MA­DRID Y BAR­CE­LO­NA SA­LEN A LA CA­LLE POR LA UNI­DAD DE ES­PA­ÑA Y EL DIÁ­LO­GO

Mi­les de per­so­nas se ma­ni­fies­tan en Ma­drid a fa­vor de la in­te­gri­dad de Es­pa­ña, mien­tras que otras con­cen­tra­cio­nes sin ban­de­ras, fren­te a los ayun­ta­mien­tos de va­rias ciu­da­des, de­fien­den una so­lu­ción pac­ta­da

El Mundo - - PORTADA - LAU­RA M. MA­TEO /JA­VIER OMS

Mi­les de per­so­nas se con­cen­tra­ron ayer en Ma­drid en de­fen­sa de la uni­dad de Es­pa­ña y pa­ra re­cla­mar al Go­bierno que to­me me­di­das con­tra el in­de­pen­den­tis­mo. En pa­ra­le­lo a esa ma­ni­fes­ta­ción pla­ga­da de ban­de­ras es­pa­ño­las, a po­cos me­tros y en otras ciu­da­des co­mo Bar­ce­lo­na se ce­le­bra­ban con­cen­tra­cio­nes mar­ca­das por el co­lor blan­co y la au­sen­cia de ban­de­ras. Aquí, el men­sa­je an­te el mis­mo pro­ble­ma era otro: diá­lo­go. En una ma­ni­fes­ta­ción se pe­día pri­sión pa­ra Puig­de­mont y en la otra, que el ‘pre­si­dent’ dia­lo­gue con Ra­joy: «Car­les, Ma­riano, a ver si nos ha­bla­mos».

De­fen­der la uni­dad de Es­pa­ña o dia­lo­gar pa­ra lle­gar a acuer­dos. Dos vi­sio­nes con­tra­pues­tas pa­ra so­lu­cio­nar el con­flic­to en Ca­ta­lu­ña re­co­rrie­ron ayer las ca­lles y pla­zas de dis­tin­tas re­gio­nes de Es­pa­ña. Por un la­do, y ata­via­dos con ban­de­ras es­pa­ño­las, se ma­ni­fes­ta­ron en la pla­za de Co­lón de Ma­drid quie­nes abo­gan por la uni­dad del país y exi­gen al Go­bierno cen­tral que to­me me­di­das con­tra el in­de­pen­den­tis­mo. Por otro, fren­te a dis­tin­tos ayun­ta­mien­tos y ves­ti­dos de blan­co y sin ban­de­ras, quie­nes op­tan por el diá­lo­go e in­ten­tar lle­gar a acuer­dos po­lí­ti­cos. Un preludio de la gran con­cen­tra­ción pre­vis­ta pa­ra hoy en Bar­ce­lo­na, con­vo­ca­da por So­cie­tat Ci­vil Ca­ta­la­na, di­ri­gi­da a la Ca­ta­lu­ña «si­len­cia­da» y ba­jo el le­ma «‘¡Bas­ta! Re­cu­pe­re­mos la sen­sa­tez». Par­ti­dos co­mo PP, Ciu­da­da­nos y PSC han animado a asis­tir a la mis­ma.

En Ma­drid, va­rios mi­les de per­so­nas –50.000 se­gún la De­le­ga­ción del Go­bierno– se con­cen­tra­ron en la Pla­za de Co­lón en un ac­to or­ga­ni­za­do por la Fun­da­ción De­naes y res­pal­da­do por dis­tin­tas aso­cia­cio­nes co­mo Con­vi­ven­cia Cí­vi­ca Ca­ta­la­na, Haz­te Oír o el Foro de Guar­dias Ci­vi­les, y gru­pos po­lí­ti­cos co­mo Vox, don­de se lla­mó a sa­lir a las ca­lles en de­fen­sa de «la na­ción, la Cons­ti­tu­ción y el Es­ta­do de De­re­cho».

