Tra­ba­ja­da vic­to­ria de Es­pa­ña en Israel gra­cia a un go­la­zo de Illa­rra­men­di

Un go­la­zo de Illa­rra­men­di a un cuar­to de ho­ra del fi­nal da el triun­fo a Es­pa­ña en Israel / Buen de­but de Jo­nat­han Vie­ra

El Mundo - - PORTADA - EDUAR­DO J. CAS­TE­LAO

Cuan­do las co­sas vie­nen de ca­ra, vie­nen de ca­ra. Y por mu­cho que el par­ti­do no sir­va pa­ra na­da, y por mu­cho que el úni­co ali­cien­te sea en­trar en el bom­bo 1 del Mun­dial (si­gue sien­do muy di­fí­cil, pe­ro el pri­mer pa­so era ga­nar), y por mu­cho que de los ti­tu­la­res dis­pues­tos por Lo­pe­te­gui só­lo dos (Ramos y Bus­quets) va­yan a ser ti­tu­la­res en el Mun­dial (bueno, qui­zá Asen­sio), la se­lec­ción es­pa­ño­la ter­mi­nó ga­nan­do en Israel y po­nien­do un buen bro­che a una cla­si­fi­ca­ción im­po­lu­ta. Nue­ve vic­to­rias y un em­pa­te. Han si­do 36 go­les a fa­vor –só­lo su­pe­ra­da por Ale­ma­nia y Bél­gi­ca– y ape­nas tres en con­tra –la que me­nos em­pa­ta­da con In­gla­te­rra–. Ha si­do un ca­mino con Ita­lia siem­pre al ace­cho, ges­tio­na­do con cal­ma e ím­pe­tu por Lo­pe­te­gui y ce­rra­do en Israel de la me­jor ma­ne­ra.

Con­vie­ne apun­tar el sex­to de­but de la nue­va era en la fi­gu­ra de Jo­nat­han Vie­ra, lo más lla­ma­ti­vo de una ali­nea­ción lla­ma­ti­va en la que Bus­quets cum­plía los 100 par­ti­dos y Ramos qui­so su­mar una in­ter­na­cio­na­li­dad más en esa ca­rre­ra que tie­ne con­tra sí mis­mo y con­tra el ré­cord de par­ti­dos de Iker Ca­si­llas. Los de­más fue­ron aque­llos que no han si­do ti­tu­la­res en las ci­tas tras­cen­den­tes y en­tre eso y que la se­lec­ción de Israel se afa­nó en ca­var una enor­me trin­che­ra fren­te a su por­te­ro, a Es­pa­ña le cos­tó su­do­res ga­nar el par­ti­do.

De he­cho, du­ran­te to­do el pri­mer tiem­po no hu­bo otra co­sa que es­car­ceos. Una ca­rre­ra por aquí, un quie­bro por allá, un uy per­ma­nen­te que siem­pre se que­dó en eso, en un uy.

Pe­ro ade­más un uy le­jano, pues la me­jor oca­sión so­bre­vino en un dis­pa­ro de Ser­gio Ramos des­de muy le­jos. Res­pon­dió bien Ha­rush y vol­vió a ha­cer­lo el guar­da­me­ta is­rae­lí dos mi­nu­tos más tar­de, cuan­do Vie­ra de­jó a Pedro so­lo con­tra él y fue él quien ga­nó la par­ti­da del mano a mano.

Del ri­val lo más lla­ma­ti­vo fue­ron los ki­ló­me­tros re­co­rri­dos por sus hom­bres, in­can­sa­bles en la pre­sión, a ve­ces con ex­ce­so de ím­pe­tu pues lo que ha­bía en jue­go –na­da– in­vi­ta­ba a ver otro ti­po de des­plie­gue. Ocu­rre que pa­ra es­te ti­po de se­lec­cio­nes arran­car­le si­quie­ra un em­pa­te a Es­pa­ña se con­vier­te en mo­ti­vo de ce­le­bra­ción, de ahí que el des­plie­gue sea lla­ma­ti­vo. Co­mo lla­ma­ti­vo era el rui­do que ge­ne­ra­ban las gra­das ca­da vez que uno de los su­yos lo­gra­ba ha­cer al­go con la pe­lo­ta. No ha­cía fal­ta que fue­ra al­go ex­tra­or­di­na­rio. Bas­ta­ba con abrir a una ban­da y que el ju­ga­dor lo­cal es­tu­vie­ra sin mar­ca. El he­cho de es­tar a 50 me­tros de la por­te­ría re­sul­ta­ba se­cun­da­rio.

Lo­pe­te­gui, que ha­bía op­ta­do por un sis­te­ma clá­si­co de ini­cio, re­gre­só a los tres de­fen­sas qui­tan­do del cam­po a Ramos y me­tien­do a Ia­go As­pas jun­to a Adu­riz. Eso, de pa­so, de­ja­ba co­mo ca­pi­tán a Bus­quets el día que cum­plía 100 par­ti­dos con la se­lec­ción. El par­ti­do, sin em­bar­go, no cam­bió de guión ni por un mo­men­to. Es­pa­ña se­guía vien­do to­dos los ca­mi­nos ce­rra­dos. In­ten­ta­ba ju­gar por den­tro, por fue­ra, cam­biar de ban­da, fil­trar ba­lo­nes en­tre lí­neas... Na­da, no ha­bía ma­ne­ra de en­con­trar el ca­mino del gol. Ni si­quie­ra la ma­gia de Is­co, en es­ta­do de gra­cia –re­ci­bi­do, por cier­to, con tres fal­tas las tres pri­me­ras ve­ces que to­có el ba­lón–, pu­do des­ci­frar la de­fen­sa is­rae­lí.

Y cuan­do los par­ti­dos es­tán así só­lo se pue­den re­sol­ver con una im­pro­vi­sa­ción o por las bra­vas. Y por las bra­vas fue co­mo Illa­rra­men­di, una apues­ta ma­de in Lo­pe­te­gui, en­gan­chó un za­pa­ta­zo des­de fue­ra del área a la sa­li­da de un cór­ner que de­jó ti­ri­tan­do al per­so­nal. Un go­la­zo so­ber­bio que per­mi­te a la se­lec­ción abro­char con una son­ri­sa la fa­se de cla­si­fi­ca­ción y man­te­ner al­go tan im­por­tan­te en el fút­bol co­mo la iner­cia de ga­nar. Ga­nar trae ga­nar, sue­len de­cir los en­tre­na­do­res, y Es­pa­ña, de mo­men­to, ga­na ca­si to­do.

JACK GUEZ 7 AFP

Illa­rra­men­di tra­ta de arre­ba­tar­le el ba­lón al is­rae­lí Kab­ha du­ran­te el par­ti­do de ayer en Je­ru­sa­lén.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.