JO­SÉ BONO EX MI­NIS­TRO DE DE­FEN­SA «Quien pon­ga pe­ros al Rey pue­de es­tar ayu­dan­do a la se­ce­sión»

El ex mi­nis­tro de De­fen­sa y ex pre­si­den­te del Con­gre­so vi­ve días de pro­fun­da preo­cu­pa­ción an­te «la cri­sis más gra­ve» que ase­gu­ra ha­ber co­no­ci­do en Es­pa­ña. En es­ta en­tre­vis­ta no se con­sien­te crí­ti­cas al Go­bierno de­mo­crá­ti­co, al PSOE o a Ciu­da­da­nos, pe­ro no

El Mundo - - PORTADA - LUIS ÁN­GEL SANZ

Pre­gun­ta.– Es­ta­mos an­te la ma­yor cri­sis del Es­ta­do de de­re­cho des­de 1981. ¿Qué de­be ha­cer el Go­bierno?

Res­pues­ta.– Nun­ca pen­sé que iba a su­frir a dos Te­je­ros en mi vi­da. Uno en 1981; otro aho­ra, Puig­de­mont. Los dos son gol­pis­tas y los dos de­ben ser juz­ga­dos. Una vez res­ta­ble­ci­do el or­den cons­ti­tu­cio­nal, ha­brá que en­con­trar el mo­do de su­pe­rar la di­vi­sión y los odios que han ge­ne­ra­do Puig­de­mont y los su­yos. Con la ley se pue­de to­do, has­ta cam­biar­la: con la ley has­ta la lu­na; con­tra la ley, la cár­cel. És­tas son las re­glas del Es­ta­do de de­re­cho. Con los gol­pis­tas no se pue­de dia­lo­gar. Pa­sa lo mis­mo que cuan­do una per­so­na ebria va con­du­cien­do. Lo pri­me­ro que hay que ha­cer es ba­jar­le del co­che. Y cuan­do se le pa­sa la bo­rra­che­ra, po­ner­le a dis­po­si­ción del juez.

El Go­bierno ha de ha­cer to­do lo que la ley le per­mi­te pa­ra ren­dir ho­nor al ju­ra­men­to que el pre­si­den­te hi­zo cuan­do to­mó po­se­sión: cum­plir y ha­cer cum­plir la ley.

P.– De mo­men­to, Ma­riano Ra­joy no es­tá ha­cien­do cum­plir la ley.

R.– En es­ta en­tre­vis­ta no pien­so con­sen­tir­me la más mí­ni­ma crí­ti­ca ni al Go­bierno de­mo­crá­ti­co, ni al PSOE, ni a Ciu­da­da­nos. Me pa­re­ce­ría un im­pu­dor in­te­lec­tual po­ner al mis­mo ni­vel a Ra­joy y a Puig­de­mont. Las cuen­tas pen­dien­tes con Ra­joy ya ha­brá tiem­po de sal­dar­las. Yo quie­ro que Ca­ta­lu­ña no se se­pa­re de Es­pa­ña y que Ra­joy pier­da las elec­cio­nes. Pe­ro una co­sa des­pués de la otra. És­te es el mo­men­to de Es­pa­ña y Es­pa­ña va­le más que PSOE y PP jun­tos.

P.– ¿Es más gra­ve la cri­sis ac­tual que la del 23-F?