En un am­bien­te fes­ti­vo, animado por la mú­si­ca de Ma­no­lo Es­co­bar o

Pa­qui­to el Cho­co­la­te­ro, los reuni­dos, en­tre los que ha­bía fa­mi­lias con ni­ños, per­so­nas ma­yo­res y gru­pos de jó­ve­nes, pi­die­ron al pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy que «ac­túe» con­tra lo que con­si­de­ran un «desafío a la uni­dad de Es­pa­ña y a la le­ga­li­dad». Ade­más, se lan­za­ron men­sa­jes de re­co­no­ci­mien­to a la Po­li­cía Nacional y la Guardia Ci­vil y de apo­yo a los ca­ta­la­nes no in­de­pen­den­tis­tas al gri­to de «No es­táis so­los».

Los asis­ten­tes ex­pli­ca­ron es­tar vi­vien­do con tris­te­za es­te pro­ce­so y sen­tir­se can­sa­dos y de­cep­cio­na­dos an­te la inac­ti­vi­dad del Go­bierno. Es el ca­so de Mi­guel, un es­tu­dian­te que re­si­de en Ma­drid y que fue acom­pa­ña­do por tres ami­gos. Ex­pli­ca que es­tá vi­vien­do la si­tua­ción «con tris­te­za por­que Ca­ta­lu­ña es una par­te de nues­tra tie­rra y no que­re­mos que se va­ya». Gon­za­lo, otro jo­ven, cree im­por­tan­te sa­lir a la ca­lle pa­ra «que se es­cu­che la voz de los que no nos han pre­gun­ta­do».

Tam­bién asis­tió Pe­pe, que sos­te­nía en alto una pan­car­ta con un men­sa­je en in­glés que alu­de a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción eu­ro­peos: «Vi­vo en Bél­gi­ca y veo que las te­le­vi­sio­nes eu­ro­peas es­tán min­tien­do, nos es­tán ro­ban­do la ba­ta­lla de la co­mu­ni­ca­ción». Con­si­de­ra que «hay que reivin­di­car que en Ca­ta­lu­ña hay dis­cre­pan­cias, que hay que arre­glar den­tro de los mar­cos le­ga­les», pe­ro que «no es cier­to que to­da Ca­ta­lu­ña sea in­de­pen­dien­te». Al otro la­do de la pla­za, e in­ten­tan­do res­guar­dar­se del sol ba­jo la som­bra de un ár­bol, tres ami­gas ju­bi­la­das re­pi­ten la con­sig­na: «No que­re­mos diá­lo­go. Ra­joy nos ha ven­di­do».

So­bre un es­ce­na­rio mon­ta­do ba­jo la ban­de­ra de Co­lón, Fran­cis­co Ca­ja, pre­si­den­te de Con­vi­ven­cia Cí­vi­ca Ca­ta­la­na, ase­gu­ró que «es­to no se so­lu­cio­na con diá­lo­go» y que «eso que se lla­ma pre­si­den­te de Ca­ta­lu­ña ten­dría que es­tar en pri­sión». San­tia­go Abascal, pre­si­den­te de Vox ce­rró el turno de in­ter­ven­cio­nes: «Es­pa­ña no se rom­pe, no lo va­mos a per­mi­tir. Ju­ra­mos que no acep­ta­re­mos pac­tos, diá­lo­gos, ni con­sen­sos con quie­nes han per­pe­tra­do es­te gol­pe con­tra Es­pa­ña», con­clu­yó.

Ade­más de Vox, el úni­co par­ti­do que tu­vo re­pre­sen­ta­ción ofi­cial fue el PP. En de­cla­ra­cio­nes a los me­dios, su vi­ce­se­cre­ta­rio de Co­mu­ni­ca­ción, Pablo Ca­sa­do, tras­la­dó un men­sa­je de «tran­qui­li­dad» a los ca­ta­la­nes, que «no es­tán so­los» por­que «Ca­ta­lu­ña nun­ca va a ser in­de­pen­dien­te». «Va­mos a po­ner to­do lo que ha­ga fal­ta pa­ra que se cum­pla la ley y se res­ta­blez­ca la con­vi­ven­cia», afir­mó.

