Re­pú­bli­ca, qui­zás san­gre

El Mundo - - MUNDO - RAÚL DEL PO­ZO

Puig­de­mont ha ase­gu­ra­do que se pro­cla­ma­rá la independencia de Cataluña.

Só­lo fal­ta­ban los car­de­na­les y los frai­les de Mon­tse­rrat pa­ra traer­nos a la me­mo­ria las imá­ge­nes de Mark Twain: «Las flo­tas de to­do el mun­do pue­den na­ve­gar có­mo­da­men­te en la vas­te­dad de la san­gre inocen­te que ha si­do de­rra­ma­da por nues­tra re­li­gión».

En­tre sig­nos de ca­qui y de púr­pu­ra, mo­vi­mien­tos de tro­pas, ter­nu­ris­mo por­no­grá­fi­co de agi­ta­do­res con flo­res –mien­tras pin­chan las fur­go­ne­tas de los guar­dias y los aco­rra­lan–, la lu­cha con­ti­núa. El es­pec­tro de la ex­tin­ta Con­ver­gen­cia y la CUP han con­vo­ca­do al pre­si­dent a un Pleno or­di­na­rio-ex­cep­cio­nal el pró­xi­mo lu­nes.

Y cuando la pa­tria­da es­ta­ba a pun­to de apo­de­rar­se de Cataluña, Fe­li­pe VI ha to­ma­do la sen­da de la Cons­ti­tu­ción. El Rey se ha pues­to en­fren­te del po­pu­lis­mo na­cio­na­lis­ta y de su in­ten­to­na apo­ya­da por las ma­sas. El men­sa­je lle­gó po­cas ho­ras des­pués de la in­sur­gen­cia y los amo­ti­na­dos han res­pon­di­do así al Bor­bón: «Des­pués de oír al Rey, re­pú­bli­ca o re­pú­bli­ca».

Al­fon­so Gue­rra, uno de los pa­dres pu­tati­vos de la Cons­ti­tu­ción, co­mo el Co­men­da­dor, se ha ba­ja­do de la es­ta­tua pa­ra de­fen­der a su hi­ja, de­cla­ran­do a Car­los Al­si­na que es­ta ba­ta­lla la tie­nen que ga­nar los de­mó­cra­tas, no los golpistas, con los que no se de­be ne­go­ciar: «To­dos los fas­cis­mos han na­ci­do de un mo­vi­mien­to na­cio­na­lis­ta». Se lo ha di­cho a una iz­quier­da tan en­ton­te­ci­da que cree que lo de Cataluña va de de­mo­cra­cia y de mo­der­ni­dad, cuando han rein­ven­tan­do la Edad Me­dia, re­cla­man­do fue­ros y cu­pos me­die­va­les. Ac­ti­vis­tas cer­ca­nos a los se­ce­sio­nis­tas me di­cen: «Sa­be­mos que el Es­ta­do está dis­pues­to a ac­tuar con ex­tre­ma du­re­za. Pe­ro, ¿có­mo ex­pli­car­lo a la gen­te? Es­ta­mos a un mi­nu­to de que ha­ya san­gre. Hay un sec­tor del so­be­ra­nis­mo, el más prag­má­ti­co, que cree que hay que lla­mar a elec­cio­nes pa­ra acla­rar las ti­nie­blas».

Los re­bel­des no se sa­len de su discurso, se­gún el cual es­to va de de­mo­cra­cia. Es inú­til con­tes­tar­les que en una de­mo­cra­cia no pue­de ha­ber un po­der su­pe­rior a las le­yes. «Pa­ra ser li­bres –ha­bló Ci­ce­rón– hay que ser es­cla­vos de las le­yes». Cuando el de­li­to es apo­ya­do por la mul­ti­tud, la ile­ga­li­dad se ol­vi­da; por eso, un di­ri­gen­te his­tó­ri­co del PSOE co­men­ta: «Es­toy muy preo­cu­pa­do. Na­die sa­be có­mo va a ter­mi­nar es­to».

Se per­ci­be el es­ta­do de desa­so­sie­go tí­pi­co de las si­tua­cio­nes sin sa­li­da y va a re­sul­tar ca­si im­po­si­ble lo­grar que la ciu­da­da­nía vuel­va de­rro­ta­da de los días de en­sue­ño. Co­mo es­cri­bía Pla, «los po­lí­ti­cos no le di­cen a la gen­te que las co­sas de es­te mun­do son li­mi­ta­das y re­la­ti­vas».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.