ren­cia es un in­gre­dien­te más de la se­rie­dad de su dis­cur­so.

No nos en­ga­ñe­mos: es­tá en jue­go la in­te­gri­dad te­rri­to­rial de Es­pa­ña, pe­ro es­tá en jue­go el en­te­ro edi­fi­cio de­mo­crá­ti­co. Por­que es muy di­fí­cil que re­sis­ta er­gui­do un sis­te­ma en el que ca­si 100 dipu­tados o bien es­tán ale­ja­dos de los va­lo­res cons­ti­tu­cio­na­les o bien es­tán a lo su­yo, a sus in­tere­ses te­rri­to­ria­les. La com­bi­na­ción de es­tos ele­men­tos más la infidelidad del Go­bierno catalán son su­fi­cien­tes pa­ra ha­cer tem­blar cual­quier ré­gi­men po­lí­ti­co. Por eso quie­nes lo de­fen­de­mos he­mos de es­tar muy uni­dos y por eso se agra­de­ce sa­ber que con­ta­mos con el apo­yo del Rey Fe­li­pe VI.

«Se agra­de­ce que no hu­bie­se re­fe­ren­cia a la blan­den­gue­ría del diá­lo­go»

JOR­DI SOTERAS

Una chi­ca con la ban­de­ra de Es­pa­ña aca­ri­cia, ayer, a otra con una es­te­la­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.