Aquí Es­pa­ña, la pa­tria de las ‘ma­ni­fas’

El Mundo - - TESTIGO IMPERTINENTE -

Las dos Es­pa­ñas vuel­ven a la gres­ca. Perdón por lo de Es­pa­ña, pe­ro no en­cuen­tro otra pa­la­bra que se le pa­rez­ca más y no ofen­da a na­die. Lle­ga­do el ca­so, po­dría pro­nun­ciar­la, pe­ro nun­ca es­cri­bir­la. Y si fue­ra una cir­cuns­tan­cia obli­ga­da, en­ton­ces es­cri­bi­ría Es­ta­do o país, aun­que la pa­la­bra país lle­va a con­fu­sio­nes. Pla te­nía la cos­tum­bre de lla­mar país a Ca­ta­lu­ña y a mí se me aca­bó con­ta­gian­do.

Aquí me tie­nen, pues, de vuel­ta a Es­pa­ña. Han pa­sa­do mu­chas co­sas des­de que no acu­do a la ci­ta con es­ta con­tra­por­ta­da. Fui al Am­pur­dán, don­de mis ojos se acos­tum­bran a las es­te­la­das co­mo en Tán­ger se acos­tum­bran a la in­men­si­dad del mar. Con­tra lo que pien­san al­gu­nos, el Am­pur­dán es un lu­gar apa­ci­ble y si voy a com­prar una san­día en la tien­da, no me in­sul­tan ni me ha­cen can­tar Els se­ga­dors.

Las gue­rras en­tre es­te­la­das y ro­ji­gual­das siem­pre se han sal­da­do a fa­vor de las pri­me­ras. La ra­zón: el uso bas­tar­do que se ha he­cho de la ro­ji­gual­da en los úl­ti­mos 50 años. Aho­ra es­tá cam­bian­do. Los co­mer­cios re­ci­ben género nue­vo y la ban­de­ra es­pa­ño­la se es­tá ven­dien­do co­mo chu­rros.

Hoy do­min­go se ce­le­bra en Bar­ce­lo­na una ma­ni­fes­ta­ción con­vo­ca­da por So­cie­dad Ci­vil Ca­ta­la­na, que a buen se­gu­ro se po­bla­rá de ban­de­ras es­pa­ño­las (pa­ra ha­cer cau­sa) y

sen­ye­res (pa­ra ha­cer equi­li­brio). Aun­que es­tas co­sas se sa­be có­mo em­pie­zan pe­ro nun­ca có­mo ter­mi­nan. A la ma­ni­fa de hoy se han su­ma­do PP y Ciu­da­da­nos, más el PSC, así co­mo va­rias pla­ta­for­mas cí­vi­cas, co­mo la de las mar­que­sas. Cru­ce­mos los de­dos. De ser cier­to que llegan tre­nes y au­to­bu­ses car­ga­dos de pi­jos (tie­sos), la ma­ni­fa pue­de acabar en una pe­lí­cu­la de Ber­lan­ga.

En fin. Da­re­mos por bue­na la con­vo­ca­to­ria por­que con­vie­ne neu­tra­li­zar a las cen­tu­rias cu­pe­ras, pe­ro con cui­da­do. Los pi­jos (in­clui­dos el con­de de Go­dó y quie­nes lo quie­ren de­sa­lo­jar de la no­ble­za por trai­dor –véa­se LOC–) en­se­gui­da se po­nen es­tu­pen­dos y echan de me­nos Flan­des. Ay, el di­cho­so na­cio­na­lis­mo es­pa­ñol.

En la at­mós­fe­ra flo­ta el es­pí­ri­tu de San­ti Vi­la, el con­se­ller de Em­pre­sa, que desea po­ner un po­co de cal­ma al pro­cés (pi­de un alto el fuego). Tam­bién flo­ta el del hom­bre que ha pro­ta­go­ni­za­do una de las his­to­rias más tur­bias y rui­nes de la Ca­ta­lu­ña con­tem­po­rá­nea: Ar­tur Mas, au­tor de la fra­se: «Ca­ta­lun­ya no es­tá pre­pa­ra­da pa­ra la in­de­pen­den­cia». Él sí que no es­tá pre­pa­ra­do.

Y de Mas, que en reali­dad es me­nos, a Jun­que­ras. Él es la prue­ba de que en el Go­vern no exis­te uni­dad de cri­te­rio. Puig­de­mont da un pa­so ha­cia de­lan­te y Jun­que­ras, dos ha­cia atrás. Sal­ta a la vis­ta (con perdón) que no se lle­van bien. Por ra­zo­nes bio­grá­fi­cas, Jun­que­ras es­tá más pró­xi­mo a la Igle­sia que el pre­si­dent-pe­rio­dis­ta. Fue pre­ci­sa­men­te Jun­que­ras el que pi­dió ayu­da in ex­tre­mis al car­de­nal Ome­lla (el nue­vo Ta­ran­cón).

La Igle­sia ha­ce aguas por la fal­ta de vo­ca­cio­nes. Pe­ro, mien­tras en el res­to de Es­pa­ña a los cu­ras los tras­la­dan de un la­do a otro, en Ca­ta­lun­ya la cues­tión lin­güís­ti­ca (hay que dar las cla­ses de Re­li­gión en ca­ta­lán) man­tie­ne blo­quea­da la mo­vi­li­dad.

Los cu­ras agi­ta­do­res no son nin­gu­na no­ve­dad. Lo que cons­ti­tu­ye una no­ve­dad son los cu­ras in­de­pes. Sin em­bar­go, los ver­da­de­ros agi­ta­do­res son los Jor­dis: Jor­di Cui­xart y Jor­di Sàn­chez, di­ri­gen­tes de Òm­nium Cul­tu­ral y ANC, dos ins­ti­tu­cio­nes que em­pe­za­ron re­zu­man­do cul­tu­re­ta y han ter­mi­na­do mos­tran­do el vie­jo ros­tro de los co­mi­sa­rios po­lí­ti­cos los Jor­dis son es­bi­rros del po­der: fo­men­tan la de­la­ción, pre­mian la fi­de­li­dad y man­tie­nen un fé­rreo con­trol de los in­de­pes. Pa­ra su po­lí­ti­ca de cap­ta­cio­nes han re­cu­rri­do a las es­tra­te­gias más bur­das de már­ke­ting, uti­li­zan­do mé­to­dos pro­pios de las ope­ra­do­ras de te­le­fo­nía mó­vil.

A pro­pó­si­to de la cul­tu­ra y la cul­tu­re­ta: con Cai­xa­Bank se va uno de los pi­la­res de la cul­tu­ra ca­ta­la­na del último si­glo. Des­de mu­cho an­tes de la lle­ga­da de la De­mo­cra­cia, la Cai­xa fue un enor­me Òm­nium que ilus­tró la vi­da de to­dos los ca­ta­la­nes con li­bros y dis­cos.

Mas se equi­vo­ca­ba al de­cir que los ban­cos no se irían de Ca­ta­lu­ña ni lo­cos. El que de­be­ría mar­char­se es él. Por men­ti­ro­so.

AL­BER­TO ES­TÉ­VEZ / EFE

Car­les Puig­de­mont (cen­tro), jun­to a Oriol Jun­que­ras (izq­da.) y el ‘con­se­ller’ Jor­di Tu­rull.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.