R.– Son dis­tin­tas. Te­je­ro pu­so en pe­li­gro nues­tras vi­das –yo es­ta­ba en el Con­gre­so– y la li­ber­tad de los es­pa­ño­les. Sin em­bar­go, aquel día al­go gra­ví­si­mo, la uni­dad te­rri­to­rial, no se cues­tio­nó. Los gol­pis­tas de hoy po­nen en pe­li­gro la igual­dad y ame­na­zan a Es­pa­ña. Aquel gol­pis­ta des­pre­cia­ble que fue Te­je­ro te­nía co­mo ven­ta­ja so­bre Puig­de­mont que no era co­bar­de ni cí­ni­co, aun­que fue­se un de­lin­cuen­te. És­te, ade­más de gol­pis­ta, es un mo­de­lo de co­bar­día y de far­sa. Su mo­de­lo de con­vi­ven­cia es la Ca­ta­lu­ña de los Pu­jol, de la CUP, la Ca­ta­lu­ña de quie­nes lle­van a sus hijos a lla­mar hijos de pu­ta a los po­li­cías. La Ca­ta­lu­ña co­bar­de que uti­li­za a los ni­ños co­mo es­cu­dos. Puig­de­mont ha ge­ne­ra­do te­mor y odio en­tre los ca­ta­la­nes. Es­tá con­si­guien­do que las gran­des em­pre­sas se va­yan. Por to­do eso hay que pa­rar­le los pies, de­te­ner la lo­cu­ra y po­ner­lo en ma­nos de la Jus­ti­cia.

P.– ¿La res­pues­ta del Go­bierno es­tá sien­do la ade­cua­da?

R.– Ya le he di­cho que no voy a con­sen­tir­me crí­ti­cas al Go­bierno de­mo­crá­ti­co en es­ta en­tre­vis­ta.

P.– ¿Hay que apli­car el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción?

R.– El ar­tícu­lo 155 es­ta­ble­ce que si una co­mu­ni­dad no cum­plie­re con sus obli­ga­cio­nes cons­ti­tu­cio­na­les o aten­ta­re gra­ve­men­te con­tra el in­te­rés de Es­pa­ña, el Es­ta­do de­be in­ter­ve­nir. Yo creo que se dan las cir­cuns­tan­cias pa­ra ello, pe­ro no me co­rres­pon­de a mí de­cir cuál es el mo­men­to en el que de­be apli­car­se.

P.– ¿En qué sen­ti­do ha­bría que apli­car­lo? ¿Pa­ra ha­cer qué?

R.– De­be­rá pro­veer al Go­bierno cons­ti­tu­cio­nal de la fuer­za ne­ce­sa­ria pa­ra que los gol­pis­tas no pue­dan lle­var ade­lan­te sus ac­tua­cio­nes ilí­ci­tas. En un Es­ta­do de de­re­cho, la úni­ca fuer­za le­gí­ti­ma es la que pro­ce­de de la ley. Y esa de­be ser uti­li­za­da de ma­ne­ra efi­caz. P.– ¿Ha­brá que usar el Ejér­ci­to? R.– Ha­cer pro­cla­mas de le­ga­li­dad y re­pe­tir que la ley es­tá por en­ci­ma de to­do no sir­ve de na­da si los gol­pis­tas no son so­me­ti­dos a la le­ga­li­dad. La fuer­za del que se re­sis­te siem­pre de­be ser me­nor que la fuer­za del Es­ta­do de de­re­cho. Esa de­be ser la úni­ca me­di­da pro­por­cio­na­da.

Si Puig­de­mont de­cla­ra la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co se­rá al­go gro­tes­co y ri­dícu­lo. Ju­rí­di­ca­men­te, ten­dría la mis­ma fuer­za que si pro­cla­ma la ane­xión de Ma­rrue­cos. Pe­ro des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co y pe­nal es muy re­le­van­te su de­li­to. Co­me­te­ría un gra­ve de­li­to de re­be­lión pe­na­do con en­tre 15 y 25 años de cár­cel. Y la res­pues­ta del Es­ta­do de­be ser con­tun­den­te por su in­ten­to de rom­per la le­ga­li­dad. El Es­ta­do no pue­de que­dar in­de­fen­so an­te los mal­he­cho­res.

El Rey lo di­jo con mu­cha cla­ri­dad: la des­leal­tad de Puig­de­mont es inad­mi­si­ble. Y yo no le pon­go pe­ros al dis­cur­so del Rey. Quien se los pon­ga, aún sin que­rer­lo, pue­de es­tar ayu­dan­do al pro­ce­so de se­ce­sión.

