Las mis­te­rio­sas ra­zo­nes del tirador de Las Vegas

La policía in­ves­ti­ga si la cla­ve de la ma­tan­za pue­de es­tar en la no­via de Pad­dock, una mu­jer asiá­ti­ca con la que con­vi­vía

El Mundo - - MUNDO - PA­BLO SCARPELLINI

Dos días des­pués del peor ti­ro­teo en la his­to­ria re­cien­te de EEUU se sa­be des­de qué pi­so del Man­da­lay Bay de Las Vegas lle­ga­ban los ti­ros –el 32–, los nom­bres de al­gu­nas de las 59 víc­ti­mas y has­ta el nú­me­ro de ar­mas au­to­má­ti­cas uti­li­za­das por el ase­sino, Step­hen Pad­dock. Lo que na­die ha lo­gra­do en­ten­der es por qué lo hi­zo, cuál fue la mo­ti­va­ción pa­ra dis­pa­rar a man­sal­va contra una ma­sa con­cen­tra­da pa­ra un con­cier­to en el Strip de Las Vegas el pa­sa­do do­min­go. Se­gún el úl­ti­mo re­cuen­to ofi­cial, son 59 los muertos y 527 los he­ri­dos.

Mien­tras la policía con­ti­núa ras­trean­do ca­da pis­ta en torno a Pad­dock, ni los ve­ci­nos ni sus fa­mi­lia­res pa­re­cen en­ten­der en ab­so­lu­to lo su­ce­di­do. Pa­ra Eric, su her­mano me­nor, el con­ta­ble re­ti­ra­do de 64 años, sin an­te­ce­den­tes pe­na­les, era un hom­bre al que le gus­ta­ba apos­tar al­tas can­ti­da­des de di­ne­ro al pó­quer en los ca­si­nos y vivir ale­ja­do del mun­da­nal rui­do. «Tan so­lo era otro ti­po al que le gus­ta­ba via­jar en cru­ce­ros y co­mer ta­cos», de­cía ayer des­de su ca­sa de Or­lan­do, vi­si­ble­men­te im­pre­sio­na­do por lo ocu­rri­do. «Es­ta­mos com­ple­ta­men­te per­ple­jos. No po­de­mos en­ten­der qué ha pa­sa­do».

Des­co­no­cía ade­más que su her­mano ma­yor tu­vie­ra se­me­jan­te ar­se­nal en su ca­sa de Mes­qui­te, una tran­qui­la lo­ca­li­dad de ju­bi­la­dos a unos 130 ki­ló­me­tros al nor­te de Las Vegas. En to­tal te­nía 42 ar­mas en­tre las que le en­con­tra­ron en su ha­bi­ta­ción del Man­da­lay Bay y las de su ca­sa de Mes­qui­te, una de las dos re­si­den­cias que te­nía –la otra es­tá en Reno, Ne­va­da– y que la policía es­tá ras­trean­do en bus­ca de pis­tas.

La cla­ve po­dría es­tar en su no­via, una mu­jer orien­tal con la que lle­va­ba años vi­vien­do y que las au­to­ri­da­des co­men­za­ron a bus­car tras el ti­ro­teo. Se lla­ma Ma­ri­lou Dan­ley y se en­con­tra­ba de via­je, en Fi­li­pi­nas, cuan­do se pro­du­jo la masacre. Aun­que en un prin­ci­pio se des­car­tó con­ti­nuar con la in­ves­ti­ga­ción, el she­riff de Las Vegas, Jo­seph Lom­bar­do, asegura que que­dan por mu­chos asun­tos por acla­rar. «Es­ta­mos con­ti­nuan­do la in­ves­ti­ga­ción so­bre es­ta mu­jer», in­di­có. «Hay va­rias pre­gun­tas que ne­ce­si­tan ser con­tes­ta­das… pe­ro aho­ra es­tá fue­ra del país».

La policía de Las Vegas dio con Dan­ley en To­kio, des­de donde iba a vo­lar en di­rec­ción a Es­ta­dos Uni­dos. Se es­pe­ra que pue­da acla­rar si sa­bía que Pad­dock te­nía in­ten­cio­nes de ma­tar a tan­ta gen­te, y por qué guar­da­ba se­me­jan­te ar­se­nal de ar­mas en ca­sa, mu­chas de ellas ca­si im­po­si­bles de con­se­guir por el pro­ce­di­mien­to ha­bi­tual en Es­ta­dos Uni­dos.

Se sa­be ade­más que Pad­dock usó la do­cu­men­ta­ción de su com­pa­ñe­ra al re­gis­trar­se en el ho­tel, una ciu­da­da­na aus­tra­lia­na na­ci­da en Fi­li­pi­nas. De mo­men­to, ve­ci­nos con­sul­ta­das por la pren­sa aus­tra­lia­na han se­ña­la­do que ven im­po­si­ble co­ne­xión al­gu­na de Dan­ley con la masacre. La des­cri­ben como una per­so­na ca­ris­má­ti­ca y lle­na de vi­da.

Mien­tras, en Las Vegas con­ti­núan las vi­gi­lias en re­cuer­do de las víc­ti­mas. La pe­re­gri­na­ción de ciu­da­da­nos y tu­ris­tas fren­te al lu­gar de la masacre, Las Vegas Vi­lla­ge, ha si­do cons­tan­te. Allí se con­cen­tra­ron 22.0000 per­so­nas el do­min­go pa­ra asis­tir a uno de los fes­ti­va­les de mú­si­ca country más im­por­tan­tes del país, el Rou­te 91, cuan­do co­men­za­ron los dis­pa­ros des­de la ha­bi­ta­ción 32135 del Man­da­lay Bay, una sui­te.

Pad­dock rom­pió dos ventanas, se cree que con un mar­ti­llo, y co­men­zó a dis­pa­rar rá­fa­ga tras rá­fa­ga sin des­can­so, tra­tan­do de acri­bi­llar al ma­yor nú­me­ro de per­so­nas posible. Al­gu­nos de los asis­ten­tes cre­ye­ron ini­cial­men­te que se tra­ta­ba de fue­gos ar­ti­fi­cia­les, pe­ro tras ver có­mo caían los cuer­pos al sue­lo, en­ten­die­ron que era al­go mu­cho más gra­ve.

La gen­te sa­lió des­pa­vo­ri­da co­rrien­do en to­das las di­rec­cio­nes, sin sa­ber de dón­de ve­nían los dis­pa­ros y que se tra­ta­ba de una llu­via de ba­las al más pu­ro es­ti­lo fran­co­ti­ra­dor. Mu­chos se ti­ra­ron al sue­lo como reac­ción ins­tin­ti­va, pen­san­do que así es­ta­rían se­gu­ros pe­ro fue­ron un blan­co fá­cil.

Has­ta el Cen­tro de Con­ven­cio­nes de Las Vegas se han acer­ca­do mul­ti­tud de per­so­nas en bus­ca de fa­mi­lia­res. La úl­ti­ma vez que los vie­ron es­ta­ban en el con­cier­to. Aún fal­ta mu­cho pa­ra re­cu­pe­rar la nor­ma­li­dad y la ale­gría en el ciu­dad del pe­ca­do.

«Só­lo era otro ti­po al que le gus­ta­ba via­jar en cru­ce­ro», di­ce su her­mano

DREW ANGERER / AFP

Vi­gi­lia en Las Vegas por las víc­ti­mas del aten­ta­do del pa­sa­do do­min­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.