La ley de la cla­ri­dad

El Mundo - - OPINIÓN - AR­CA­DI ES­PA­DA

SI HOY es jue­ves, es­to es Bél­gi­ca. Cataluña ya son dos paí­ses y, por su­pues­to, si­gue sien­do so­lo la som­bra de una na­ción. En reali­dad ha si­do así siem­pre y la fron­te­ra, co­mo en Bél­gi­ca, tam­bién es lin­güís­ti­ca. Los que ha­blan ca­ta­lán vo­tan una co­sa y los que ha­blan cas­te­llano vo­tan otra. Sal­vo mi ami­go Al­bert Boa­de­lla, que pa­ra eso es el más gran­de. La ama­ble fic­ción se man­tu­vo mien­tras los na­cio­na­lis­tas, aun­que siem­pre vo­ra­ces, es­tu­vie­ron den­tro de la ley. Pe­ro aho­ra se ha ro­to y ya no se re­com­pon­drá. Al me­nos en vi­da mía, que es lo úni­co que cuen­ta. Es ilu­so que cual­quier na­cio­na­lis­ta ca­ta­lán pre­ten­da ob­te­ner el per­dón y el ol­vi­do des­pués de ha­ber lle­va­do a Es­pa­ña a su peor cri­sis po­lí­ti­ca, a tra­vés de la más le­tal y mi­se­ra­ble cam­pa­ña de mentiras or­ga­ni­za­da en una de­mo­cra­cia desde 1945. Y, na­tu­ral­men­te, es ilu­so pen­sar que los na­cio­na­lis­tas sean ca­pa­ces de sa­lir de in­me­dia­to de la fic­ción alie­na­da en la que ha­bi­tan. De he­cho yo, que soy un de­fen­sor de la ac­tua­ción po­li­cial que el 1 de oc­tu­bre sal­vó el Es­ta­do de de­re­cho, de­bo re­co­no­cer que al­gu­nos gol­pes mal da­dos pue­den agra­var pa­ra siem­pre la si­tua­ción, ya tan de­li­ca­da, de de­ter­mi­na­das ca­be­zas.

No hay po­lí­ti­ca sin reali­dad y es­ta es la reali­dad de Cataluña. Aho­ra y por mu­cho tiem­po. De ahí que re­sul­ten es­té­ri­les las cí­ni­cas alu­sio­nes de

«Es ilu­so que cual­quier na­cio­na­lis­ta pre­ten­da ob­te­ner el per­dón y el ol­vi­do des­pués de lle­var a Es­pa­ña a su peor cri­sis po­lí­ti­ca»

Puig­de­mont en su discurso de ayer a la uni­dad ci­vil o los pia­do­sos lla­ma­mien­tos a su re­cons­truc­ción. Es­ta uni­dad ci­vil nun­ca exis­tió ver­da­de­ra­men­te y su ima­gi­na­rio ha su­fri­do aho­ra un gol­pe du­rí­si­mo. De pron­to, por pri­me­ra vez, pa­ra la mi­tad más uno de los catalanes ya pun­túa el ca­rác­ter na­cio­na­lis­ta o no de un ne­go­cio a la ho­ra de ele­gir lu­gar pa­ra co­mer, pa­ra ves­tir o pa­ra guar­dar el di­ne­ro. Es­ta es la si­tua­ción que se aña­de a las ya tó­pi­cas y sen­ti­men­ta­les desave­nen­cias fa­mi­lia­res a la ho­ra de ser­vir la es­cu­de­lla na­vi­de­ña. Es pro­ba­ble que Es­pa­ña no sea, mal­gré moi, una tra­ma de afec­tos. Pe­ro Cataluña tam­po­co. Con ello hay que vi­vir a par­tir de aho­ra, y con el me­nor me­lo­dra­ma po­si­ble. La si­tua­ción la ha en­ten­di­do mu­cho me­jor el Rey de Es­pa­ña que el pre­si­den­te Ra­joy. Mien­tras el pre­si­den­te aún in­sis­tía el do­min­go en dar­le al pe­dal de los po­bres e inocen­tes catalanes en­ga­ña­dos por sus go­ber­nan­tes, el Rey se li­mi­tó a de­cir­les, sin más com­pos­tu­ras po­pu­lis­tas, que el úni­co ca­mino so­cial­men­te po­si­ble de los na­cio­na­lis­tas es la vuel­ta a la ley.

