Far­sa y chan­ta­je

Los dipu­tados se­pa­ra­tis­tas fir­man una de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia ho­ras des­pués de que Puig­de­mont anun­cia­ra que que­da sus­pen­di­da pa­ra ini­ciar ne­go­cia­cio­nes Cons­ti­tu­yen la «re­pú­bli­ca ca­ta­la­na co­mo un es­ta­do in­de­pen­dien­te» y pi­den su re­co­no­ci­mien­to a los

El Mundo - - PORTADA - DA­NIEL G. SAS­TRE BAR­CE­LO­NA

El presidente de la Ge­ne­ra­li­tat de­cep­cio­na a los so­be­ra­nis­tas im­pa­cien­tes y no ex­pli­ci­ta la se­ce­sión pa­ra de­jar de nue­vo la pe­lo­ta en el te­ja­do del Go­bierno

Junts pel Sí y la CUP fir­man des­pués del Pleno una de­cla­ra­ción in­for­mal que es­ta­ble­ce que se cons­ti­tu­ye «la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na co­mo Es­ta­do in­de­pen­dien­te»

Los an­ti­sis­te­ma se en­co­le­ri­zan, re­tra­san una ho­ra la se­sión y ame­na­zan con aban­do­nar el Par­la­ment has­ta que se den pa­sos en la di­rec­ción de la in­de­pen­den­cia

«Es la vía es­lo­ve­na», tra­tan de ani­mar des­de el PDeCAT a los par­ti­da­rios de la se­ce­sión, que de­ja­ron en­tre llan­tos las con­cen­tra­cio­nes de apo­yo

El je­fe del Eje­cu­ti­vo ca­ta­lán di­ce que «asu­me» los re­sul­ta­dos del re­fe­rén­dum uni­la­te­ral del 1-O, pe­ro no ha­ce nin­gu­na alu­sión a que sean vin­cu­lan­tes

«Di­ce que asu­me un man­da­to y pro­po­ne sus­pen­der una de­cla­ra­ción no he­cha. Es com­ple­jo», re­su­me el lí­der de los so­cia­lis­tas ca­ta­la­nes, Mi­quel Ice­ta En el úl­ti­mo minuto, cuan­do el mun­do con­te­nía la res­pi­ra­ción, Car­les Puig­de­mont pi­só el freno. El presidente de la Ge­ne­ra­li­tat re­cor­dó por un día que es di­ri­gen­te del PDeCAT, la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia, y echó mano de la am­bi­güe­dad pa­ra ga­nar tiem­po y es­qui­var el abis­mo que se abría an­te sus pies. No de­cla­ró la in­de­pen­den­cia, di­jo que asu­mía «el man­da­to del pue­blo pa­ra que Ca­ta­lu­ña se con­vier­ta en un Es­ta­do in­de­pen­dien­te en for­ma de re­pú­bli­ca». Y, ade­más, aña­dió que sus­pen­día los «efec­tos» de esa de­cla­ra­ción no ex­pli­ci­ta­da «pa­ra em­pren­der un diá­lo­go y lle­gar a una so­lu­ción acor­da­da».

La par­ti­da no se aca­bó ayer. La in­ten­ción de Puig­de­mont y de sus ase­so­res más di­rec­tos es de­jar de nue­vo la pe­lo­ta en el te­ja­do del Go­bierno es­pa­ñol. Cal­cu­lan que una res­pues­ta con­tun­den­te de Ma­riano Ra­joy po­dría gran­jear­les los apo­yos in­ter­na­cio­na­les que aho­ra se le nie­gan.

De mo­men­to, el presidente del Go­bierno bus­ca con­sen­suar con el lí­der del PSOE, Pedro Sán­chez, y el de Ciu­da­da­nos, Al­bert Ri­ve­ra, una res­pues­ta. Se ha con­vo­ca­do pa­ra es­ta ma­ña­na un Con­se­jo de Mi­nis­tros que arro­ja­rá luz so­bre có­mo afron­tan el rom­pe­ca­be­zas que se le plan­teó ayer.

La im­pa­ra­ble fu­ga de em­pre­sas y en­ti­da­des ban­ca­rias, la pal­pa­ble ten­sión so­cial en Ca­ta­lu­ña y la ava­lan­cha de avi­sos de di­ri­gen­tes nacionales e in­ter­na­cio­na­les pro­vo­có que Puig­de­mont se que­da­ra un pel­da­ño por de­ba­jo de la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia. Lo hi­zo a cos­ta de de­te­rio­rar, qui­zás de­fi­ni­ti­va­men­te, su re­la­ción con la CUP. Los an­ti­sis­te­ma, com­pa­ñe­ros im­pres­cin­di­bles del PDeCAT y ERC en el desafío de los úl­ti­mos me­ses, ni si­quie­ra aplau­die­ron el dis­cur­so del presidente de la Ge­ne­ra­li­tat.

