LA VOZ DEL CHAGAS EN ES­PA­ÑA

La bo­li­via­na Bri­git­te Jor­dan se re­co­rre el país pa­ra con­ven­cer a po­si­bles afec­ta­dos de que se ha­gan las prue­bas que de­tec­tan es­ta afec­ción

El Mundo - - SALUD - MAR DE MI­GUEL

«NO AD­MI­TEN QUE LO TIE­NEN POR SER AL­GO QUE VIE­NE DE LAS ZO­NAS RU­RA­LES DE LA­TI­NOA­MÉ­RI­CA»

«EL PA­DRE DE ANA MU­RIÓ POR CHAGAS Y ELLA, EM­BA­RA­ZA­DA, LO TRANS­MI­TIÓ A SU HI­JA. NO PEN­SÓ EN HA­CER­SE LA PRUE­BA»

Bri­git­te Jor­dan (San­ta Cruz, Bo­li­via, 1984) hace ocho años que se li­bró de un pa­rá­si­to que pu­do ha­ber pa­sa­do a sus hi­jas. Lo con­tra­jo de su ma­dre, en la que tam­po­co que­da ni ras­tro de una en­fer­me­dad po­ten­cial­men­te mor­tal, pro­pia del con­ti­nen­te ame­ri­cano y po­co co­no­ci­da en el nues­tro: el mal de chagas.

En las zo­nas ru­ra­les de paí­ses co­mo Ecua­dor, Bo­li­via, Co­lom­bia, Ar­gen­ti­na, Pe­rú o Bra­sil, un in­sec­to por­ta­dor de un pa­rá­si­to vi­ve es­con­di­do, du­ran­te el día, en las grie­tas de las ca­sas de ado­be. Por la no­che aban­do­na su es­con­dri­jo pa­ra ali­men­tar­se de san­gre mien­tras sus ha­bi­tan­tes duer­men.

«La vin­chu­ca se te po­sa. Te in­tro­du­ce el pi­co con sus dos man­dí­bu­las, que se in­crus­tan mien­tras bus­ca una ve­na. Su sa­li­va te ador­me­ce. Tú no lo no­tas. Des­pués de la pi­ca­du­ra te ras­cas y el pa­rá­si­to en­tra». Así re­la­ta Jor­dan la for­ma de ad­qui­rir el chagas, por la mor­de­du­ra de una chin­che que en La­ti­noa­mé­ri­ca co­no­cen co­mo vin­chu­ca y que en Es­pa­ña, aun­que exis­te, no trans­mi­te es­ta do­len­cia.

El pa­tó­geno, una vez en el to­rren­te san­guí­neo, via­ja sin oca­sio­nar nin­gún da­ño. Así pue­de pa­sar de una ma­dre em­ba­ra­za­da a sus hi­jos o por una trans­fu­sión de san­gre contaminada a otro pa­cien­te.

Asin­to­má­ti­co du­ran­te mu­cho tiem­po, has­ta 20 años, el mal de chagas pue­de ser mor­tal cuan­do ata­ca al co­ra­zón. De ahí el gra­ve pe­li­gro de ad­qui­rir­lo de ma­ne­ra si­len­cio­sa. Se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), en el mun­do hay sie­te mi­llo­nes de per­so­nas in­fec­ta­das, de las que só­lo el 1% lo sa­be.

Mu­chos nun­ca han oí­do ha­blar del chagas «o pien­san que se da só­lo en el cam­po. Al­gu­nos no creen que pue­dan te­ner­lo por­que ya lle­van mu­cho tiem­po en Es­pa­ña», afir­ma Jor­dan.

El des­co­no­ci­mien­to, la ne­ga­ción o la re­sig­na­ción a pa­de­cer el chagas ha­cen que quie­nes lo con­traen no bus­quen un diag­nós­ti­co ni un tra­ta­mien­to, lo que agra­va el pro­ble­ma. «Hay quien sos­pe­cha te­ner­lo y evi­ta ha­blar de ello. Al que tie­ne un fa­mi­liar en­fer­mo o fa­lle­ci­do por es­ta cau­sa, esa in­for­ma­ción le blo­quea», des­ta­ca Jor­dan. «A ve­ces no se ad­mi­te pa­de­cer­lo por es­tar re­la­cio­na­do con al­go que vie­ne de las zo­nas ru­ra­les de La­ti­noa­mé­ri­ca».

