Los po­li­cías de Pi­ne­da: «Fue el peor día de nues­tras ca­rre­ras»

Los agen­tes re­la­tan có­mo vi­vie­ron el ase­dio al ho­tel y el pos­te­rior apo­yo de la po­bla­ción

El Mundo - - ESPAÑA - QUICO ALSEDO / PA­BLO HERRAIZ

En el ho­tel de Pi­ne­da de Mar (Bar­ce­lo­na) don­de se alo­ja­ban desde ha­ce días unos 300 agen­tes de Po­li­cía Na­cio­nal to­do ha­bía trans­cu­rri­do con re­la­ti­va nor­ma­li­dad. Has­ta des­pués del 1-O. En­ton­ces em­pe­zó el ase­dio, tal cual lo re­la­tan los que lo vi­vie­ron. «Usa­ban a los ni­ños. Nos man­da­ban a sus hi­jos de cin­co o seis años a lla­mar­nos ‘hi­jos de pu­ta’. En el pue­blo, sa­lía­mos a la ca­lle y to­do el mun­do nos mi­ra­ba con hos­ti­li­dad. En­ton­ces leías en sus la­bios có­mo nos lla­ma­ban ‘hi­jos de pu­ta’ sin pro­du­cir so­ni­dos, só­lo vo­ca­li­zan­do».

Ese fue só­lo el co­mien­zo, un avi­so de lo que iba a ocu­rrir: «Al prin­ci­pio creía­mos que era co­sa nues­tra, que nos es­tá­ba­mos ob­se­sio­nan­do, has­ta que una chi­ca nos di­jo: ‘Te­néis a to­do el pue­blo muy ca­lien­te. To­dos os odian. En el chat de los ve­ci­nos don­de está me­ti­do to­do el pue­blo se está ha­blan­do to­do el ra­to de vo­so­tros, os la van a mon­tar es­ta no­che’».

Y así fue, po­co a po­co: «No nos da­ban de co­mer en los ba­res, no nos lim­pia­ban la ro­pa en las la­van­de­rías. De re­pen­te no po­día­mos co­mer ni to­mar un ca­fé más que en unos po­cos si­tios. No po­día­mos sa­lir a la ca­lle. Al fi­nal em­pe­zó a ve­nir la gen­te, los Mos­sos acor­do­na­ron el ho­tel pa­ra pro­te­ger­nos y nos que­da­mos allí en­ce­rra­dos».

El en­cie­rro du­ró ho­ras y lle­gó la su­pues­ta lla­ma­da del Ayun­ta­mien­to pa­ra exi­gir la ex­pul­sión de los agen­tes, ba­jo ame­na­za de ce­rrar el ho­tel cin­co años, se­gún una car­ta del es­ta­ble­ci­mien­to. Desde el mar­tes pa­sa­do la Fis­ca­lía ha abier­to di­li­gen­cias por un pre­sun­to de­li­to de odio por es­te ca­so, y el mis­mo mar­tes el Ayun­ta­mien­to y los ho­te­les des­min­tie­ron que se hu­bie­ra pro­du­ci­do esa ame­na­za.

Pe­ro lo que sí se pro­du­jo fue la pe­ti­ción de que aban­do­na­ran el ho­tel, co­mo re­la­tan los agen­tes que to­da­vía es­tán allí. El ma­yor gol­pe mo­ral, se­gún es­tos po­li­cías, lle­gó al com­pro­bar que les echa­ban. «Cuando nos di­je­ron que nos íba­mos, llo­rá­ba­mos de im­po­ten­cia mien­tras ha­cía­mos las ma­le­tas. A ca­si to­dos se nos sal­ta­ban las lá­gri­mas. Y los je­fes de­cían: ‘Eh, con la ca­be­za bien al­ta, que he­mos he­cho nues­tro tra­ba­jo’, pe­ro era muy hu­mi­llan­te que nos echa­ran y tu­vié­ra­mos que sa­lir co­mo de­lin­cuen­tes, es­col­ta­dos por los Mos­sos, que nos ha­bían es­ta­do ha­cien­do pei­ne­tas un día an­tes, que lle­ga­ron ho­ra y me­dia tar­de el do­min­go y que se reían cuando la gen­te nos in­sul­ta­ba».

«Des­pués al­gu­nos Mos­sos em­pe­za­ron a pe­dir­nos per­dón, pe­ro les di­ji­mos que el do­min­go nos ha­bían de­ja­do ti­ra­dos, que no eran com­pa­ñe­ros, que han fal­ta­do al ju­ra­men­to que hi­cie­ron cuando en­tra­ron a for­mar par­te del cuer­po».

En el ho­tel hu­bo mo­men­tos muy com­pli­ca­dos: «Cuando es­tá­ba­mos en­ce­rra­dos tu­vi­mos que ba­jar las per­sia­nas de me­tal por­que nos es­cu­pían y ti­ra­ban pie­dras y hue­vos a las ven­ta­nas. Por la no­che, des­pués de pa­sar to­do el día re­ven­ta­dos, no po­día­mos dor­mir por la ca­ce­ro­la­da, los gri­tos y los in­sul­tos».

Al­go más tar­de, «lle­ga­ron unos com­pa­ñe­ros de An­da­lu­cía y tu­vie­ron que pa­sar va­rias ho­ras es­con­di­dos en un han­gar por­que les ape­drea­ron. Cuando por fin sa­lie­ron y lle­ga­ron al ho­tel em­pe­za­mos a aplau­dir­les, y ya nos vi­ni­mos arri­ba, gri­ta­mos ‘vi­va Es­pa­ña’ y ‘vi­va la Po­li­cía’; em­pe­za­mos a ani­mar­nos».

Pa­ra ellos, la si­tua­ción cam­bió a me­jor cuando su­pie­ron que no te­nían que mar­char­se: «Los áni­mos tam­bién em­pe­za­ron a su­bir cuando In­te­rior nos or­de­nó que­dar­nos, por­que no po­día­mos ren­dir­nos sin más, y lue­go la gen­te em­pe­zó a sa­lir con ban­de­ras es­pa­ño­las a la ca­lle, a de­cir que no es­tá­ba­mos so­los. En la mis­ma ca­lle de al la­do del ho­tel, que el día an­tes es­ta­ba lle­na de in­de­pen­den­tis­tas, em­pe­zó a lle­gar mu­cha gen­te con ban­de­ras es­pa­ño­las. Pe­ro lo ocu­rri­do an­tes, pa­ra to­dos fue sin du­da el peor día de nues­tras ca­rre­ras».

El mar­tes em­pe­za­ron de ma­ne­ra es­pon­tá­nea es­tas mues­tras de apo­yo y ayer tam­bién hu­bo otras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.