Pa­ra con­ten­tar­los, el gru­po in­de­pen­den­tis­ta ma­yo­ri­ta­rio im­pul­só una de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia in­for­mal mu­cho más ex­plí­ci­ta que fir­ma­ron to­dos los dipu­tados de Junts pel Sí y la CUP des­pués del pleno. En un pa­pel en­ca­be­za­do úni­ca­men­te por un es­cu­do de la Ge­ne­ra­li­tat y el le­ma «De­cla­ra­ción de los re­pre­sen­tan­tes de Ca­ta­lu­ña», el tex­to ase­gu­ra que se «cons­ti­tu­ye la re­pú­bli­ca ca­ta­la­na, co­mo Es­ta­do in­de­pen­dien­te y so­be­rano, de de­re­cho, de­mo­crá­ti­co y so­cial».

En cam­bio, ape­la a «los Es­ta­dos y a las or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les a re­co­no­cer la re­pú­bli­ca» y dis­po­ne «la en­tra­da en vi­gor de la Ley de tran­si­to­rie­dad ju­rí­di­ca y fun­da­cio­nal de la re­pú­bli­ca». Fuen­tes de Junts pel Sí acla­ra­ron que, aun­que la «sus­pen­sión» que anun­ció Puig­de­mont no es­tá re­co­gi­da en el do­cu­men­to, sí es­tá afec­ta­do por ella, y no en­tra­rá en vi­gor.

«Es la vía es­lo­ve­na», re­su­mían di­ri­gen­tes de Junts pel Sí en los pa­si­llos del Par­la­ment. El país de­jó tam­bién su in­de­pen­den­cia en sus­pen­so por unos me­ses, pe­ro des­pués la hi­zo efec­ti­va. Sin em­bar­go, la de­cep­ción en­tre los in­de­pen­den­tis­tas más im­pa­cien­tes fue enor­me: hu­bo llan­tos en la con­cen­tra­ción en las in­me­dia­cio­nes del Par­la­ment, y la mo­vi­li­za­ción, muy le­jos de la de los gran­des días del so­be­ra­nis­mo, em­pe­zó a des­pe­jar­se en cuan­to Puig­de­mont pro­nun­ció su alam­bi­ca­da pro­cla­ma.

Des­de el prin­ci­pio se vio que al­go no iba bien pa­ra los in­de­pen­den­tis­tas. Más de 1.000 pe­rio­dis­tas de to­do el mun­do es­pe­ra­ban en la Cá­ma­ra que em­pe­za­ra el pleno, pe­ro el ini­cio se re­tra­só una ho­ra. La rec­ti­fi­ca­ción de Puig­de­mont no es­ta­ba pac­ta­da con la CUP, y hu­bo reunio­nes pa­ra que los an­ti­sis­te­ma acep­ta­ran no rom­per la ba­ra­ja. In­clu­so lle­ga­ron a es­pe­cu­lar con aban­do­nar ayer mis­mo el Par­la­ment y no asis­tir a la se­sión, pe­ro aca­ba­ron en­tran­do, aun­que unos mi­nu­tos tar­de. Des­pués, las ju­ven­tu­des de la CUP til­da­ron el dis­cur­so del pre­si­dent de «trai­ción inad­mi­si­ble».

El presidente ca­ta­lán ale­gó an­te sus so­cios «pre­sio­nes in­ter­na­cio­na­les» pa­ra des­ca­fei­nar la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia. Pe­ro des­pués del pleno se pro­du­jo una tur­bu­len­ta reunión en la que pu­do com­pro­bar que no los ha­bía con­ven­ci­do.

Puig­de­mont sí ha­bía pac­ta­do su

dis­cur­so con la ANC y Òm­nium Cul­tu­ral, las en­ti­da­des que han agi­ta­do las ca­lles en las mo­vi­li­za­cio­nes in­de­pen­den­tis­tas en los úl­ti­mos años. Sus ca­be­ci­llas asu­mie­ron el fre­na­zo, pe­ro pi­die­ron al presidente ca­ta­lán que pon­ga un pla­zo a ese pe­rio­do de diá­lo­go que di­jo es­tar dis­pues­to a abrir ayer. La CUP se su­mó a esa exi­gen­cia y la aco­tó: da un mes de lí­mi­te y anun­ció que se plan­tea aban­do­nar el Par­la­ment mien­tras tan­to. «Ha que­da­do to­ca­da la con­fian­za en el Go­vern», re­su­mió el por­ta­voz an­ti­sis­te­ma, Quim Arru­fat.

