Puig­de­mont: «Ma­jes­tad, así no»

• El ‘pre­si­dent’ cree que el Rey se apar­tó de su pa­pel le­gal y que de­cep­cio­nó a mu­chos catalanes • «Cau­sa son­ro­jo, es­ta­mos aquí por­que él ha ol­vi­da­do sus obli­ga­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les», res­pon­de el Go­bierno

El Mundo - - ESPAÑA -

Puig­de­mont afir­mó que la Cons­ti­tu­ción otor­ga al Rey «un pa­pel mo­de­ra­dor que en nin­gún ca­so ha te­ni­do», y le obli­ga a res­pe­tar a to­dos los es­pa­ño­les, al­go que en su opi­nión no está ha­cien­do con los in­de­pen­den­tis­tas. Ade­más, acu­só a Fe­li­pe VI de «alla­nar» el te­rreno pa­ra que Ra­joy «li­qui­de las as­pi­ra­cio­nes de so­be­ra­nía del pue­blo ca­ta­lán».

Co­mo hi­zo el Rey el mar­tes, Puig­de­mont qui­so di­ri­gir­se tam­bién a los ciu­da­da­nos me­dian­te una de­cla­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal que, por pri­me­ra vez, fue con­tes­ta­da en al­gu­nos pun­tos de Cataluña con una ca­ce­ro­la­da, aun­que de me­nor in­ten­si­dad que las que pro­mue­ven los in­de­pen­den­tis­tas.

Los ata­ques a Fe­li­pe VI fue­ron reite­ra­dos, e in­clu­ye­ron el he­cho de que en su men­sa­je ins­ti­tu­cio­nal del mar­tes no di­je­ra nin­gu­na pa­la­bra en ca­ta­lán. «Se lo di­go en la len­gua que sé que co­no­ce y ha­bla: con su de­ci­sión us­ted de­cep­cio­nó a mu­cha gen­te en Cataluña que le apre­cia y le ha ayu­da­do en mo­men­tos di­fí­ci­les de la ins­ti­tu­ción», re­pro­chó Puig­de­mont.

Si el Rey le acu­só el mar­tes de in­cum­plir la Cons­ti­tu­ción y el Es­ta­tu­to y le echó en ca­ra su «des­leal­tad inad­mi­si­ble» y su «con­duc­ta irres­pon­sa­ble», el pre­si­den­te ca­ta­lán de­nun­ció ayer que el Mo­nar­ca se di­ri­gió só­lo «a una par­te de la po­bla­ción» e «ig­no­ró de­li­be­ra­da­men­te a los mi­llo­nes de catalanes» in­de­pen­den­tis­tas. Ade­más, le acu­só de ol­vi­dar a quie­nes «han si­do víc­ti­mas de una vio­len­cia po­li­cial que ha he­la­do el co­ra­zón a me­dio mun­do» el pa­sa­do 1 de oc­tu­bre.

En un men­sa­je que no in­clu­yó nin­gu­na men­ción ex­plí­ci­ta a la independencia, y que bus­có ser con­ci­lia­dor con to­dos ex­cep­to con el Rey y el Go­bierno, el pre­si­den­te ca­ta­lán di­jo que cons­ti­tu­ye una «gra­ve irres­pon­sa­bi­li­dad» no acep­tar las op­cio­nes de «me­dia­ción» en el «con­flic­to», que ase­gu­ra que exis­ten. No obs­tan­te, tam­bién afir­mó que el Go­vern «no se des­via­rá ni un mi­lí­me­tro» en sus pla­nes.

Las pa­la­bras del pre­si­dent lle­gan des­pués de que, desde la Ge­ne­ra­li­tat y desde otros fren­tes, se ha­yan mul­ti­pli­ca­do los in­ten­tos de que Ra­joy ac­ce­da a man­te­ner una ne­go­cia­ción. Los in­de­pen­den­tis­tas bus­can car­gar­se de ra­zo­nes por­que sa­ben que es di­fí­cil que el Go­bierno acep­te man­te­ner con­ver­sa­cio­nes mien­tras la ame­na­za de la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de independencia es­té so­bre la me­sa.

Y lo está. El pro­pio Puig­de­mont se ra­ti­fi­có, en una en­tre­vis­ta en la BBC, en que ya ha to­ma­do una de­ci­sión, aun sien­do cons­cien­te de que le pue­de cos­tar pe­nas de cár­cel. «Va­mos a declarar la independencia 48 ho­ras des­pués de los re­sul­ta­dos ofi­cia­les», di­jo el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat.

