La ANC cer­ca­rá el Par­la­ment pa­ra blin­dar la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia

Ad­vier­te al ‘pre­si­dent’ de que «la cre­di­bi­li­dad y la dig­ni­dad» acon­se­jan de­cla­rar hoy la in­de­pen­den­cia

El Mundo - - PORTADA - DA­NIEL G. SAS­TRE CRISTINA RU­BIO BAR­CE­LO­NA

De lo que di­ga es­ta tar­de Car­les Puig­de­mont de­pen­de en gran par­te el fu­tu­ro po­lí­ti­co de Ca­ta­lu­ña y de Es­pa­ña. Si el presidente de la Ge­ne­ra­li­tat no ce­de a las pre­sio­nes y pro­cla­ma la in­de­pen­den­cia, se abri­rá un pe­rio­do de gran in­cer­ti­dum­bre y na­da vol­ve­rá a ser lo mis­mo. Puig­de­mont pa­re­ce de mo­men­to in­sen­si­ble a las pre­sio­nes, po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas, pa­ra que abor­te su plan. ERC y la CUP le em­pu­jan ha­cia la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral y la ANC ro­dea­rá hoy el Par­la­ment pa­ra blin­dar una pro­cla­ma­ción que da por se­gu­ra. La in­flu­yen­te en­ti­dad in­de­pen­den­tis­ta, cu­ya ca­pa­ci­dad de mo­vi­li­za­ción es­tá fue­ra de du­da, con­vo­có ayer a los so­be­ra­nis­tas en las in­me­dia­cio­nes del Par­la­ment a par­tir de las seis de la tar­de, la ho­ra en que co­mien­za el pleno. «¡Avan­ce­mos al la­do de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes!», de­cía ayer un men­sa­je de la or­ga­ni­za­ción en las re­des so­cia­les.

La ANC re­co­ge en su con­vo­ca­to­ria el prin­ci­pal ar­gu­men­to que de­fien­den los par­ti­da­rios de que Puig­de­mont pro­cla­me hoy la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña. La en­ti­dad –co­mo ERC, la CUP y par­te del PDeCAT– pien­sa que el re­fe­rén­dum uni­la­te­ral del 1 de oc­tu­bre es ba­se su­fi­cien­te pa­ra la rup­tu­ra. «El pue­blo ha ha­bla­do y ha di­cho sí a la in­de­pen­den­cia. Aho­ra, la de­cla­ra­ción. ¡Ho­la, re­pú­bli­ca!», di­ce la en­ti­dad, a pe­sar de que, se­gún los nú­me­ros no acre­di­ta­dos de la Ge­ne­ra­li­tat, só­lo par­ti­ci­pó en la vo­ta­ción un 43% de los ca­ta­la­nes, y los ca­ta­la­nes que apues­tan por la se­ce­sión si­guen en torno a los dos mi­llo­nes, co­mo des­de ha­ce años.

A úl­ti­ma ho­ra de la tar­de, la ANC anun­ció que la con­cen­tra­ción se tras­la­da­ba al pa­seo Lluís Com­panys, en las in­me­dia­cio­nes del par­que de la Ciu­ta­de­lla, se­de del Par­la­ment. La ra­zón es que los Mos­sos d’Es­qua­dra, en una ini­cia­ti­va ex­cep­cio­nal, ce­rra­ron el par­que ayer an­tes de lo ha­bi­tual, y la en­ti­dad da por he­cho que ma­ña­na ha­brá pro­ble­mas pa­ra ac­ce­der.

El presidente de la ANC, Jor­di Sàn­chez, es­tá con­ven­ci­do de que la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia (DUI) es «la úni­ca sa­li­da» al con­flic­to, «por cre­di­bi­li­dad y por dig­ni­dad». De he­cho, la pre­sión ca­lle­je­ra siem­pre ha si­do un ele­men­to fun­da­men­tal de la ho­ja de ru­ta de Puig­de­mont. Tam­bién Òm­nium se su­mó a la con­vo­ca­to­ria.