Puig­de­mont em­pe­zó su dis­cur­so ha­blan­do de la ne­ce­si­dad de «deses­ca­lar el con­flic­to». La ten­sión ha­bía con­ta­mi­na­do es­ta se­ma­na re­la­cio­nes fa­mi­lia­res y de amis­tad en Ca­ta­lu­ña. El pre­si­dent qui­so de­jar cla­ro que ha­bía to­ma­do no­ta alu­dien­do tan­to a la jor­na­da del 1 de oc­tu­bre co­mo a las del día 3 –la huel­ga ge­ne­ral que pa­ra­li­zó la co­mu­ni­dad– y la del sá­ba­do pa­sa­do, cuan­do hu­bo con­cen­tra­cio­nes en to­do el país pi­dien­do diá­lo­go. Pe­ro tam­bién a la ma­ni­fes­ta­ción de Bar­ce­lo­na que «el do­min­go de­fen­dió ma­si­va­men­te la uni­dad de Es­pa­ña».

En el dis­cur­so que­dó cla­ro que el re­fe­rén­dum uni­la­te­ral del 1 de oc­tu­bre es­tá en el centro del pro­ble­ma po­lí­ti­co ac­tual. Puig­de­mont di­jo que «asu­me» los re­sul­ta­dos de la vo­ta­ción, que se pro­du­jo «ba­jo una llu­via de po­rra­zos», pe­ro en nin­gún mo­men­to pro­nun­ció la pa­la­bra «vin­cu­lan­te», que ha­bía re­pe­ti­do has­ta la sa­cie­dad en los días pre­vios. «Las ur­nas di­cen sí a la in­de­pen­den­cia. Y ése es el ca­mino que es­toy com­pro­me­ti­do a tran­si­tar», di­jo re­cu­pe­ran­do el len­gua­je que fue tan ha­bi­tual en CiU du­ran­te mu­chos años. Pa­ra la opo­si­ción, es evi­den­te que el re­fe­rén­dum no pue­de to­mar­se co­mo ba­se pa­ra de­cla­rar la se­ce­sión.

Apro­ve­chó tam­bién pa­ra in­sis­tir en que en su opi­nión es im­pres­cin­di­ble una ne­go­cia­ción en­tre el Go­bierno ca­ta­lán y el es­pa­ñol aus­pi­cia­da por ins­tan­cias in­ter­na­cio­na­les. «Es co­no­ci­do de to­dos que des­de el día si­guien­te del re­fe­rén­dum se han pues­to en mar­cha ini­cia­ti­vas de me­dia­ción. Al­gu­nas son pú­bli­cas, otras aún no, pe­ro to­das son se­rias y eran di­fí­ci­les de ima­gi­nar ha­ce un tiem­po», ase­gu­ró el presidente de la Ge­ne­ra­li­tat.

Los di­ri­gen­tes de los par­ti­dos de la opo­si­ción ca­ta­la­na afron­ta­ron su res­pues­ta a Puig­de­mont des­de pers­pec­ti­vas di­fe­ren­tes. Inés Arri­ma­das (Cs) no se apar­tó del dis­cur­so de su par­ti­do. «Con­di­cio­na­da, sus­pen­di­da o a pla­zos, si­gue sien­do una DUI», sos­tu­vo.

Mi­quel Ice­ta (PSC) pu­so voz a los des­con­cer­ta­dos por la fór­mu­la que uti­li­zó el pre­si­dent con res­pec­to a la in­de­pen­den­cia. «A ver si lo he en­ten­di­do: di­ce que asu­me un man­da­to y pro­po­ne sus­pen­der una de­cla­ra­ción no he­cha. Es com­ple­jo», di­jo. En Ca­ta­lun­ya Sí que es Pot, que ha­bía pe­di­do un fre­na­zo, el dis­cur­so de Puig­de­mont se aco­gió con ali­vio.

Xa­vier Gar­cía Al­biol (PP) fue me­nos du­ro que de cos­tum­bre, e in­clu­so ani­mó a Puig­de­mont a con­cre­tar los tér­mi­nos del «diá­lo­go» que pro­po­ne. Pe­ro tam­bién cons­ta­tó: «Us­ted que­ría rom­per Es­pa­ña y só­lo ha des­per­ta­do un sen­ti­mien­to po­si­ti­vo. Un mi­llón de vo­ces gri­ta­mos sí a la con­vi­ven­cia, sí a vi­vir en paz».

Al fi­nal de la se­sión mu­chos co­rres­pon­sa­les ex­tran­je­ros te­nían ca­ra de no en­ten­der na­da. Y las ca­lles en Bar­ce­lo­na, blin­da­das en mu­chos pun­tos por lo que pu­die­ra pa­sar, es­ta­ban tran­qui­las.

La fu­ga de em­pre­sas y la ten­sión so­cial, cla­ves en el fre­na­zo de úl­ti­ma ho­ra Las mo­vi­li­za­cio­nes se que­da­ron muy le­jos de los me­jo­res días del so­be­ra­nis­mo

JA­VI MAR­TÍ­NEZ

El presidente de la Ge­ne­ra­li­tat, Car­les Puig­de­mont, ayer a su lle­ga­da al Par­la­ment, don­de le es­pe­ra­ban una nu­be de fo­tó­gra­fos de di­ver­sos me­dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.