La fe­cha de pu­bli­ca­ción de esos «re­sul­ta­dos ofi­cia­les» de un re­fe­rén­dum que ca­re­ció de ga­ran­tías, en par­te por la ac­tua­ción po­li­cial, es in­mi­nen­te, aun­que si­gue ro­dea­da de mis­te­rio. To­da­vía no se co­no­ce, por ejem­plo, quié­nes son aho­ra los miem­bros de la Sin­di­ca­tu­ra Elec­to­ral que, se­gún la Ley del Re­fe­rén­dum sus­pen­di­da, son los en­car­ga­dos de esa ta­rea.

Los com­po­nen­tes pri­mi­ge­nios de ese or­ga­nis­mo, to­dos cer­ca­nos al pro­yec­to in­de­pen­den­tis­ta, di­mi­tie­ron en blo­que des­pués de que el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal los ame­na­za­ra con una mul­ta de 12.000 eu­ros dia­rios si se­guían ejer­cien­do esas fun­cio­nes de con­trol y ad­mi­nis­tra­ción del re­fe­rén­dum uni­la­te­ral.

Puig­de­mont tam­bién mos­tró un tono muy di­fe­ren­te que en su men­sa­je ins­ti­tu­cio­nal en otra en­tre­vis­ta con­ce­di­da al dia­rio ale­mán Bild, en la que ase­gu­ró que ya se sien­te «pre­si­den­te de un país li­bre» y acu­só al Go­bierno es­pa­ñol de ac­tuar co­mo un Es­ta­do au­to­ri­ta­rio, in­for­ma Car­men Va­le­ro.

«Fí­jen­se lo que su­ce­dió el do­min­go: fue vio­len­cia contra gen­te pa­cí­fi­ca que só­lo que­ría vo­tar», sos­tu­vo Puig­de­mont, que aña­dió: «El Go­bierno es­pa­ñol ha en­car­ce­la­do a opo­si­to­res po­lí­ti­cos, ha ejer­ci­do in­fluen­cia en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y blo­quea­do pá­gi­nas de in­ter­net. Es­ta­mos vi­gi­la­dos día y no­che. ¿Qué di­fe­ren­cia hay con un Es­ta­do au­to­ri­ta­rio?».

La vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno res­pon­dió en cues­tión de mi­nu­tos a la com­pa­re­cen­cia de Puig­de­mont. Sáenz de San­ta­ma­ría la­men­tó el em­pe­ci­na­mien­to del pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat en su de­ri­va contra la le­ga­li­dad. «Es un di­ri­gen­te», di­jo, «contra la ley, contra las ins­ti­tu­cio­nes y contra Eu­ro­pa».

En La Mon­cloa se si­guió con es­tu­por un discurso que, se­gún fuen­tes de Pre­si­den­cia, le si­tua­ba cla­ra­men­te fue­ra de la reali­dad.

«Le pi­do», afir­mó la nú­me­ro dos del Go­bierno, «que res­pe­te a Es­pa­ña, a Cataluña, a sus ins­ti­tu­cio­nes y so­bre to­do a los catalanes». «Es­pa­ña es una de­mo­cra­cia, no una dic­ta­du­ra con pen­sa­mien­to úni­co», aña­dió, an­tes de exi­gir­le que de­je de so­me­ter a la pro­pia ciu­da­da­nía ca­ta­la­na a una ten­sión que «no se me­re­ce» y de re­cor­dar­le que a los que no pien­san igual que él «se les aco­sa».

San­ta­ma­ría res­pon­dió ade­más al re­pro­che di­rec­to que el pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat lan­zó al Je­fe del Es­ta­do: «Cau­sa son­ro­jo que le re­cuer­de al Rey sus obli­ga­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les cuando hoy es­ta­mos aquí pre­ci­sa­men­te por­que él ha ol­vi­da­do to­das las su­yas». Es­te fue el as­pec­to más sor­pren­den­te, en opi­nión del Go­bierno, de la com­pa­re­cen­cia pú­bli­ca del di­ri­gen­te ca­ta­lán, que lle­gó a di­ri­gir­se de tú a tú al Rey pa­ra re­con­ve­nir­le con un «así no» por el con­te­ni­do del men­sa­je que di­ri­gió a la na­ción el mar­tes por la no­che.

Pa­ra el Eje­cu­ti­vo, las pa­la­bras de Fe­li­pe VI fue­ron un bál­sa­mo pa­ra los ciu­da­da­nos, es­pe­cial­men­te los catalanes no in­de­pen­den­tis­tas, que vi­ven mo­men­tos de ex­tre­ma ten­sión: «El Rey tran­qui­li­za, Puig­de­mont desa­so­sie­ga».

Ase­gu­ra en una en­tre­vis­ta que ya se sien­te pre­si­den­te de un país li­bre

EFE

El pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, Car­les Puig­de­mont, ayer du­ran­te su de­cla­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal desde uno de los sa­lo­nes del Pa­lau.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.