Di­ri­gen­tes de su par­ti­do han

cri­ti­ca­do que el Rey no hi­cie­ra nin­gu­na ape­la­ción al diá­lo­go.

R.– El diá­lo­go de­be ser la fa­se pos­te­rior a la re­po­si­ción del or­den cons­ti­tu­cio­nal. Ne­go­ciar ba­jo chan­ta­je es im­pro­pio de un país de­mo­crá­ti­co.

P.– Pe­dro Sán­chez le pi­dió el lu­nes en per­so­na a Ra­joy que lla­me a Puig­de­mont y ne­go­cie con él.

R.– Yo es­toy dan­do mi opinión, que no pre­ten­do im­po­ner a na­die. Me pa­re­ce­ría co­bar­de no de­cir lo que pien­so y me pa­re­ce­rá un error cri­ti­car al se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE. Y no lo voy a ha­cer.

P.– ¿Có­mo he­mos po­di­do lle­gar a es­te pun­to?

R.– To­dos te­ne­mos al­gu­na res­pon­sa­bi­li­dad. Dé­ca­das en­se­ñan­do en la es­cue­la a los ni­ños ca­ta­la­nes que Es­pa­ña les ro­ba no po­dían te­ner un buen fi­nal. No hi­ci­mos bien achi­cán­do­nos y ca­llán­do­nos cuan­do se da­ba por bueno que ser pa­trio­ta ca­ta­lán era al­go digno y sen­tir­se pa­trio­ta es­pa­ñol era pro­pio de fa­chas. Fui­mos po­co in­te­li­gen­tes al de­jar pa­ra Es­pa­ña el cu­ño de lo es­ta­tal y re­ga­lar el cu­ño de lo nacional a Ca­ta­lu­ña. Las ba­lan­zas fis­ca­les se usa­ron pa­ra de­fen­der que quien pa­ga­ba más im­pues­tos te­nía más de­re­chos. E, in­clu­so, que Ca­ta­lu­ña era una víc­ti­ma de Es­pa­ña. ¡Ya es­tá bien de vic­ti­mis­mos! Se han co­me­ti­do mu­chos erro­res. No fue pe­que­ño pro­mo­ver un Es­ta­tu­to que, co­mo di­jo un pre­si­den­te de Ca­ta­lu­ña, de­ja­ba al Es­ta­do en si­tua­ción mar­gi­nal.

P.– ¿Pas­qual Ma­ra­gall?

R.– És­te no es mo­men­to pa­ra po­ner nom­bres a las res­pon­sa­bi­li­da­des.

P.– ¿La res­pon­sa­bi­li­dad del PSOE fue im­pul­sar el Es­ta­tu­to de 2006?

R.– El PSOE no lo im­pul­só. Le reite­ro que és­te es el mo­men­to de acabar con la in­su­rrec­ción. P.– ¿Qué de­be ha­cer el PSOE? R.– Se ha di­cho mu­chas ve­ces que so­la­men­te en cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les se po­dría lle­gar a un go­bierno de uni­dad del PP, del PSOE y de Ciu­da­da­nos. Pe­ro yo no soy quién pa­ra pro­po­ner­lo, ni si­quie­ra pa­ra in­si­nuar­lo. Pe­ro és­ta es la cri­sis más gra­ve pa­ra la uni­dad de Es­pa­ña que yo he co­no­ci­do. El 4 de mar­zo de 1981, tras el gol­pe de Es­ta­do de Te­je­ro, Fe­li­pe Gon­zá­lez pro­pu­so a Calvo-So­te­lo un Go­bierno de coa­li­ción que és­te re­cha­zó. Si Puig­de­mont per­pe­tra­ra su de­li­to y de­cla­ra­se la in­de­pen­den­cia, me gus­ta­ría que la res­pues­ta fue­se só­li­da y con­jun­ta: de PP, PSOE y Ciu­da­da­nos.

P.– ¿La pró­xi­ma se­ma­na es el mo­men­to opor­tuno pa­ra re­pro­bar a la vi­ce­pre­si­den­ta por la ac­tua­ción policial del 1-O, co­mo quie­re el PSOE?