Pa­ra so­bre­lle­var la cri­sis y pa­ra sa­lir lue­go de ella lo prio­ri­ta­rio es la cla­ri­dad. No está es­cri­to, has­ta don­de mi vis­ta al­can­za, que un Es­ta­do ne­ce­si­te de los sen­ti­mien­tos pa­ra fun­cio­nar con efi­ca­cia y con jus­ti­cia. Y desde lue­go de­be pres­cin­dir del prin­ci­pal que en es­tas cir­cuns­tan­cias ope­ra, que es el si­nies­tro sen­ti­mien­to, ca­ta­la­ní­si­mo, de la xe­no­fo­bia.

GRAZNARON los gansos del Ca­pi­to­lio en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, nue­vo tem­plo sa­gra­do de Juno. El em­pe­ra­dor de la de­sidia no los qui­so es­cu­char, en­crip­ta­do en el pa­la­cio de la Mon­cloa. «No hay que ha­cer na­da por­que el tiem­po lo arre­gla to­do y lo me­jor es te­ner ce­rra­do el pi­co», reite­ra­ba el re­zo de su ora­ción arrió­li­ca y fa­mi­liar. Ni si­quie­ra hi­zo ca­so a Ma­ni­lo Ri­ve­ra que in­ten­tó fre­nar a los ga­los de la Ge­ne­ra­li­dad cuando es­ca­la­ban las mu­ra­llas de la independencia.

Ma­riano Ra­joy no qui­so es­cu­char el graz­nar del pe­rio­dis­mo que anun­cia­ba lo que iba a ocu­rrir en Cataluña. Per­ma­ne­ció im­pa­si­ble en la po­lí­ti­ca ne­cia del pa­so­tis­mo, la ca­cha­za y el arrio­lis­mo. Le pre­gun­té ha­ce unos días a un des­ta­ca­dí­si­mo po­lí­ti­co del PP por el plan B de Ma­riano Ra­joy si fa­lla­ba su es­tra­te­gia an­te el ór­da­go se­ce­sio­nis­ta de Car­los Puig­de­mont. Me con­tes­tó sa­gaz­men­te: «¿Plan B? Ni si­quie­ra tie­ne un plan A…».

En un ex­ce­len­te edi­to­rial, es­te pe­rió­di­co le re­cor­dó a Ma­riano Ra­joy el lu­nes, tras el aque­la­rre do­mi­ni­cal en Cataluña: «Ni un mi­nu­to que per­der fren­te al in­de­pen­den­tis­mo». Se ha­cía eco el edi­to­ria­lis­ta del cla­mor de la opi­nión pú­bli­ca que quie­re ver en­car­ce­la­dos a Car­los Puig­de­mont, a Oriol Jun­que­ras, al po­bre Ar­tu­ro Mas, al ma­yor Tra­pe­ro, a la tai­ma­da Car­men For­ca­dell y a sus cóm­pli­ces, pre­sun­tos reos de un de­li­to de se­di­ción, de otro de re­be­lión y tal vez de un ter­ce­ro de al­ta trai­ción. Con los que han per­pe­tra­do un gol­pe de Es­ta­do en Cataluña y una si­tua­ción que pre­ci­sa­rá de lar­gos años pa­ra re­sol­ver­la.

El pue­blo es­pa­ñol no le per­do­na­rá más va­ci­la­cio­nes ni com­po­nen­das a Ma­riano Ra­joy. Al pre­si­den­te le con­ven­dría no ol­vi­dar que en el PP son mu­chos los que con­si­de­ran con­ve­nien­te apli­car el 155, con­vo­car de for­ma in­me­dia­ta elec­cio­nes ge­ne­ra­les y que Ra­joy se re­ti­re y ce­da su can­di­da­tu­ra a Íñi­go de la Ser­na, a Nú­ñez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.