Sin em­bar­go, los in­fec­ta­dos lo han tras­la­da­do de es­tas zo­nas ru­ra­les a las ciu­da­des. Ade­más, la emi­gra­ción lo ha lle­va­do a paí­ses eu­ro­peos, a Ja­pón y a Aus­tra­lia. En Eu­ro­pa, uno de ca­da 25 la­ti­noa­me­ri­ca­nos por­ta el pa­rá­si­to. El 95% des­co­no­ce que lo tie­ne.

«Cuan­do veo a per­so­nas con afec­ta­ción car­dia­ca, hi­jos con el co­ra­zón da­ña­do, un fa­mi­liar que ha fa­lle­ci­do a cau­sa del chagas o to­da la fa­mi­lia in­fec­ta­da, en­ton­ces pien­so que lo mío es po­co trans­cen­den­tal. A mí só­lo me diag­nos­ti­ca­ron la en­fer­me­dad y mi his­to­ria no es na­da en com­pa­ra­ción con otras más gra­ves», ates­ti­gua Jor­dan.

Un aná­li­sis de san­gre pue­de aler­tar a los po­si­bles afec­ta­dos pa­ra que to­men el tra­ta­mien­to a tiem­po y se pre­ven­gan los da­ños. Es­to es lo que hi­zo Bri­git­te Jor­dan an­tes de ser ma­dre. Aho­ra, sa­na y con dos hi­jas, ha de­di­ca­do su vi­da a in­for­mar a otros del pe­li­gro que co­rren, co­mo agen­te de sa­lud de la Fun­da­ción Mun­do Sano.

Por eso, es­ta bo­li­via­na ha co­no­ci­do de pri­me­ra mano mu­chos ca­sos de chagas. Jor­dan, que se hace eco de las vo­ces del mal de chagas, re­la­ta có­mo la desinformación pro­vo­ca nue­vos con­ta­gios. «El pa­dre de Ana fa­lle­ció por chagas. Ella vino de San­ta Cruz, pe­ro no pen­sa­ba que tu­vie­ra que ha­cer­se la prue­ba. Sin em­bar­go, cuan­do tu­vo una ni­ña se lo trans­mi­tió du­ran­te el em­ba­ra­zo. Só­lo cuan­do vio que su hi­ja da­ba po­si­ti­vo se alar­mó», sos­tie­ne Jor­dan. El ma­yor te­mor de es­ta mu­jer que in­ten­ta lle­gar a una po­bla­ción des­co­no­ce­do­ra del pe­li­gro que co­rre es pre­ci­sa­men­te lle­gar de­ma­sia­do «tar­de», una pa­la­bra que ha es­cu­cha­do de al­gún en­fer­mo. Un día, en un even­to al que acu­die­ron mu­chos bo­li­via­nos, Jor­dan re­par­tía pan­fle­tos so­bre es­ta do­len­cia, la prue­ba gra­tui­ta pa­ra de­tec­tar­la y la exis­ten­cia del tra­ta­mien­to. «En­tré en un ho­tel», co­mien­za a na­rrar. «Ha­bía mu­cha gen­te. Un chi­co de en­tre 30 y 40 años me di­jo que ha­bía lle­ga­do tar­de pa­ra él. Ya ha­bía su­fri­do un in­far­to a cau­sa del chagas», cuen­ta con tris­te­za. «Me que­dé he­la­da. Sen­tí no ha­ber lle­ga­do a tiem­po pa­ra esa per­so­na».

Por otro la­do, des­de Es­pa­ña, es­tos re­sul­ta­dos evi­tan la muer­te de fa­mi­lia­res que se en­cuen­tran en La­ti­noa­mé­ri­ca. El pro­yec­to Ba­rrios com­pro­me­ti­dos con chagas, de Mun­do Sano, aler­ta a las fa­mi­lias de los afec­ta­dos en sus paí­ses de ori­gen pa­ra que con­tac­ten con su mé­di­co y se ha­gan las prue­bas.

La fun­da­ción man­tie­ne con­ve­nios con el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid o la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS), que ayu­dan a diag­nos­ti­car a la po­bla­ción que re­si­de en Es­pa­ña y ha ad­qui­ri­do el pa­rá­si­to en sus paí­ses de ori­gen. «No­so­tros no po­de­mos ir a bus­car a los pa­cien­tes, pe­ro te­ne­mos que ayu­dar a que la sa­lud pú­bli­ca los en­cuen­tre», ex­pli­ca Sil­via Gold, fun­da­do­ra de Mun­do Sano.

Bri­git­te Jor­dan, con­cien­cia­do­ra con­tra el chagas de la Fun­da­ción Mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.