«Asu­mo el man­da­to pa­ra que Ca­ta­lu­ña se con­vier­ta en un Es­ta­do in­de­pen­dien­te... ...y pro­pon­go que el Par­la­ment sus­pen­da los efec­tos de la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia»

Cun­de la de­cep­ción en­tre los 30.000 in­de­pen­den­tis­tas con­gre­ga­dos jun­to al Par­la­ment

El Mundo - - PORTADA - FO­TOS: REUTERS

Los mi­les de ciu­da­da­nos in­de­pen­den­tis­tas que se ha­bían con­gre­ga­do en los al­re­de­do­res del Par­la­ment pa­sa­ron en ocho se­gun­dos de la eu­fo­ria al co­no­cer que Puig­de­mont de­cla­ra­ba la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña a la más pro­fun­da de­cep­ción tras aña­dir el ‘pre­si­dent’ que de­ja­ba en sus­pen­so sus efec­tos.

El gatillazo se lo lle­va­ron a ca­sa, con una son­ri­sa por momentos gé­li­da, los ca­si 30.000 mi­li­tan­tes in­de­pen­den­tis­tas que du­ran­te to­da la tar­de es­pe­ra­ron pa­cien­tes y fes­ti­vos en el par­que de la Ciu­ta­de­lla y que, en un minuto, pa­sa­ron de ser in­de­pen­dien­tes y «lliu­res» (uno de los mo­ti­vos más ale­ga­dos a es­te dia­rio pa­ra an­he­lar la in­de­pen­den­cia) a no te­ner muy cla­ro –ma­la se­ñal– si ha­bían ga­na­do o per­di­do y a co­rrer con cier­ta pri­sa al me­tro, co­mo si se les hu­bie­ra he­cho re­pen­ti­na­men­te tar­de.

Por ejem­plo, Al­ber­to, in­de­pen­den­tis­ta pe­ro afi­cio­na­do del Real Madrid: «No sé qué pen­sar. El cuer­po me pe­día una in­de­pen­den­cia por las bra­vas, pe­ro no pue­des ha­cer­lo con un re­fe­rén­dum en el que la gen­te vo­ta cua­tro ve­ces y no pa­sa na­da, y esa mis­ma tar­de tie­nes a los tan­ques en la ca­lle. En fin, que no sé qué pen­sar», de­cía mi­ran­do al sue­lo, al bor­de de la lá­gri­ma. Es­ta am­bi­güe­dad era ma­yo­ri­ta­ria. Mien­tras el gen­tío huía li­te­ral­men­te sin es­pe­rar si­quie­ra el dis­cur­so de An­na Ga­briel (CUP), Gus­ta­vo e Isa­bel, que aca­ba­ban de co­no­cer­se, pla­ti­ca­ban: «Ha si­do muy po­ca co­sa, muy po­ca co­sa... A la ho­ra de la ver­dad, na­da, co­mo siem­pre», de­cía él, en­vuel­to en la es­te­la­da, na­ci­do en Uru­guay y 38 años en Ca­ta­lu­ña. «Me­jor con la gen­te más in­vo­lu­cra­da, me­jor vo­tan­do le­gal­men­te, ¿no?», con­tes­ta­ba ella, na­ci­da en Ceu­ta pe­ro 34 años aquí «y con hi­jos ca­ta­la­nes».

Otros pre­fe­rían ver la bo­te­lla me­dio lle­na: «Es una ju­ga­da in­te­li­gen­te pa­ra ga­nar tiem­po», de­cía Marc, de 29 años. «Pa­sa la pe­lo­ta al otro la­do. El ca­mino es lar­go y la tác­ti­ca im­por­ta». Jor­di, 46 años, con­ten­to a re­ga­ña­dien­tes: «Era pre­vi­si­ble, es­tá bien, muy bien», ros­tro se­rio. «To­dos sa­be­mos que hay que ne­go­ciar». No lo te­nía tan cla­ro Ma­rius, de 67 años: «Pen­sa­ba que iba a vi­vir un mo­men­to his­tó­ri­co, pe­ro al fi­nal, lo de siem­pre: un pa­so pa­ra ade­lan­te, dos pa­ra atrás». Ro­sa, de 71 años en­vuel­ta en la es­te­la­da, ti­ra­ba de hu­mor:

– ¿Qué le ha pa­re­ci­do el dis­cur­so del pre­si­dent?

– Pues... ¡Quie­ro leér­me­lo un par de ve­ces en ca­sa pa­ra en­te­rar­me!

Aun­que des­pués, cuan­do pen­sa­ba en có­mo cae­ría en Mon­cloa la sin­gu­lar ofer­ta de diá­lo­go, se le os­cu­re­cía un po­co la co­sa: «Pe­ro en fin... Es­pa­ña nun­ca nos va a dar la in­de­pen­den­cia, ¿no?». La ilu­sión, in­clu­so des­pués del ja­rro de agua fría, era lo úl­ti­mo que se que­ría per­der.

La tar­de ha­bía arran­ca­do bu­lli­cio­sa en el pa­seo Lluís Com­panys, sin atis­bo al­guno en to­da la tar­de de ele­men­to bo­rro­ka: fa­mi­lias, es­tu­dian­tes, jó­ve­nes y ma­du­ros ce­le­bra­ron la ex­pec­ta­ti­va, la ilu­sión, el mo­men­tum, sin pre­sen­cia po­li­cial nin­gu­na: ni de Mos­sos ni de nin­gún otro cuer­po.

«Yo soy ca­ta­lán, nun­ca me sen­tí otra co­sa. No pue­do mo­rir­me sin mi país sien­do país», de­cía Antoni, de 65 años, ba­rre­ti­na en la ca­be­za y son­ri­sa in­fan­til. Ricard, 23 años, lle­ga­ba subido a uno de los 12 trac­to­res con­gre­ga­dos: «Quie­ro ser in­de­pen­dien­te por­que quie­ro un ver­da­de­ro Es­ta­do del Bie­nes­tar». Ra­fael, 45 años, no se veía en un par­que, sino en un li­bro de His­to­ria: «Di­cen a to­do no. El mun­do ha cam­bia­do y Es­pa­ña no se ha adap­ta­do al pa­ra­dig­ma».

Des­pués, la ce­re­mo­nia del des­con­cier­to, con preám­bu­lo eu­fo­ri­zan­te. Puig­de­mont subía la mon­ta­ña de los agra­vios, las reivin­di­ca­cio­nes, la cons­truc­ción na­cio­nal y a la ma­sa se le sa­lía el co­ra­zón por la bo­ca. «¡Qué va, qué va!», le de­cía una chi­ca a su ami­ga jun­to al Ar­co del Triun­fo. Al gen­tío se le iban hu­me­de­cien­do los ojos, la elec­tri­ci­dad pa­re­cía im­pa­ra­ble... Y, en un mo­men­to, al me­tro.

La enor­me ilu­sión fes­ti­va jun­to a la Ciu­ta­de­lla de­vino en enor­me ‘gatillazo’

REUTERS

Una mu­jer reac­cio­na gri­tan­do du­ran­te la con­cen­tra­ción a las puer­tas del Par­la­ment pa­ra ver la se­sión en una pan­ta­lla gi­gan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.