El presidente de la Ge­ne­ra­li­tat man­tu­vo du­ran­te to­do el día de ayer en Pa­lau reunio­nes con di­ri­gen­tes de par­ti­dos y en­ti­da­des so­be­ra­nis­tas, en­tre ellos su an­te­ce­sor, Ar­tur Mas. Se ais­ló de las pre­sio­nes, del mun­do eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co, que le re­cla­ma­ban que re­nun­cie a ac­cio­nes uni­la­te­ra­les. No reac­cio­nó a la gran ma­ni­fes­ta­ción a fa­vor de la uni­dad de Es­pa­ña que to­mó el do­min­go, por pri­me­ra vez de for­ma ma­si­va, las ca­lles de Bar­ce­lo­na.

Tam­po­co lo hi­zo, al me­nos en pú­bli­co, a la fu­ga de em­pre­sas y de gran­des ban­cos, que ha pro­vo­ca­do un am­bien­te de te­mor ge­ne­ra­li­za­do, fá­cil­men­te cons­ta­ta­ble en las ofi­ci­nas de las en­ti­da­des afec­ta­das.

Y ayer el lí­der del PSOE, Pedro Sán­chez, y la al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na, Ada Co­lau, fue­ron los úl­ti­mos di­ri­gen­tes que se al­za­ron pi­dién­do­le cor­du­ra.

Sán­chez avi­só a Puig­de­mont de que ava­la­rá la res­pues­ta de Ma­riano Ra­joy si de­cla­ra la in­de­pen­den­cia. En cuan­to a Co­lau, que siem­pre se ha pues­to de per­fil en el con­flic­to en­tre el Go­bierno y la Ge­ne­ra­li­tat, ayer fue cla­ra con res­pec­to al pre­si­dent.

«Los re­sul­ta­dos del 1 de oc­tu­bre no pue­den ser un aval pa­ra pro­cla­mar la in­de­pen­den­cia», di­jo la al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na en una de­cla­ra­ción ins­ti­tu­cio­nal. Pi­dió a Puig­de­mont que re­nun­cie a la ame­na­za de la DUI, que po­dría «po­ner en pe­li­gro la cohe­sión so­cial», aun­que a la vez exi­gió a Ra­joy que re­nun­cie a apli­car «el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción» y que «re­ti­re los efec­ti­vos po­li­cia­les» con­gre­ga­dos es­tos días en Ca­ta­lu­ña. Tam­bién se ofre­ció pa­ra ayu­dar en una me­dia­ción que pro­pi­cie un diá­lo­go en­tre las par­tes.

Pe­ro, a es­tas al­tu­ras, lo úni­co que pa­re­ce en cues­tión es el for­ma­to que ele­gi­rá Puig­de­mont pa­ra pro­cla­mar hoy la in­de­pen­den­cia. Par­te del PDeCAT de­fien­de una fór­mu­la «a la es­lo­ve­na», me­dian­te la cual el presidente de la Ge­ne­ra­li­tat anun­cie hoy la se­ce­sión pe­ro la de­je «en sus­pen­so» por un pla­zo –pro­ba­ble­men­te unos me­ses– pa­ra in­ten­tar que el Go­bierno es­pa­ñol acep­te ini­ciar una ne­go­cia­ción.

Es la fór­mu­la que ver­ba­li­zó ayer Ra­mon Tre­mo­sa, eu­ro­dipu­tado del PDeCAT. El ob­je­ti­vo se­ría «de­cla­rar la in­de­pen­den­cia y sus­pen­der sus efec­tos du­ran­te un tiem­po a la es­pe­ra de po­der sen­tar­se en una me­sa, sin con­di­cio­nes pre­vias, con el Go­bierno es­pa­ñol pa­ra ne­go­ciar un re­fe­rén­dum acor­da­do», di­jo. Otros di­ri­gen­tes neo­con­ver­gen­tes, co­mo el con­se­je­ro de Em­pre­sa, San­ti Vi­la, de­fien­den pa­tro­nes pa­re­ci­dos.