Des­de una pers­pec­ti­va dis­tin­ta, va­rios mi­les de per­so­nas se ma­ni­fes­ta­ron en Ma­drid, Bar­ce­lo­na y otros pun­tos del país ves­ti­dos con ro­pa blan­ca y en fa­vor del diá­lo­go. La con­vo­ca­to­ria co­rrió a car­go de la ini­cia­ti­va ciu­da­da­na Par­lem? / Ha­bla­mos?.

«Es hora de de­cir que Es­pa­ña es un país me­jor que sus go­ber­nan­tes. Han sem­bra­do el odio, nos en­fren­tan y di­vi­den. La con­vi­ven­cia se ge­ne­ra ha­blan­do y las le­yes sir­ven a ese diá­lo­go», afir­ma su ma­ni­fies­to.

En Ma­drid, la con­cen­tra­ción tu­vo lu­gar fren­te al Ayun­ta­mien­to, en la pla­za de Ci­be­les –ape­nas a 600 me­tros del ac­to de Co­lón–, don­de mi­les de per­so­nas ves­ti­das de blan­co y sin ban­de­ras de nin­gún signo le­van­ta­ron su voz en fa­vor del diá­lo­go y una sa­li­da pac­ta­da a la cri­sis en Ca­ta­lu­ña. Lo hi­cie­ron con gri­tos de «Car­les, Ma­riano, a ver si nos ha­bla­mos», «Me­nos odio y más con­ver­sa­ción» o «Me­nos po­rra­zos y más te­le­fo­na­zo». Gui­ller­mo Fer­nán­dez, uno de los pro­mo­to­res, ex­pli­có a Eu­ro­pa Press que se pre­ten­día, so­bre to­do, re­cla­mar «sen­sa­tez».

Aun­que no ha­bía re­pre­sen­ta­ción ofi­cial de los par­ti­dos po­lí­ti­cos, tan­to el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, Pe­dro Sán­chez, co­mo el lí­der de Po­de­mos, Pablo Igle­sias, pu­bli­ca­ron en las re­des so­cia­les men­sa­jes de apo­yo a es­ta mo­vi­li­za­ción.

En Ca­ta­lu­ña, tam­bién se pro­du­je­ron con­cen­tra­cio­nes mul­ti­tu­di­na­rias se­cun­dan­do el lla­ma­mien­to de Par­lem?. En Bar­ce­lo­na, una ciu­dad ten­sio­na­da por la cuen­ta atrás has­ta co­no­cer el si­guien­te pa­so de Car­les Puig­de­mont, unas 5.500 per­so­nas –se­gún da­tos de la Guardia Ur­ba­na– pro­ta­go­ni­za­ron una si­tua­ción iné­di­ta en los úl­ti­mos cin­co años: la ma­ni­fes­ta­ción en la pla­za de Sant Jau­me no es­tu­vo acom­pa­ña­da de nin­gu­na ban­de­ra. Ni la sen­ye­ra, ni la es­te­la­da, ni la es­pa­ño­la. Úni­ca­men­te las pan­car­tas proin­de­pen­den­cia co­lo­ca­das de for­ma per­ma­nen­te en fa­cha­das con­ti­guas al Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat rom­pían el mo­no­po­lio de las ban­de­ras y las ca­mi­se­tas blan­cas.

La pla­za, don­de tam­bién se en­cuen­tra el Ayun­ta­mien­to, y las ca­lles con­ti­guas se lle­na­ron de per­so­nas con pan­car­tas con men­sa­jes a fa­vor del «diá­lo­go». Los men­sa­jes di­ri­gi­dos a Ra­joy y Puig­de­mont se re­pi­tie­ron con cán­ti­cos co­mo «ha­blen o di­mi­tan» o «ha­gan su tra­ba­jo». Tam­bién hu­bo ma­ni­fes­ta­cio­nes por el diá­lo­go en Va­len­cia, Za­ra­go­za, Pa­len­cia o A Co­ru­ña.

REUTERS / SAN­TI COGOLLUDO

ÁN­GEL NA­VA­RRE­TE

Mi­les de per­so­nas se ma­ni­fies­tan en de­fen­sa de la uni­dad de Es­pa­ña, ayer en la Pla­za de Co­lón de Ma­drid.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.