«Los je­fes de los Mos­sos es­tán in­vo­lu­cra­dos en el pro­ce­so»

El in­for­me en­via­do a la Au­dien­cia di­ce que Tra­pe­ro y So­ler es­tán «in­vo­lu­cra­dos en el pro­ce­so»

El Mundo - - PORTADA - POR MA­RI­SA RECUERO Y MA­NUEL MARRACO

El ates­ta­do en­tre­ga­do a la Au­dien­cia Na­cio­nal con­clu­ye que Tra­pe­ro dio apo­yo a los de­te­ni­dos por pre­pa­rar el 1-O

Los agen­tes de la po­li­cía au­to­nó­mi­ca en­tor­pe­cie­ron las in­ves­ti­ga­cio­nes de la Guar­dia Ci­vil a los miem­bros del Go­vern

El ‘nú­me­ro 2’ de Jun­que­ras te­nía en su ca­sa el plan es­tra­té­gi­co: «Ge­ne­rar con­flic­to y des­co­ne­xión for­zo­sa»

Las con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas in­ter­ve­ni­das a los in­ves­ti­ga­dos por or­ga­ni­zar el 1-O re­ve­lan que los Mos­sos d’Es­qua­dra pro­por­cio­na­ron «la se­gu­ri­dad ne­ce­sa­ria a los miem­bros del Go­bierno ca­ta­lán con la fi­na­li­dad de pro­te­ger­los con­tra po­si­bles in­ves­ti­ga­cio­nes». Así cons­ta en el úl­ti­mo in­for­me re­mi­ti­do por la Guar­dia Ci­vil al juz­ga­do de la Au­dien­cia Na­cio­nal que in­ves­ti­ga si se co­me­tió un de­li­to de se­di­ción en los dis­tur­bios su­ce­di­dos en Bar­ce­lo­na los días 20 y 21 de sep­tiem­bre.

Los in­ves­ti­ga­do­res con­clu­yen que los al­tos car­gos in­ves­ti­ga­dos te­nían «un gra­do de co­no­ci­mien­to de las téc­ni­cas po­li­cia­les de in­ves­ti­ga­ción» y re­sal­ta que adop­ta­ban «pre­cau­cio­nes en sus co­mu­ni­ca­cio­nes pro­pias del com­por­ta­mien­to de de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da».

El in­for­me, que ex­tien­de la in­ves­ti­ga­ción has­ta la jor­na­da del 1-O, ofre­ce va­rios ejem­plos «sig­ni­fi­ca­ti­vos» de esa «pro­tec­ción». Uno de ellos lo pro­ta­go­ni­za el pro­pio di­rec­tor de los Mos­sos, Pe­re So­ler, en una con­ver­sa­ción del pa­sa­do 29 de sep­tiem­bre con Fran­cesc Su­trias, de­te­ni­do en la ope­ra­ción Anu­bis. La con­ver­sa­ción re­fle­ja que «el cuer­po de los Mos­sos d’Es­qua­dra, o más bien los je­fes po­lí­ti­cos y po­li­cia­les del mis­mo, es­tán to­tal­men­te in­vo­lu­cra­dos en el pro­ce­so se­pa­ra­tis­ta».

So­ler ex­pli­ca al res­pon­sa­ble de Pa­tri­mo­nio de la Ge­ne­ra­li­tat que «han au­men­ta­do la con­tra­vi­gi­lan­cia» a los que ha­bían es­ta­do «más ex­pues­tos» y que ha ha­bla­do con el je­fe de su es­col­ta. A con­ti­nua­ción, men­cio­nan medidas de se­gu­ri­dad, co­mo que Su­trias no man­te­nía reunio­nes en su des­pa­cho «por ra­zo­nes ob­vias». So­ler «le di­ce que lo mis­mo pa­sa con el te­lé­fono, que aho­ra mis­mo, que si sa­be lo que le quie­re de­cir».

«Se evi­den­cia que el je­fe de los Mos­sos d’Es­qua­dra es­tá dan­do pro­tec­ción a las per­so­nas en­car­ga­das de pre­pa­rar la lo­gís­ti­ca del re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre», in­sis­te el in­for­me.

La Po­li­cía Ju­di­cial si­gue apor­tan­do epi­so­dios que re­fle­jan que los Mos­sos han se­gui­do «la lí­nea de blin­dar a los miem­bros del Go­bierno ca­ta­lán» que es­tán su­je­tos a un pro­ce­di­mien­to ju­di­cial «con­tra las in­ves­ti­ga­cio­nes que jue­ces o agen­tes de la au­to­ri­dad pue­dan lle­var a ca­bo».