Es­te sector cree que, una vez de­cla­ra­da la in­de­pen­den­cia, el Go­bierno de Ca­ta­lu­ña ten­dría en la mano «un triun­fo pa­ra ne­go­ciar» con el es­pa­ñol, en pa­la­bras de un car­go del PDeCAT. Las mis­mas fuen­tes apun­tan a que el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de esa for­mu­la­ción se­ría de­jar abier­ta la puer­ta a una me­dia­ción in­ter­na­cio­nal. Puig­de­mont es cons­cien­te de que, si da el pa­so, po­dría aca­bar en la cár­cel y la Ge­ne­ra­li­tat per­de­ría las sim­pa­tías que pue­da ha­ber ge­ne­ra­do su cau­sa tras las imá­ge­nes de las car­gas po­li­cia­les del 1 de oc­tu­bre. No pa­re­ce im­por­tar­le.

La CUP, cu­yos di­ri­gen­tes ya ha­blan es­tos días abier­ta­men­te de «con­tro­lar los flu­jos de ca­pi­tal» en los pri­me­ros me­ses de una even­tual re­pú­bli­ca ca­ta­la­na, no acep­ta ni si­quie­ra una de­cla­ra­ción «en di­fe­ri­do». Pa­ra los 10 dipu­tados an­ti­sis­te­ma, im­pres­cin­di­bles pa­ra que Junts pel Sí ten­ga ma­yo­ría ab­so­lu­ta en el Par­la­ment, «el acuer­do po­lí­ti­co» es pro­cla­mar hoy la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña.

Be­net Sa­le­llas, uno de esos dipu­tados, con­cre­tó que los dos gru­pos in­de­pen­den­tis­tas es­tán con­ver­san­do pa­ra que hoy se cons­ta­te que «hu­bo un re­fe­rén­dum vin­cu­lan­te cu­yo re­sul­ta­do es efec­ti­vo». Pa­ra la CUP y pa­ra Junts pel Sí, la Ley del Re­fe­rén­dum, sus­pen­di­da por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, si­gue vi­gen­te, y Puig­de­mont es­tá obli­ga­do a asu­mir «el man­da­to de las ur­nas».

Lo que aún no es­tá cla­ro es có­mo po­dría con­cre­tar­se for­mal­men­te la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia. En prin­ci­pio, el pleno de hoy es­tá con­vo­ca­do con un for­ma­to neu­tro, to­tal­men­te le­gal, pa­ra que Puig­de­mont in­for­me «so­bre la si­tua­ción po­lí­ti­ca ac­tual». Pe­ro los in­de­pen­den­tis­tas po­drían uti­li­zar la tri­qui­ñue­la que ya usa­ron pa­ra apro­bar las dos le­yes de rup­tu­ra en el tur­bu­len­to pleno del 6 y 7 de sep­tiem­bre: la de mo­di­fi­car so­bre la mar­cha el or­den del día pa­ra in­tro­du­cir una vo­ta­ción.

Sa­le­llas no qui­so con­cre­tar ayer si se re­pe­ti­rá la es­ce­na de aque­llas se­sio­nes, que ter­mi­na­ron de ma­dru­ga­da por los in­ten­tos de la opo­si­ción de que sus de­re­chos par­la­men­ta­rios fue­ran res­pe­ta­dos. «Si lo ha­ce­mos, al­gu­nos gru­pos co­rre­rían al TC», di­jo pa­ra ocul­tar sus pla­nes.

REUTERS

El presidente de la Ge­ne­ra­li­tat, Car­les Puig­de­mont, la se­ma­na pa­sa­da en la Ge­ne­ra­li­tat.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.