R.– No es tiem­po de se­ña­lar nues­tros erro­res, ni de cri­ti­car a quien los co­me­ta. Az­nar ha cri­ti­ca­do du­ra­men­te a Ra­joy. Si yo pu­die­ra dar­le un con­se­jo le di­ría que si no pue­den ver­se por­que se lle­van mal, le lla­me pa­ra ha­cer­le esos re­pro­ches.

P.– La dirección del PSOE ha con­de­na­do «ac­tua­cio­nes la­men­ta­bles» de la Po­li­cía Nacional y de la Guardia Ci­vil.

R.– Nun­ca me he sen­ti­do tan cer­ca de la Po­li­cía y de la Guardia Ci­vil co­mo aho­ra. Han si­do ca­lum­nia­dos. Se han con­te­ni­do an­te in­sul­tos gra­ví­si­mos. Han si­do aban­do­na­dos por los je­fes de los Mos­sos d’Es­qua­dra. Han si­do ex­pul­sa­dos de los ho­te­les... Las es­ce­nas de violencia no le gus­tan a na­die. Pe­ro ya es­tá bien de hi­pó­cri­tas. Cual­quier reunión del FMI en Eu­ro­pa es pro­te­gi­da por la po­li­cía con una con­tun­den­cia muy su­pe­rior a la del 1 de octubre en Ca­ta­lu­ña.

P.– ¿Exis­te un pro­ble­ma de en­ca­je de Ca­ta­lu­ña en Es­pa­ña?

R.– Cla­ro que exis­te y de­be re­sol­ver­se. De­be­mos bus­car nue­vas fór­mu­las que ra­ti­fi­quen to­dos los es­pa­ño­les con una mo­di­fi­ca­ción cons­ti­tu­cio­nal y des­pués los ca­ta­la­nes en su Es­ta­tu­to. El «ca­fé pa­ra to­dos» fue una sa­li­da, pe­ro no ha si­do una so­lu­ción de­fi­ni­ti­va. El re­co­no­ci­mien­to de la identidad es al­go im­por­tan­te. Pe­ro ser di­fe­ren­tes no im­pli­ca ser de­sigua­les. Los de­re­chos son de las per­so­nas, no de los te­rri­to­rios. De­fen­der Es­pa­ña es ga­ran­ti­zar la igual­dad. Y fren­te a la igual­dad, lo más an­ti­cua­do e in­mo­ral es el se­pa­ra­tis­mo. P.– ¿Ca­ta­lu­ña es una na­ción? R.– Des­de el pun­to de vis­ta emo­cio­nal no ten­go na­da que ob­je­tar a quien así lo de­fien­de. Pe­ro cons­ti­tu­cio­nal y ju­rí­di­ca­men­te, la úni­ca na­ción es Es­pa­ña.

P.– ¿Si­gue pen­san­do que Pe­dro Sán­chez es «un bluf»?

R.– No. Es mi se­cre­ta­rio ge­ne­ral y le de­bo leal­tad. No siem­pre acier­ta uno cuan­do con­ce­de entrevistas en to­das sus res­pues­tas.

P.– ¿Có­mo le va a ir al PSOE con Pe­dro Sán­chez?

R.– Es­pe­ro y de­seo que muy bien. P.– Cua­tro me­ses des­pués del con­gre­so, el PSOE si­gue frac­tu­ra­do, ¿se­rá pron­to un par­ti­do uni­do?

R.– Exa­ge­ra us­ted al ha­blar de frac­tu­ra. El PSOE no es una or­ga­ni­za­ción con dis­ci­pli­na mi­li­tar. Pe­ro to­dos compartimos la res­pon­sa­bi­li­dad y el de­seo de que nues­tro se­cre­ta­rio ge­ne­ral lle­gue a ser el pró­xi­mo pre­si­den­te del Go­bierno.

AN­TO­NIO HE­RE­DIA

AN­TO­NIO HE­RE­DIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.