Ejem­plar Vargas Llo­sa

El Mundo - - OPINIÓN - LUIS MA­RÍA ANSON Luis Ma­ría Anson, de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la.

PA­RA la CUP, la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña es so­lo el pre­tex­to que per­mi­te ace­le­rar el pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio con la frac­tu­ra del or­den so­cial rei­nan­te. La Can­di­da­tu­ra de Uni­dad Po­pu­lar se con­tem­pla en el es­pe­jo de Sal­va­dor Allen­de y pre­ten­de es­ta­ble­cer un sis­te­ma de an­ti­ca­pi­ta­lis­mo fe­roz, con sa­li­da de la Otan, de Eu­ro­pa y del eu­ro. La Ru­sia ac­tual, que ma­nio­bra pa­ra fra­gi­li­zar a la Eu­ro­pa pu­jan­te de Mer­kel, ha con­tri­bui­do a la far­sa del re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre, co­mo ha sub­ra­ya­do el sa­gaz edi­to­ria­lis­ta del Washington Post. La CUP desar­zo­nó al po­bre Ar­tu­ro Mas e im­pu­so al me­que­tre­fe Puig­de­mont, al que ma­ne­ja a su an­to­jo.

Juan Luis Ce­brián re­dac­tó el im­pe­ca­ble co­mu­ni­ca­do en fa­vor de la li­ber­tad, de la de­mo­cra­cia, de la le­ga­li­dad cons­ti­tu­cio­nal y de la in­te­gri­dad te­rri­to­rial de Es­pa­ña, que fue apro­ba­do el pa­sa­do jue­ves por una­ni­mi­dad en el Pleno de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la. Mario Vargas Llo­sa es­ta­ba con no­so­tros y ha de­mos­tra­do la sin­ce­ri­dad de su vo­to in­cor­po­rán­do­se en Bar­ce­lo­na a la ma­ni­fes­ta­ción de la ma­yo­ría si­len­cia­da por el sec­ta­ris­mo de Car­los Puig­de­mont, apo­ya­do por Oriol Jun­que­ras, el po­bre Ar­tu­ro Mas, el pre­sun­to trai­dor Jo­sé Luis Tra­pe­ro y la tai­ma­da Car­men For­ca­dell. Con más de 80 años a las es­pal­das, el au­tor de La fies­ta del chi­vo per­ma­ne­ció du­ran­te cer­ca de tres ho­ras en pie al fren­te de la ma­ni­fes­ta­ción pa­ra pro­nun­ciar con no­ta­ble ener­gía un dis­cur­so en fa­vor de la li­ber­tad y en con­tra de la con­ju­ra gol­pis­ta. Le res­pal­dó el buen sen­ti­do del lí­der so­cia­lis­ta Jo­sep Bo­rrell, que se­ría, por cier­to, un mag­ní­fi­co presidente de la Ge­ne­ra­li­dad.

Ad­mi­ra­ble Vargas Llo­sa. El es­cri­tor es pe­ruano y ad­qui­rió la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la en su día pa­ra es­ca­par de la vi­drio­sa si­tua­ción po­lí­ti­ca en su país. En Es­pa­ña se al­zó con el pre­mio más pres­ti­gio­so que se con­ce­de en nues­tro país, el Prín­ci­pe de As­tu­rias de las Letras. Ga­nó tam­bién el Cer­van­tes pa­ra la li­te­ra­tu­ra ibe­roa­me­ri­ca­na. Y, co­mo pe­rio­dis­ta, el Ca­via, en el que su­ce­dió a otros tres pre­mios No­bel: Oc­ta­vio Paz, Be­na­ven­te y Ce­la. La cohe­ren­cia ideo­ló­gi­ca y po­lí­ti­ca de Vargas Llo­sa no co­no­ce fi­su­ras. Siem­pre apos­tó por la li­ber­tad. Su­po con­de­nar sin ve­la­du­ras la dic­ta­du­ra de Pi­no­chet y tam­bién la de Cas­tro. El es­pí­ri­tu de la mo­de­ra­ción ha pre­si­di­do su vi­da, en la que ha de­mos­tra­do, co­mo el do­min­go en Bar­ce­lo­na, una ad­mi­ra­ble for­ta­le­za en la afir­ma­ción de sus ideas. A pe­sar de su es­tre­lla­to cir­cuns­tan­cial en la pren­sa del co­ra­zón, que hu­bie­ra des­tro­za­do a cual­quier in­te­lec­tual, Vargas Llo­sa es el es­cri­tor en es­pa­ñol más in­flu­yen­te del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.