Por ejem­plo, otra con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca de Na­ta­lia Ga­rri­ga Ibá­ñez, tam­bién de­te­ni­da y mano de­re­cha del nú­me­ro dos de Oriol Jun­que­ras, Jo­sep Ma­ria Jo­vé. Ga­rri­ga ha­bla con un mos­so que le trans­mi­te que «les ha da­do vía li­bre pa­ra ha­cer ser­vi­cio con ella, en los tres tur­nos de tra­ba­jo, en pa­tru­llas no lo­go­ti­pa­das (vehícu­los ca­mu­fla­dos) y sin uni­for­me, que vi­gi­la­rán su do­mi­ci­lio». El agen­te aña­de que le da­rá «cua­tro con­se­jos pa­ra te­mas de me­dios téc­ni­cos y pa­ra co­no­cer su ru­ti­na».

Par­te del ma­te­rial apor­ta­do a la Au­dien­cia Na­cio­nal pro­vie­ne de los pin­cha­zos que el Juz­ga­do nú­me­ro 13 de Bar­ce­lo­na au­to­ri­zó en su in­ves­ti­ga­ción so­bre el 1-O y que afec­ta­ban a al me­nos sie­te per­so­nas.

Una de ellas era el pro­pio Jo­vé, a quien el 27 de sep­tiem­bre su es­po­sa pre­gun­ta­ba si que­ría ha­cer lle­gar al­gún men­sa­je al ma­yor de los Mos­sos, Jo­sep Lluís Tra­pe­ro. Jo­vé co­mien­za a de­cir que sí, pe­ro «en ese mo­men­to se da cuen­ta de que pue­de co­me­ter una in­dis­cre­ción y cor­ta brus­ca­men­te y le di­ce [a su es­po­sa] que le en­via­rá un men­sa­je».

Los in­ves­ti­ga­do­res afir­man que «de nue­vo apa­re­ce la fi­gu­ra del je­fe ope­ra­ti­vo [Tra­pe­ro] de los MdE [Mos­sos d’Es­qua­dra] co­mo per­so­na que pro­por­cio­na apo­yo a in­di­vi­duos impu­tados en unas di­li­gen­cias ju­di­cia­les y no con in­ten­ción de apo­yar la in­ves­ti­ga­ción ju­di­cial, sino más bien pa­ra dar apo­yo a los in­ves­ti­ga­dos».

Más allá de las in­ter­ven­cio­nes de So­ler y Tra­pe­ro, el in­for­me da cuen­ta de otro epi­so­dio lla­ma­ti­vo. «Soy el ca­bo je­fe de la sec­ción y es un ho­nor cus­to­diar­les a us­te­des allí, que se­pan que no­so­tros les da­mos nues­tro apo­yo, lo que sea, que mu­cha fuer­za y mu­chas gra­cias por lo que es­tán ha­cien­do, lo que sea cual­quie­ra de no­so­tros, fuer­za, fuer­za». Esas fue­ron las pa­la­bras que un mos­so le di­ri­gió a Joan Ma­nel Gó­mez –vin­cu­la­do al Centro de Se­gu­ri­dad de la In­for­ma­ción de Ca­ta­lu­ña– mien­tras se en­con­tra­ba de­te­ni­do. Así lo re­ve­ló el pro­pio Gó­mez en una con­ver­sa­ción in­ter­cep­ta­da tres días des­pués de la de­ten­ción.

El ma­te­rial en­via­do in ex­tre­mis por la Guar­dia Ci­vil a la Au­dien­cia Na­cio­nal su­pu­so que se apla­za­se la adop­ción de medidas cau­te­la­res con­tra los cua­tro impu­tados por se­di­ción: Tra­pe­ro, una te­nien­te de los Mos­sos y los res­pon­sa­bles de la ANC (Jor­di Sàn­chez) y Òm­nium (Jor­di Cui­xart). El con­te­ni­do del in­for­me ser­vi­rá pa­ra de­ci­dir qué medidas se im­po­nen.

Un ‘mos­so’ a uno de los de­te­ni­dos: «Les da­mos nues­tro apo­yo, lo que sea» Los in­ves­ti­ga­dos por el 1-O ac­tua­ban co­mo la «de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da»

BERNARDO DÍAZ

Tra­pe­ro, lle­gan­do a la Au­dien­cia Na­cio­nal el pa­sa­do vier­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.