«Re­no­var el sue­ño bri­tá­ni­co»

• La pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May lla­ma a la uni­dad ‘tory’ pa­ra fre­nar su caí­da fren­te al desafío de Bo­ris John­son • Lan­za una ba­te­ría de me­di­das so­cia­les pa­ra ara­ñar espacio al la­bo­ris­mo de Corbyn, en un ac­ci­den­ta­do discurso

El Mundo - - MUNDO - CAR­LOS FRESNEDA MÁN­CHES­TER EN­VIA­DO ES­PE­CIAL

En el día D de su ca­rre­ra po­lí­ti­ca, cuando The­re­sa May se dis­po­nía a ha­cer una de­ses­pe­ra­da lla­ma­da a la uni­dad de los to­ries an­te el Bre­xit, su­frió de pron­to un ata­que in­con­te­ni­ble de tos. La ca­rras­pe­ra arran­có en el mo­men­to de men­tar a Je­remy Corbyn, mi­nu­tos des­pués de que el có­mi­co Si­mon Brod­kin in­te­rrum­pie­ra su discurso pre­sen­tán­do­le en pú­bli­co una car­ta con el fi­ni­qui­to: «Bo­ris me ha di­cho que le dé es­to».

Así con­clu­yó, de la ma­ne­ra más ac­ci­den­ta­da po­si­ble, la con­fe­ren­cia del Par­ti­do Con­ser­va­dor en Mán­ches­ter, que arran­có con ai­re de fu­ne­ral, que se con­vir­tió mo­men­tá­nea­men­te en bo­da gra­cias al ru­gi­do de Bo­ris John­son y que aca­bó en in­des­crip­ti­ble ba­rahún­da gra­cias a la tos de The­re­sa May, que lu­chó lo in­de­ci­ble por que­dar­se sin voz du­ran­te una ho­ra mien­tras pro­me­tía «re­no­var el sue­ño bri­tá­ni­co».

Su sal­va­dor fue otro mi­nis­tro, Phi­lip Ham­mond, que le pa­só unas pas­ti­llas pa­ra sua­vi­zar la gar­gan­ta en el mo­men­to crí­ti­co, cuando la pre­mier lle­va­ba ya in­fi­ni­tos tra­gos de agua.

May le agra­de­ció el ges­to pro­cla­man­do a mi­cró­fono abier­to, en un ines­pe­ra­do gol­pe de hu­mor: «Es­pe­ro que ha­yan to­ma­do no­ta: el se­cre­ta­rio del Te­so­ro dan­do al­go gra­tis».

La su­ce­sión de even­tos ca­tas­tró­fi­cos fue ca­si una me­tá­fo­ra de la si­tua­ción que vi­ve The­re­sa May en su pro­pio Go­bierno, con Ham­mond ten­dién­do­le el sal­va­vi­das con su «plan de tran­si­cion» y el ti­tu­lar de Ex­te­rio­res, Bo­ris John­son, cons­pi­ran­do en­tre bam­ba­li­nas y ad­vir­tien­do que el Reino Uni­do no se va a que­dar «en la an­te­sa­la de la UE re­co­gien­do pa­té­ti­ca­men­te las mi­ga­jas y sin con­tro­lar el me­nú».

En la gue­rra abier­ta en su pro­pio Ga­bi­ne­te in­ten­tó me­diar May, que re­ci­bió al fi­nal una es­truen­do­sa ova­ción (bas­tan­te ma­yor de la que nun­ca ima­gi­nó) cuando re­cu­pe­ró la voz y com­pos­tu­ra a tiem­po pa­ra de­cir: «Un buen lí­der es aquel que sa­be res­pon­der an­te los mo­men­tos di­fí­ci­les, aquel que en­cuen­tra el ca­mino pa­ra avan­zar pe­se a la ad­ver­si­dad, con re­so­lu­ción y de­ter­mi­na­ción».

May lla­mó a ca­pi­lla a los miem­bros de su pro­pio Ga­bi­ne­te y les pi­dió que sal­gan al pa­so de las «preo­cu­pa­cio­nes, los re­tos y los pro­ble­mas» de los bri­tá­ni­cos.

Pa­ra unos, el atropellado discurso de Mán­ches­ter es la ilus­tra­ción per­fec­ta de un par­ti­do que se está que­dan­do sin voz en­tre las di­vi­sio­nes in­ter­nas. Pa­ra otros, la pre­mier pue­de sa­lir hu­ma­ni­za­da y ai­ro­sa del tran­ce, y co­nec­tar fi­nal­men­te con los vo­tan­tes con una ba­te­ría inusi­ta­da de me­di­das so­cia­les: desde la in­ver­sión en vi­vien­da pú­bli­ca a la fi­ja­ción de to­pes má­xi­mos en el pre­cio de la ener­gía, pa­san­do por ayu­das a los jóvenes pa­ra cos­tear el pe­so de las ma­trí­cu­las uni­ver­si­ta­rias. Du­ran­te más de 20 mi­nu­tos, May pa­só por al­to el Bre­xit y cen­tró la aten­ción en la po­lí­ti­ca do­més­ti­ca y en su pro­pio ex­pe­dien­te es­te año. «Asu­mo la res­pon­sa­bi­li­dad y lo sien­to», di­jo en el mo­men­to de re­cor­dar el fias­co elec­to­ral de ju­nio y de pe­dir per­dón por no ha­ber sa­bi­do ca­li­brar «el de­seo de cam­bio» de los bri­tá­ni­cos.

La pre­mier –que ex­ten­dió la au­to­crí­ti­ca al te­rreno per­so­nal y re­co­no­ció que los bri­tá­ni­cos «pien­san que no soy emo­cio­nal»– in­ten­tó re­do­blar sus ata­ques contra el lí­der de la opo­si­ción, y ahí fue don­de em­pe­zó a fa­llar­le la voz. La au­dien­cia, has­ta en­ton­ces fría, se pu­so de su la­do en­tre aplau­sos cuando la pre­mier rom­pió una lan­za por la eco­no­mía de mer­ca­do y acu­só a Corbyn de que­rer im­plan­tar «el mo­de­lo Ve­ne­zue­la» en el Reino Uni­do.

May de­jó a con­cien­cia el Bre­xit pa­ra la se­gun­da par­te del discurso, y más que ha­blar lle­gó a su­su­rrar por mo­men­tos. Re­cal­có que la «renovación del sue­ño bri­tá­ni­co» pa­sa ne­ce­sa­ria­men­te por «la de­ci­sión co­rrec­ta» al ce­rrar el acuer­do con Bru­se­las.

P. NO­BLE / REUTERS

El se­cre­ta­rio del Te­so­ro Phi­lip Ham­mond ofre­ce un ca­ra­me­lo a la pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.